Fútbol. Tenerife

Efecto champán

El Tenerife aspira a alargar al máximo el estímulo producido por la llegada de Martí al sitio de Agné

14.11.2015 | 02:00

Superado el amargo trance del cambio en el banquillo y aprobado con nota el primer examen con el nuevo técnico, el Tenerife aspira desde hoy (Carlos Belmonte, 17:00 horas) a alargar el máximo tiempo posible el efecto champán que produce cualquier transición como ésta. Pep Martí ya ha tenido el suficiente margen para inculcar las ideas básicas de su manual de estilo y además lo ha hecho con la ventaja de un ambiente favorable, cimentado evidentemente en la primera victoria. Hoy se busca la segunda bajo su batuta ante el Albacete, presunto rival directo y que además cotiza al alza. Así lo corrobora su reciente triunfo ante el líder en una auténtica exhibición de poderío (2-0).

El duelo empieza en inferioridad para los de Martí. El rival sí que puede contar con su delantero franquicia, Jona Mejía, que ha sido eximido por la federación de Honduras de un desplazamiento de 16 horas y de perderse la cita de hoy por tener que jugar con su selección. El mismo organismo, en cambio, sí priva al Tenerife de Lozano. El agravio es hiriente, más aún porque el jugador blanquiazul está lesionado de verdad –acusa una pubalgia que se remonta a varias semanas atrás– y en cambio el ariete del Albacete, listo y dispuesto para jugar y sumar goles como el que hizo al Córdoba. El sitio del Choco será nuevamente para Cristo González, que dio ante el Alavés una nueva demostración de sus cualidades y talento.

Con el de Añaza otra vez en el once, no se prevén cambios en la apuesta que ya funcionó la semana pasada. Aunque ha ensayado más variantes durante los últimos días, el sucesor de Agné guarecerá otra vez el mediocampo blanquiazul con tres futbolistas: Aitor, Vitolo y Alberto, éste último en su mejor momento de forma en mucho tiempo y con la tranquilidad adicional que se le supone por su reciente renovación, firmada el miércoles. Con presupuestos parecidos y el mismo propósito de no pasar apuros, en realidad Albacete y Tenerife presentan proyectos muy parecidos. Ambos han dejado atrás su última experiencia en Segunda B y no quieren ni oír hablar de sufrimiento en el camino que lleva a la permanencia. Si la consiguen, mirarán arriba. En el caso de los blanquiazules, espoleados por un cambio que ya se percibe: la presión más alta, la ambición como principal enseña y la suerte ahora de su lado. Así, hasta Pedro Martín ha roto ya su gafe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine