Fútbol. CD Tenerife

"El balón es mío"

Pep Martí dirige su primera sesión, en la que combinó ejercicios tácticos con remates a puerta en medio de un buen ambiente

06.11.2015 | 13:05
"El balón es mío"
Pep Martí, en el primer entrenamiento como entrenador del CD Tenerife celebrado en el estadio Heliodoro Rodríguez López.

Pep Martí tomó el mando del CD Tenerife por la tarde. Si por la mañana el escenario fue la sala de prensa, el césped del Heliodoro Rodríguez acogió al que fuera jugador blanquiazul hace más una década y ahora tiene los galones de mando en el vestuario. Puntualmente, a las 16:30 horas, la plantilla y cuerpo técnico comparecieron en el estadio capitalino para afrontar la primera sesión de trabajo de la era Martí.
Ya sobre el verde y cuando los jugadores daban los primeros toques al balón, el míster y Vitolo intercambiaron unas palabras. Fue poco más de un minuto y medio, pero supuso un gesto significativo porque en ambos semblantes había una sonrisa. Luego, la maquinaria se puso en marcha. Tras unos breves ejercicios de calentamiento y sprints, Martí dividió al grupo en dos para trabajar la presión a la salida del balón del equipo contrario y la ubicación de los diez jugadores de campo.

Los primeros en realizar ese ejercicio fueron Dani Hernández; los defensas Cristian, Germán, Carlos Ruiz y Aurtenetxe; Alberto por delante de los centrales con Aitor Sanz y Ricardo un poco más adelantados; Omar se colocó por la derecha, Pedro por la izquierda y Cristo González en la punta; con Roberto haciendo el papel de guardameta rival. Por espacio de casi veinte minutos, Martí adelantó y atrasó a sus hombres; los hizo bascular hacia ambas bandas; y les indició por dónde podría ir el balón si él y sus ayudantes fueran jugadores del equipo contrario. Corrigió mucho, habló mucho y dejó algunas claves. Así, el técnico balear comentó a sus hombres que "hay que recuperar, coger fuerzas y aire, pero hay que morder porque el balón es mío". También hizo mucho hincapié en los centrales y en la marca individual para que los delanteros contrarios no pudieran rematar o lo hicieran en malas condiciones.

Un nuevo once, en el que repitieron Dani y Roberto como porteros y Carlos Ruiz, lo formaron Raúl Cámara, Jorge y Óscar González en la retaguardia; Vitolo como eje con Abel y Alex González como mediocentros; Suso y Tomás Martínez en las bandas y Nano de delantero puro. Repitieron los movimientos que anteriormente hicieron sus compañeros. "Ojo con los balones en diagonal y con las segundas jugadas" fue otra de las frases que dejó Martí, al que también se le escuchó decir que "nos ubicamos para defender y para preparar el ataque".

Llegado el ecuador de la sesión, el cuerpo técnico ensayó los saques de esquina. Suso y Ricardo con la derecha y Aurtenetxe y Tomás Martínez con la zurda fueron los ejecutores de los lanzamientos, mientras que el resto de jugadores se combinaron en defender y atacar la portería de Dani Hernández. Para finalizar, Pep Martí propuso un ejercicio en el que en la línea de gol había cinco conos y los jugadores, divididos en dos grupos, debían lanzar a portería. Cada vez que el balón iba al palo -Ricardo ejecutó un magistral lanzamiento al larguero y Jorge, con una aparente facilidad, también estrelló dos balones en la madera- o a uno de los conos habían risas y gritos festejando tal circunstancia.

Mientras, Anthony Choco Lozano se ejercitó al margen de sus compañeros, bajo la atenta supervisación del fisioterapeuta José Cristóbal Sanchidrián. El otro lesionado del plante, Jairo, no saltó al césped del Heliodoro. Después de unos 75 minutos de entrenamiento, la plantilla puso rumbo a los vestuarios. Todos menos Suso, Carlos Ruiz, Aitor Sanz y Ricardo, quienes se quedaron hablando con el nuevo entrenador durante unos cinco minutos. También tuvieron trabajo extra Vitolo, Dani Hernández y Tomás Martínez, quienes protagonizaron la grabación de un acto promocional de unas de las empresas colaboradoras del CD Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine