Todo por el cuarto sueño olímpico

Mario Pestano comienza el camino hacia Río, en el que no escatimará "en sacrificio ni en dolor"

19.10.2015 | 13:01
Mario Pestano se ha propuesto acudir a Río y pretende exprimir todos los recursos a su alcance para lograr su objetivo.

Con los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro a lo lejos en el horizonte, Mario Pestano (8-4-1978) emprende un camino hacia ese destino con el conocimiento de que le espera un tránsito duro y arriesgado. "Lo voy a lograr, ese es mi objetivo y si al final no se alcanza, puedo asegurar que no será por falta de sacrificio, dedicación y hasta de dolor, llegado al caso", asegura el mejor lanzador de disco en la historia del atletismo español.

Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012 contaron con el concurso del deportista aronero y ahora este pretende colarse también en los Juegos que se celebrarán el verano de 2016 en Brasil. No será una empresa sencilla y Pestano lo sabe. Se pide de mínima 66 metros, una distancia que, según recuerda el lanzador tinerfeño, "ni siquiera alcanzó el que obtuvo la medalla de bronce (el polaco Robert Urbanek) en el último Campeonato del Mundo de Atletismo".

No obstante, Pestano está convencido de que lo dará "absolutamente todo" para conseguir hacer realidad su cuarto sueño olímpico. Las últimas temporadas las ha pasado prácticamente en blanco, con el fin de no arriesgar su presencia en Río. "Mi cuerpo dijo basta", comenta apesadumbrado. "Me estaba entrenando continuamente con dolor y un día me levanté y me costó lo indecible llegar al cuarto de baño. Fue entonces cuando dije se acabó y tuve que parar", relata el recordman español de disco (69,50 metros).

Eso sí, en ningún momento se le ha pasado a Pestano por la cabeza arrojar la toalla. Tampoco su enorme amor propio se lo permitiría. Ahora, está dispuesto "a sufrir, a darlo todo" por lograr un último reto que se planteó justo después de que terminara su último lanzamiento en Londres 2012. Y es que después de Río tiene pensado colgar sus zapatillas. "En principio, es lo que he decidido, retirarme después de los Juegos", confirma el atleta isleña, que tendrá 38 años en ese momento.

Será entonces el final de una trayectoria esplendorosa. La despedida de uno de los mejores deportistas de Canarias. Atrás quedarán tres (o cuatro) presencias olímpicas, doce campeonatos de España absoluto, un oro en la Final del Mundo de la IAAF, así como otras medallas y puestos meritorios en Mundiales, Europeos, Universiadas, Juegos Mediterráneos y diferentes reuniones. Además, de medio centenar de internacionalidades con la selección nacional absoluta. Todo ello cosechado durante una década y media de atletismo al más alto nivel.

Pero antes le queda un último esfuerzo a Mario Pestano. En nada comenzará a fortalecer su ya castigado y fornido cuerpo, para a continuación comenzar a competir, con el principal propósito de alcanzar con esos 66 metros que se le exigen para poder representar a España en la cita brasileña. Su mayor amenaza durante este período de preparación son las lesiones. "Hay que ir con cuidado porque si me rompo supondría parar durante un tiempo y eso podría significar el final", apunta Pestano.

Donde sí debe hilar fino es en la elección de las competiciones en las que tratará de buscar la mínima. "Hay que tratar de ir a competir a los estadios donde mejor vuela el disco", señala. Todo está planificado ya a conciencia para lograr una meta que al propio Pestano se le antoja "complicada". Ilusión, capacidad de trabajo y energía le sobran. Ahora, solo le falta la fortuna, esa que tantas veces le dio la espalda en los grandes acontecimientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine