Fútbol . CD Tenerife

Un gesto innecesario

Ángel Rodríguez celebra con efusividad el gol que anotó de penalti y en el último suspiro de la prolongación ante su exequipo

19.10.2015 | 12:36
Ángel celebra el tanto que anotó ayer de penalti ante su exequipo.

Ángel Rodríguez anotó ayer su segundo gol para el Real Zaragoza en una semana. Antes lo había hecho durante el partido de Copa del Rey que enfrentó a su equipo el jueves en La Romareda ante el Llagostera. Precisamente, en ese encuentro el lagunero malogró un penalti en el minuto 9 de encuentro, que a la postre resultaría decisivo porque los suyos quedarían elminados con un gol en propia puerta en el tiempo de descuento.

En la prolongación fue cuanto también ayer Ángel logró batir al tinerfeñista Dani Hernández desde el punto de penalti, merced a una supuesta falta del cancerbero hispano-venezolano sobre el mismo que posteriormente convertiría en gol la pena máxima. Ángel decidió celebrar el tanto con una efusividad impropia de alguien que pretende respetar al club en el que se ha formado. Un gesto de euforia cuya justificación está al límite, ya que se trataba de un tanto anotado en el último suspiro del encuentro y que no variaba el signo del partido.

Se da la circunstancia de que el futbolista, de 28 años, ha sido pretendido por el CD Tenerife en varias ocasiones durante las últimas temporadas. En estos años tanto en el mercado invernal como en el estival, especialmente en este último, la entidad blanquiazul ha tratado de hacerse con sus servicios, pero Ángel por un motivo u otro ha declinado la propuesta de la institución que preside Miguel Concepción. Incluso, las negociaciones llevadas a cabo al respecto no dejaron con muy buen sabor de boca a la dirección deportiva tinerfeñista, que encabeza Alfonso Serrano.

El profesional vallisoletano trabajaba para el Tenerife en el momento en el que Ángel debutó, con 18 años, en Segunda como blanquiazul, de la mano de David Amaral. Posteriormente, se marcharía cedido, primero, al Real Madrid Castilla y, a continuación, al filial del Atlético Osasuna. Después de esas dos experiencias en la península, el delantero canario regresó al club que le dio la alternativa en el fútbol profesional. Vivió el último ascenso a Primera División en las filas del conjunto chicharrero y jugó en la posterior campaña en la elite con el Tenerife.

Pero al cabo de esa temporada 2009/2010 Ángel se incorporó a la disciplina del Elche, donde anotó 28 goles en dos años. A partir de ahí, se incorporó al Levante, equipo con el que actuó en Primera, lo mismo que con el Éibar, su siguiente destino profesional. En esos últimos años su protagonismo decayó y fue cuando el CD Tenerife pensó en repescarlo, sin éxito en ninguno de sus intentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine