Fútbol. CD Tenerife

Una Ciudad Deportiva sin remozar por el PGO de La Laguna

Concepción se marchará sin poder dotar a la base del club de una infraestructura decente

19.11.2015 | 15:08
Miguel Concepción, ayer durante su comparecencia pública en el Hotel Silken Atlántida Santa Cruz.

Miguel Concepción abandonará el cargo de presidente del CD Tenerife después de una década en un puesto que ha ejercido con luces y sombras. En su haber cuenta, entre otros méritos, con el de haber logrado reducir considerablemente la deuda que se encontró cuando accedió al cargo, allá por 2006, además de ser partícipe de un ascenso a Primera División. Sin embargo, al margen de la caída del equipo a la categoría de bronce del fútbol español, el presidente blanquiazul se irá con una asignatura pendiente, la de dotar a la cadena de filiales de unas instalaciones dignas.

Y es que la Ciudad Deportiva del Tenerife presenta un estado deficiente, con un solo campo de césped natural en condiciones y sin una infraestructura apropiada. Faltan vestuarios decentes, así como salas de masajes y cuidados fisioterapéuticos, gimnasios y almacenes para el material deportivo. Eso sin mencionar la residencia para deportistas que tenía previsto crear el consejo de administración actual. Concepción explicó ayer por qué no le ha sido posible acometer las obras que tenía previsto en los terrenos de Geneto. "Me gustaría haber acometido obras en la Ciudad Deportiva pero ha habido retrasos en el PGO de La Laguna, y no ha sido posible llevar a cabo, por ejemplo, la residencia", relató. "Se han ido haciendo parches, se habilitó un camino para los aficionados, una vía para el aparcamiento y se han hecho remiendos en las casetas. Por este mismo motivo, no se ha podido construir una gran grada con visera de 4.000 ó 5.000 personas, con unos vestuarios y almacenes debajo", añadió, para seguidamente agradecer el trabajo que han llevado a cabo allí entrenadores y deportistas de la cadena de filiales del Tenerife.

Concepción reveló que había hecho una estimación en cuanto a la inversión que debía realizarse para sufragar todas esas obras que tenía en mente y era "de unos seis o siete millones de euros". Eso sí, reconoció que no llegó a elaborarse un proyecto, aunque sí que dialogó sobre ello con sus arquitectos. El dirigente palmero aseguró que el objetivo de esa factoría de jugadores que posee el Tenerife es producir futbolistas para nutrir al primer equipo, ya que, según indicó él mismo, "la idea no es ser un club vendedor", sino "conseguir éxitos deportivos con la gente de la casa".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine