Baloncesto. El derbi canario patrocinado por DISA

La catarsis se acaba con un triunfo

Tras dos semanas convulsas, el Iberostar pretende sumar, en el derbi ante el potente Gran Canaria, la primera victoria del curso que le ayude a olvidar todos sus males

15.11.2015 | 01:24
Sikma, Báes, Beirán y Newley, en una acción del último derbi en el Santiago Martín.

Nada mejor que un triunfo para olvidar todas las penas. En solo dos semanas el Iberostar Tenerife ha vivido más sobresaltos que en varios años de su más reciente historia. Alteraciones inesperadas del día a día que arrancaron con la marcha de Alejandro Martínez tras 12 cursos en el banquillo –con la consiguiente llegada de Vidorreta–, la salida del equipo de Xavi Rey y la rescisión de contrato a Kerry Carter. Y todo sin que el conjunto lagunero haya logrado sumar todavía un solo triunfo en el presente ejercicio liguero. Situación preocupante que el cuadro aurinegro ha tratado de aminorar recolocando varias de sus piezas. Movimientos encaminados a una necesaria estabilidad a corto plazo pero que deben estar acompañadas de una alegría en forma de triunfo más pronto que tarde. Lograrlo hoy, en el derbi frente al potente Herbalife Gran Canaria, supondría una inyección de moral enorme y el mejor de los cimientos para empezar a crecer de manera sólida... al menos hacia la permanencia.
Tras cinco días de entrenamiento se estrena Txus Vidorreta en el banquillo canarista. Y lo hace con una complicada empresa, ya que no solo está obligado a darle otro aire a los suyos, sino que también deberá lidiar con la entidad del rival, un sólido Herbalife Gran Canaria que marcha de manera firme tanto en la Liga Endesa como en la Eurocup, para acumular un balance de nueve victorias y solo dos derrotas. A la dificultad del partido añade el técnico vasco las pocas armas de las que dispone para tratar de poner en cancha un conjunto competitivo. Y es que las salidas de Xavi Rey y Kerry Carter no se han cubierto a tiempo para el derbi. Jones no debutará hasta la próxima semana, el escolta –probablemente Arco a falta de oficializarse– no ha llegado, y a Blanco todavía le quedan unos cuantos días más para estar completamente apto.

Con este panorama el Iberostar afronta el choque de carácter regional con la participación segura de únicamente siete jugadores. Escaso arsenal para intentar hacer hincar la rodilla al equipo que, por números, mejor defiende hasta la fecha en toda la competición, con apenas 65,2 puntos encajados. Ayudará, aunque más detrás que delante, Petit Niang, que tan buenos minutos ofreció hace siete días en el Martín Carpena de Málaga y colaboró, con el mismo coraje que el resto de sus compañeros, a lograr 46 rebotes, mejor marca del presente ejercicio. Pero esta tarde la reválida será ante dos verdaderas torres, Ovidijus Galdikas y, especialmente Alen Omic, una de las sensaciones de la liga en este tramo inicial. La incógnita, para intentar equilibrar fuerzas en el interior, es el concurso de Blagota Sekulic.

El martes era el propio montenegrino el que ponía en seria duda su presencia ante el Granca al no estar completamente recuperado de la rotura de fibras en un abductor que sufrió hace tres semanas. Su evolución, sin embargo, parece haber sido positiva en los últimos días, hasta el punto de que Vidorreta se mostraba optimista en recuperar al interior de Podgorica. Pero un optimismo moderado el del vasco, sabedor de que si fuerza a Blago más de la cuenta podría perderlo para un tramo decisivo de la competición. Con o sin él, el Iberostar debe hacer un partido casi perfecto para tumbar la condición de favorito con la que llega el Granca. No sería la primera vez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine