Fútbol . CD Tenerife

El Tenerife despide a Raúl Agné

El informe de Serrano convence a Concepción y el presidente accede a destituir al técnico maño

03.11.2015 | 23:43
Raúl Agné, junto a Alfonso Serrano (c) y Javier Armas (d), durante la rueda de prensa de ayer?.

Raúl Agné ya es historia en el CD Tenerife. El profesional aragonés ha dejado de ser entrenador del primer equipo blanquiazul tras habérsele comunicado a primera hora de ayer la decisión de los principales rectores del club de prescindir de sus servicios. Los malos resultados han vuelto a dictar sentencia y el técnico se marcha sin haber sido capaz de obtener el rendimiento que se esperaba de su equipo. Dos victorias en once encuentros de Liga, más la eliminación a las primeras de cambio de la Copa del Rey, son el motivo objetivo de una destitución que pudo producirse ya en la quinta jornada.

El cese de Raúl Agné no esperaba ni el propio presidente Miguel Concepción que se produjera esta semana. De hecho, hasta ayer no se tomó la determinación al respecto. La idea del máximo mandatario de la entidad isleña era mantener al preparador maño en su puesto hasta después del choque del sábado. Y en función de lo que ocurriera en ese encuentro, Agné seguiría o no en su puesto. Estaba cantado que una derrota ante el Alavés acabaría de la manera que ha terminado ya.

Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron a raíz de un informe que Alfonso Serrano presentó a Miguel Concepción a través del cual se proponía la destitución del hasta ayer primer entrenador del Tenerife. También influyó la opinión de otras voces autorizadas como Sesé Rivero y el gerente Juan Amador, atendió la petición de su director deportivo y accedió a poner fin al vínculo contractual del ex del Girona y Cádiz, entre otros, con el club representativo.

El motivo oficial que desde el CD Tenerife se ha esgrimido para justificar esta decisión son los resultados. Con el equipo en descenso y un cuarto de competición ya consumido, la preocupación en el seno del consejo de administración de la institución con sede en el Heliodoro Rodríguez López había crecido de manera significativa y la fe en Agné ya casi no existía. En cambio, el propio entrenador sí que había advertido una mejoría en el juego de los suyos, tal y como él mismo reconoció ayer durante la rueda de prensa organizada para que pudiera despedirse.

Pero la etapa como blanquiazul del técnico que salvara del descenso al Tenerife la temporada anterior terminó ayer y será otro el que trate de revertir la situación deportiva de un equipo que en lo que va de campeonato solo ha sumado un triunfo en el Heliodoro, escenario en el que el cuadro chicharrero se ha hecho fuerte siempre. En cualquier caso, Serrano no solo tuvo en cuenta los resultados obtenidos hasta la fecha por el Tenerife sino la opinión de personas asociadas a diferentes estamentos del club. Así, el profesional vallisoletano admitió que había hablado con algún futbolista de una plantilla blanquiazul en la que Agné no debía contar con el apoyo unánime. Al final, después de los sondeos realizados por Serrano, este decidió aconsejar la llegada de otro entrenador que pudiera reactivar a los jugadores.
Serrano se tomó desde el sábado, tras la conclusión del choque ante el Lugo, hasta ayer para pensarse la conveniencia o no del cese de Agné. De hecho, el domingo estuvo junto al propio técnico maño en tierras vascas siguiendo en vivo las evoluciones del próximo rival del Tenerife en Liga, el Deportivo Alavés, que igualó a uno en ese enfrentamiento con el Albacete.

Fabián Rivero, que ya dirigió al primer equipo de la Isla en el Anxo Carro este pasado sábado, como consecuencia de la sanción impuesta a Agné, se hizo cargo ayer del entrenamiento y hará lo propio hasta que Serrano consiga a un nuevo entrenador que se ajuste al perfil que busca. Tanto el preparador portuense como el resto de los integrantes del actual cuerpo técnico del Tenerife seguirán en sus respectivos puestos hasta que se defina quién será su nuevo jefe. Serrano dejó caer ayer que la continuidad de ellos dependerá de las exigencias del profesional que se contrate, ya que puede venir acompañado de un ayudante o de un preparador físico, incluso de ambas figuras.

Serrano: "Al final los que ganan y pierden son los jugadores"

"Le di mi opinión al presidente y le expuse las razones por las que creo que había que cambiar a Raúl Agné y luego él es el que toma la decisión. Le trasladé mis razonamientos al respecto y me dijo que estaba de acuerdo". Esta fue la versión que ofreció ayer Alfonso Serrano en relación con la sucesión de acontecimientos que derivó finalmente en la destitución de Raúl Agné. El director deportivo del CD Tenerife recordó que "los resultados son los que son: dos victorias de once partidos". "Veíamos que cuando el Tenerife jugaba bien no ganaba, que cuando jugaba mal perdía y cuando lo hacía regular también. Vimos que la dinámica que llevaba el equipo no era la buena y al final te tienes que guiar un poco por las sensaciones que tienes y por lo que te transmite el equipo", añadió. Evitó ser exacto Serrano acerca de en qué momento justo se tomó la determinación de relevar al entrenador. "Este fin de semana ha sido largo y he estado con Raúl (Agné) viendo al Alavés. Es complicado porque al final cuando tienes cierto grado de amistad con una persona es más difícil pero pienso que hemos optado por la decisión correcta y esperemos que salga todo bien. Decir cuándo se ha tomado la decisión pues no sé porque he tenido que comprobar cómo se encontraba la gente y qué pensaban otras personas de diferentes ámbitos del club. Al final tomamos esta decisión de cambiar porque creí que era lo mejor", relató.

Serrano reveló de la siguiente manera por qué se produjo el cese de Agné justo ayer y no después del partido ante el Alavés: "No queríamos alargar la agonía, no teníamos los resultados que esperábamos y hemos pensado en dar un giro ya para que el entrenador que venga tenga más margen de trabajo con la plantilla porque si lo vamos alargando sería perjudicial". El profesional vallisoletano admitió que ha hecho también autocrítica pero manifestó que "al final los que ganan y pierden son los jugadores, que son los que tienen que llevarse las críticas y los elogios". En ese sentido, expresó su deseo de que los integrantes de la plantilla blanquiazul "den un paso hacia delante porque hay mejor materia prima de la que se ha demostrado". Serrano espera que "el nuevo entrenador intente reconducir la situación y que los jugadores recobren esa confianza que necesitan". Acerca del próximo inquilino del banquillo del Tenerife comentó que lo que quiere es "que gane partidos" y que se siente en el banquillo este mismo sábado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine