Fútbol. CD Tenerife
CD Tenerife 20Alavés
 

El 'efecto Martí' funciona

El técnico balear debuta en la segunda victoria como local del Tenerife, que superó a un Alavés inferior a los blanquiazules

08.11.2015 | 14:21
El 'efecto Martí' funciona
Pedro Martín, en el momento de anotar el 1-0.

El Tenerife se valió del efecto que produce habitualmente un relevo en el banquillo para ganar su segundo partido de la temporada en el Heliodoro Rodríguez López. Pep Martí comienza, por tanto, su carrera como entrenador con buen pie y gana crédito ante una afición blanquiazul dudosa ante la apuesta arriesgada del director deportivo Alfonso Serrano. Y no es que el equipo chicharrero completara un partido de ensueño para doblegar al Deportivo Alavés, pero sí desarrolló, en cambio, un juego eficaz y apropiado en cada momento.

El sustituto de Raúl Agné había insistido durante los dos días que pudo entrenar a sus hombres en que estos debían adueñarse del balón, ser eficientes en defensa y letales en la definición. Y los futbolistas del Tenerife cumplieron con sus indicaciones. La escuadra canaria desarrolló ayer un fútbol práctico y alegre, todo ello aderezado con la mejor actitud y generosidad en el esfuerzo de sus jugadores. El resultado final sí fue en esta ocasión el reflejo de la diferencia entre un equipo y otro que se vio sobre el terreno de juego.

Martí ha puesto la primera piedra de su obra pero aún le queda mucho trabajo por delante para conseguir que el Tenerife se sacuda definitivamente de la amenaza del descenso. Todo fue positivo en el debut del balear: triunfo en casa, portería a cero, dos goles a favor, así como sin lesionados ni sancionados para el próximo partido. El escenario propicio para hacer olvidar de un plumazo la figura del anterior entrenador.

Gran expectación había despertado el primer once del nuevo entrenador blanquiazul. Como se preveía, no hubo revolución, aunque sí alguna novedad. La alineación del canterano Jorge, junto a Carlos Ruiz, en el centro de la defensa, fue lo más llamativo de un once que mantiene el trivote, con Aitor Sanz, Vitolo y Alberto. Sin el concurso del lesionado Anthony Lozano, el puesto de punta recayó en el joven Cristo González, flanqueado en ataque para esta ocasión por Pedro Martín y Suso Santana. Por otra parte, Raúl Cámara recuperó su puesto en el lateral derecho en detrimento de Cristian, no recuperado aún del todo del esguince de rodilla que se produjo recientemente.

Los primeros compases del encuentro respondieron a lo que se esperaba de dos equipos intensos y afanados en la contención. De hecho, durante el primer cuarto de hora de juego ninguno de los dos porteros entraron en acción. Y casi sin esperarlo, una jugada por la izquierda de los locales derivó en un centro al área de Aurtenetxe que Pedro Martín cabeceó al palo. Una oportunidad que espoleaba a los blanquiazules y que volvía a poner de manifiesto el gafe que persigue al malagueño de cara a la portería contraria.

Ese sobresalto para los visitantes no alteró el desarrollo del encuentro. El centrocampismo seguía predominando y las ocasiones de gol brillaban por su ausencia. El Alavés no se acercó con cierto peligro al área del Tenerife hasta el minuto 28, en el que Toquero, muy vigilado por la zaga anfitriona, conectó con su cabeza un balón largo que enviaron sobre él. Se quedó en un aviso sin mayores consecuencias.

El juego continuaba sin alteraciones, aunque llegó a entrar en una fase de cierta dureza que el colegiado Cordero Vega trató de cortar inmediatamente a través de la utilización de tarjetas amarillas. Hasta tres en seis minutos se vio obligado a mostrar.

En los últimos instantes de la primera mitad el conjunto de Pep Martí pasó ciertos agobios y a punto estuvo de encajar, a no ser por la mano providencial que sacó Dani Hernández a respuesta de la finalización de Kiko Femenía tras jugada personal (44´). Y poco después, un remate de Toquero impactó en la pierna de Jorge y el balón salió desviado a córner.

El Alavés salió más enchufado de vestuario para comenzar la segunda parte. Manu lo intentó desde lejos pero Dani atajó sin problemas (46´). Poco más tarde, también desde fuera del área, Juli intentó sorprender al meta hispanovenezolano pero este se mostró tan eficaz en esta acción como en todas las anteriores (52´). Al Tenerife le costó desperezarse en este período pero cuando lo hizo fue para marcar. Cristo González tocó de primera para habilitar a Pedro Martín, cuyo cambio estaba ya preparado en la banda, quien en esta ocasión no malogró el uno contra uno. El andaluz definió a la perfección y rompió su mal fario, al tiempo que puso a los suyos por delante en el marcador. Se esperaba una reacción inmediata del cuadro vitoriano pero su rival lo contuvo a la perfección. Incluso fueron los de casa los que siguieron atosigando a su rival. Suso probó fortuna, sin suerte, en una falta indirecta que le tocó en corto Aitor Sanz y que un defensa desvió a córner (69´).

El Tenerife dio una lección de cómo administrar bien la ventaja en el marcador. Defendió con acierto, robó con rapidez y mantuvo la pelota, sin rifarla como en otras ocasiones. Aún así, la tranquilidad no llegaría hasta que Omar logró la sentencia tras recibir al hueco de Aitor Sanz. Con el 2-0 al filo del tiempo reglamentario, el objetivo estaba ya conseguido. Cayó la segunda victoria de la temporada en el Heliodoro para los blanquiazules y funcionó el efecto de efervescencia de la llegada de Pep Martí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine