Baloncesto. Liga Femenina II

Las jóvenes de casa también cuentan

El Ciudad de los Adelantados y el Adareva ya han dado cancha en este inicio de curso a varias de sus jugadoras más prometedoras

03.11.2015 | 15:44

Ty Outland, Anma Onyeuku, Kayla Woodward, Eva Serra, Tabara Samba, Laura Bejarano, Lucía Méndez y Faidra Skiadopoulou entre otras son algunas de las grandes protagonistas del brillante arranque de curso que vienen realizando tanto el Clarinos Ciudad de los Adelantados como el Adareva Tenerife. Papel estelar que, sin embargo, no debe esconder la importancia del resto de jugadoras de ambas plantillas, algunas de ellas en sus primeras vivencias como séniors, y otras, incluso, aún en edad júnior. Así, en solo cinco jornadas el Clarinos ya ha dado cancha a seis de estas promesas, por las cinco que han tenido minutos en el bando de María Sosa.

En la parte final del duelo que el Clarinos jugó ante el ADBA este sábado Claudio García dio entrada en cancha a Iris Palmero, una escolta júnior que se convertía en la sexta jugadora de formación en tener minutos con el cuadro morado. Junto a ella, tres séniors con 20 años o menos, que ya debutaron con el club lagunero el pasado curso en Liga Femenina II: Ivana Alonso (alero), Raquel Lorenzo (alero) y Gabi Barrera (base). A esta nómina se unen las júniors Inés Vera (ala pívot) y, especialmente, Tiziri Díaz (escolta), que ha disputado los cinco choques con siete minutos de media.

Una situación similar se vive en el Adareva Tenerife, donde Lidia Bacallado es la abanderada entre las promesas. La base lagunera estrena su condición sénior tras haber brillado en La Caja hasta el pasado ejercicio gracias a unos fundamentos que le han dado, por ahora, 16 minutos de media. También de la hornada del 97 son la conejera Tamara Rodríguez (escolta) y Aroa Villa (alero), ambas recién llegadas al club isleño y que han jugado en los dos encuentros que las de María Sosa han disputado hasta la fecha como locales. Sara García (alero), por su parte, fue protagonista en el ascenso de la pasada temporada y este ejercicio ya ha podido debutar en Liga II, lo mismo que Patricia Pérez, una base júnior de primer año y quizá el mayor exponente del trabajo de cantera que viene realizando el club de Santi Luque.

Es "el premio", en la mayoría de los casos, "al trabajo y esfuerzo diarios". Así lo relatan los dos entrenadores de los representativos isleños en Liga II. "Para nosotros son vitales en el día a día ya que al tener solo siete profesionales necesitas de otras jugadoras para poder entrenar bien. Y ese premio se ve reflejado luego con minutos de juego", señala Claudio García, que por encima de todo destaca un aspecto de sus pupilas: "Son cumplidoras". María Sosa, por su parte, también coincide en que "gracias a ellas se puede entrenar con 12 cada día", al margen de que su presencia en el primer equipo sirve igualmente "para potenciar la base que debe dar sus frutos en los próximos años, y también como reflejo para las que vienen de abajo".

Pero para debutar en Liga II casi todas estas promesas del Adareva y el Clarinos están obligadas a un sobreesfuerzo diario, ya que al margen de su trabajo diario con el conjunto de categoría profesional se ejercitan también, o con el filial de Autonómica o el júnior. Lo más loable es que en algunos de los casos su jornada de trabajo arranca a las tres de la tarde, se detiene dos horas después, y vuelve a reanudarse a las nueve de la noche. La única manera de intentar que su aparición en el basket femenino nacional no se quede en una mera anécdota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine