Fútbol. CD Tenerife

Finalísima para Agné

La errática trayectoria del representativo podría obligar a la directiva a tomar decisiones drásticas si el equipo no vence al Alavés

02.11.2015 | 14:01
Raúl Agné, durante un partido en el Heliodoro.

El consejo de administración del Tenerife ha decidido no tomar ninguna determinación drástica tras la derrota del pasado sábado (2-0) en Lugo, donde el equipo blanquiazul volvió a encajar otros dos tantos -igual que ante el Atlético Osasuna- y esta vez no convirtió ni uno. La falta de contundencia en las dos áreas condenó al representativo a venirse de vacío y a mantenerse por segunda semana consecutiva en puestos de emergencia. No obstante, la directiva mantiene la calma. Y al entrenador.

No habrá movimientos respecto al futuro del actual técnico, Raúl Agné, al menos hasta ver qué ocurre el sábado en el próximo compromiso de los blanquiazules en casa (Heliodoro Rodríguez, 17:00 horas) ante el Deportivo Alavés. Un nuevo tropiezo sí que podría traer consecuencias para la permanencia en el banquillo del preparador aragonés, puesto que ya serían seis las jornadas consecutivas sin ganar. La última victoria del conjunto canario data del 27 de septiembre, cuando los de Agné se impusieron al Mirandés.

En el club ha aparecido la inquietud por la incapacidad blanquiazul para sumar puntos y porque la posición clasificatoria de la entidad se está complicando. Sea como fuere, se sigue confiando en el entrenador y se apela a la tranquilidad, según las fuentes consultadas por la opinión. Desde el consejo de administración se aferran a la mejoría en el juego tinerfeñista que se ha reflejado en largos tramos de los últimos tres partidos. Así, en Zaragoza el grupo hizo méritos de sobra para optar a un resultado mejor, pero lo evitó el árbitro; frente al Osasuna fue la expulsión de Alberto la que privó a los locales de vencer al líder y, con todo, se pudo arrancar un empate. En cuanto al duelo del pasado sábado, la primera mitad ofreció también sobrados motivos para la esperanza.

El desarrollo del pasado curso demostró que Concepción ha aprendido a estirar al máximo la presencia en el banquillo blanquiazul de sus últimos entrenadores. De Cervera solo prescindió cuando la situación era irreversible y el ambiente en torno al preparador chicharrero, insoportable. Así lo ha explicado en sus últimas comparecencias. "Nada garantiza que un relevo en el banquillo vaya a suponer un estímulo", dicen desde la directiva. Entretanto, también se tiene en consideración el mayoritario respaldo que la labor de Agné recibe por parte del grupo.

El sábado fue contundente el mensaje de uno de los pesos pesados del vestuario. "Estamos a muerte con nuestro entrenador", verbalizó Aitor Sanz, quien aprovechó su comparecencia ante los medios de comunicación -en la zona mixta del Anxo Carro- para pedir paciencia y advertir a la afición de que "ésta será una temporada dura". "El míster está haciendo una labor impresionante, pero somos un grupo con mucha gente joven y la categoría está competidísima; no hay sino que ver al Lugo, con jugadores propios de Primera División como David López o el mismo Pereira, que nos ha hecho un gol", advirtió el mediocampista madrileño.

Más tibio en su contestación fue el capitán, Suso, quien quiso eludir una respuesta clara al preguntársele por el futuro del entrenador y se limitó a responder que su principal cometido es centrarse en recuperar su mejor versión. Con todo, desde la directiva insular se cree que el grupo está comprometido con el entrenador y que así lo demuestra el curso de los acontecimientos. Sin ir más lejos, el comportamiento que exhibió en el anterior match ball para el preparador maño, en Palamós contra el Llagostera. Entonces también la situación era límite y el plantel dio la cara "después de haber tocado fondo ante el Oviedo", como reconoce el propio Agné.

Cuando emerge la posibilidad de un hipotético cese, el entrenador repite el mismo discurso una vez y otra. "Si en algún momento me toca irme, daré las gracias por la oportunidad que me han dado y me iré. Aquí lo importante es el club, no las personas", ha enunciado Agné, sabedor de que su posición se complica porque sus guarismos son muy mejorables. Como él mismo admite, desde que aterrizó en el cargo ha tenido que lidiar solo con situaciones poco amables. El año pasado logró enderezar la nave hasta conducir al Tenerife al campamento base; este curso, eso sí, el propio jefe del banquillo insular admite que la valoración del inicio de liga es negativa.

Sus dígitos

Agné ha dirigido al equipo en 30 comparecencias ligueras y un partido de la Copa del Rey. Su balance de victorias es muy reducido (siete triunfos en 31 encuentros oficiales). Durante su primera campaña, el equipo solo logró vencer ante Valladolid, Leganés, Osasuna, Sabadell y Betis. Las buenas noticias en esta segunda singladura al frente del representativo han llegado frente a Mirandés y Llagostera. Los dígitos en casa son nefastos y la mejoría a domicilio que apuntaban algunos de los resultados fuera del Heliodoro (empate en Huesca y tres puntos en Palamós) se ha esfumado en las últimas salidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine