Fútbol. CD Tenerife

Nino: el 'pichichi' vuelve en forma

El ariete supo en Tenerife "desde el primer momento" que triunfaría en el club blanquiazul

20.10.2015 | 13:44
Nino celebra su gol del sábado.

Nino vuelve en plena forma. Uno de los más importantes delanteros de la historia del Tenerife –fue el gran héroe del último ascenso a Primera– retorna al Heliodoro Rodríguez López (domingo, 18:15 horas), escenario de algunas de sus mejores tardes como futbolista. El profesional almeriense admite que "el regreso más especial siempre es el primero", pero tampoco oculta que el choque de este fin de semana tiene connotaciones muy especiales. Viene con un Osasuna incontestable al frente de la clasificación y él, con la condición de recordman de Segunda. No en vano, acaba de estrenar la etiqueta de profesional con más partidos en la categoría (427, dos más que Quique Martín) y lo ha celebrado a lo grande. En la última jornada fue el protagonista de la última victoria de los suyos. Cómo no, con otro golazo inapelable.

La longevidad. Nino responde con claridad cuando se le pregunta por los secretos de su larga carrera. "El compromiso, la entrega, la actitud y querer superarte cada día te llevan a una serie de marcas récords, que para un futbolista profesional son muy importante. De algún modo, te permiten ser recordado. No llevaba la cuenta hasta la semana pasada, cuando me avisaron en el Osasuna. Jugando en Vitoria, superaba el récord de un mítico, Quique Martín, que había hecho muchos partidos también, y claro que es un orgullo", apunta el ariete.

Los inicios. El andaluz recuerda, paso a paso, cómo fueron los comienzos. "Yo empecé en las categorías inferiores del Vera y de ahí me fui dos años al Madrid, donde estuve en edad cadete y juvenil. Con 17 llego al Elche. Ese mismo año debuto con el primer equipo y desde entonces hasta ahora he estado siempre en la rueda del fútbol profesional. No han sido pocos partidos, no solo los 427 partidos en Segunda, también más de Primera", señala. Sus mejores años fueron los de Tenerife y Elche, pero ahora está reverdeciendo viejos laureles.

Siempre delantero. "Desde pequeño me recuerdo en las pistas y en la calle con mis amigos, siempre arriba, en punta. Me gustaba mucho, mucho el fútbol. Y lo que más me gustaba era marcar goles. Siempre metía muchos, daba igual que fuera entre colegas o a escala profesional. Era lo que más disfrutaba de mi profesión y tanto tiempo después, lo sigo haciendo", dice Nino, uno de los nueves más efectivos de la historia blanquiazul. Sus tantos el año del ascenso valieron para subir. Con todos los honores.

Sus secretos. "Yo pienso que todo influye", replica cuando se le pregunta cuál es la esencia de cualquier buen delantero. "Hay algo de genética, pero también cuenta, y mucho, la mentalidad. Es básico no entregarte nunca, competir, trabajar todos los días. Luego hay otro factor elemental: la confianza, y no solo la tuya, sino también la de los entrenadores, los compañeros, la familia... En mi caso además, pienso que ha sido clave cuidarme", concluye. "Siempre he tratado de ser profesional al cien por cien, con todo lo que eso implica. Eso va desde la actitud intachable en el campo a infiltrarte si es necesario, no faltar a un entrenamiento y muchas cosas más", reseña. Su último episodio amargo fue una grave lesión, afortunadamente superada.

Su fichaje por el Tenerife. El de Vera cuenta con todos sus pormenores el momento de sumarse al cuadro chicharrero, que estaba entonces en Segunda. "Serrano y Oltra pusieron mucho de su parte para que firmara por el Tenerife. Desde que acaba la temporada en Primera con el Levante, no paran de llamarme y de buscarme. Era un telefonazo día tras día. Además, hasta me fueron a buscar a Elche. Tuvimos dos reuniones. Quería recobrar otra vez esa confianza perdida y en la Isla lo conseguí. Desde el primer día supe que todo iba a salir bien. Era un club que desde siempre me había llamado la atención y no dudé ni un momento".

Un año inolvidable. El dueto Nino-Alfaro se convirtió pronto en una pesadilla para las defensas rivales, pero la fortaleza del Tenerife era otra: el grupo. "Además había ganas de fútbol, un ambiente muy propicio, un vestuario excelente y mucha fe en mí, que es lo que yo necesitaba. Sentí que no me había equivocado", dice. De vuelta al presente, cree Nino que ha recuperado su mejor nivel. "Me encuentro muy, muy bien. Nuestra dinámica es muy positiva y estamos demostrando ser un buen equipo, que compite al ciento por ciento", dice sobre el Atlético Osasuna.

El futuro. El represetativo le quiso de nuevo este verano pero la operación no fue posible. "Tenía contrato", aduce sin dar más detalles. Y ya ve difícil que se pueda dar una segunda etapa de blanquiazul. "Edad ya no me queda para volver al Tenerife. No sé cuánto fútbol me queda, pero ya son más de 500 partidos como profesional. Gracias a Dios, el día que me retire podré decir que me hinchado a jugar. ¿El adiós? El propio fútbol me dirá algún día: hasta aquí has llegado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine