Baloncesto . El derbi canario

A Vidorreta le inquieta la defensa

"Tenemos que muy buenas aportaciones ofensivas, pero hay que mejorar el trabajo detrás", comenta el técnico del Iberostar

14.11.2015 | 01:27
Txus Vidorreta, en la rueda de prensa de ayer.

Defensa, defensa y más defensa. Objetivo claro y marcado el que se propuesto en solo seis días de trabajo Txus Vidorreta para que el Iberostar Tenerife ofrezca en el derbi de mañana frente al Herbalife Gran Canaria una mayor agresividad atrás que le permita opositar con garantías a la victoria. En un duelo de máxima exigencia frente a un rival "con más de dos jugadores por puesto", se propone el vasco alcanzar el nivel de agresividad que quizá no ha mostrado en los encuentros anteriores, toda vez que las prestaciones ofensivas de los aurinegros se encuentran dentro de unos parámetros más que aceptables. "Tenemos muy buenas aportaciones como colectivo a nivel ofensivo, ya que somos el equipo que más asistencias da, estamos entre los ocho más valorados, uno de los ocho más anotadores, y la idea es mantener un ritmo alto en ataque; pero también somos el segundo que más puntos encaja de la competición", señala el preparador canarista, que añade una sentencia a modo de resumen. "Vamos 0-5, y dos más dos son cuatro, por lo que evidentemente debemos mejorar mucho nuestro trabajo defensivo", expuso.

Y donde mayor será la exigencia mañana para los aurinegros será en su juego interior. Diezmado tras la marcha de Xavi Rey, el retraso de su sustituto (Joseph Jones no estará aún disponible) y la incógnita sobre la participación o no de Blagota Sekulic. Pocos afectivos y todavía menos altura para hacer frente a torres como Omic y Galdikas, ambos por encima de los 2,15 metros. "Es evidente que debemos dotarnos de la polivalencia de nuestros jugadores. O´Leary ha estado entrenando al tres y al cuatro, Beirán al dos y al tres, y Hanley al cuatro y al cinco", apunta, sobre su particular "encaje de bolillos", Vidorreta, para el que sería vital la presencia de Sekulic. "Terminaría de dar pegamento, ya que nos permitiría tener a cinco jugadores exteriores para tres puestos, y cuatro interiores para dos puestos; una rotación suficiente para tener opciones de ganar", añade el responsable del banquillo canarista sobre este extremo.

"Contento" por la "respuesta mental y física" y "el esfuerzo realizado por todos" los suyos, incluidos "los vinculados que han ayudado mucho" en estos días de "trabajo exigente", Vidorreta cree que para ganar al Gran Canaria será necesario que el Iberostar roce la perfección. Máxima entrega y acierto que, sin embargo, no está aparejado al miedo. "Su plantilla es muy completa, quizá la mejor que han tenido en su historia, pero no nos asusta porque en esta liga nos encontraremos muchos equipos como el del Gran Canaria, y siempre plantearemos los partidos para ganar. Y así iremos en este encuentro", dijo Txus de manera tajante.

Apuesta a cara descubierta, la de Vidorreta, para intentar sorprender a un Herbalife que está ofreciendo un gran rendimiento tal y como "están demostrando sus resultados y la amplitud de los mismos". Y todo pese a que "ahora les toque lidiar con la desgracia de la enfermedad de Kuric", al que entrenó dos años en el Estudiantes y al que quiso "mandar un abrazo". "A él y a su familia. Me alegra que es esté recuperando", dijo sobre el exterior estadounidense. Aún con esta baja Txus ve, en los esquemas de Aíto, un quinteto base bastante definido, con Pangos, Salin, Newley, Báez y Omic. A título particular el vizcaíno destacó, entre otros, "el gran poder ofensivo de Pangos y Omic", el "gran momento de forma de Báez" y la "capacidad de tiro de Salin". "Poseen mucha calidad individual y también colectiva, por lo que se trata de un equipo llamado a pelear otra vez por la Eurocup y a estar más arriba en los play off de ese octavo puesto del año pasado", dijo por último.

"Con Blago soy optimista, pero no podemos precipitarnos"

A menos de dos días para la celebración del derbi Txus Vidorreta no sabe todavía si podrá disponer o no de Blagota Sekulic, que se ha perdido los dos últimos encuentros del Iberostar Tenerife por culpa de una rotura de fibras en un abductor. El montenegrino prácticamente se autodescartaba este pasado martes para el choque de mañana, pero ayer Vidorreta abría una rendija para un regreso a tiempo de su interior de referencia. "Está mejor y aunque todavía no ha podido completar un entrenamiento completo, estamos en el camino de su recuperación y somos optimistas", señaló el vasco en base una "prueba de control" a la que iba a ser sometido ayer el de Podgorica y también a la respuesta en los últimos entrenamientos que dé el jugador tras realizar un mayor esfuerzo. "Nuestro objetivo y el suyo es que esté, pero no podemos comprometer el resto de la temporada o un mes más por precipitarnos", advirtió Txus. El que no estará todavía es Saúl Blanco, que el jueves "fue el primer día en el que pudo trabajar con más intensidad". "Vemos más cerca el que empiece a trabajar una pequeña parte de lo que hace el resto del equipo", añadió el técnico canarista, lo que compromete también la reaparición del asturiano para la visita del próximo fin de semana al Fuenlabrada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine