Baloncesto . Liga Endesa

Propósito de enmienda

El Iberostar Tenerife se estrena este mediodía ante su afición con la intención de mejorar los errores cometidos el pasado sábado en su visita al Joventut y lograr así la primera victoria de la temporada

18.10.2015 | 00:01

Una mejora casi obligada. Eso es lo que debe experimentar este mediodía el Iberostar Tenerife para intentar traducir en victoria su estreno como local en la presente temporada. Paso adelante necesario en relación a las prestaciones canaristas de hace ocho días en el Olimpic de Badalona, donde los de Alejandro Martínez sucumbieron –en un continuo querer y no poder– condenados por no pocos errores defensivos, castigados una y otra vez por su adversario, generalmente desde el perímetro.

El de hoy parece un test ideal para probar la evolución aurinegra de los últimos días, si bien su adversario, el Morabanc Andorra, no parece ser el equipo irregular del pasado curso que solo escapó de la quema gracias a su notable segunda vuelta. Y es que la configuración de plantilla del conjunto del Principado invita a verlos lejos de los puestos de cola por lo que un triunfo hoy podría tener valor doble para los canaristas de cara a futuros posibles empates.

Durante los días previos al duelo de hoy tanto jugadores del Iberostar como el técnico Martínez han reconocido que debe existir una mayor comunicación en la parcela defensiva para que el cuadro lagunero alcance su máximo nivel. Un fundamento que es la génesis desde la que debe crecer el juego canarista. Falta de coordinación en parte esperable ya que la plantilla del club isleño ha sufrido este año más cambios de los habituales en veranos anteriores, con la consiguiente adaptación necesaria en el primer tramo de competición oficial.

Con Richotti y Beirán como jugadores más en forma –a tenor de lo ofrecido por ambos en los partidos de pretemporada y en el estreno liguero–, de los nuevos se espera mucho más. Por una parte White, activo en la anotación y efectivo en el reparto de juego, pero falto de puntería desde el perímetro, una de sus mayores virtudes. Por otra, la irregularidad de Tim Abromaitis, capaz en momento de lo mejor, pero también por instantes ausente. En la rotación, tanto O´Leary como Hanley no han terminado de arrancar, al igual que el rookie Carter, este último con el hándicap de tratar de robarle minutos a un Richotti en plenitud física.

De la mejora canarista también dependerá, en parte, el rendimiento de Rodrigo San Miguel, hasta la fecha muy lastrado y condicionado por la fascitis plantar que arrastra desde hace meses. Según han comentado estos días tanto el propio jugador como Alejandro Martínez el zaragozano va cada día a más, por lo que el equipo debe notar ese salto de calidad. Sería, eso sí, solo una parte de la progresión necesaria para que el Iberostar sonría por primera vez esta temporada.

¿Cuál será la respuesta de la grada sin televisión?

En las tres temporadas anteriores en la ACB, la mayoría de los partidos del Iberostar Tenerife fueron ofrecidos en directo por la pequeña pantalla, la mayoría de ellos por Televisión Canaria, a lo que se sumaron varios duelos ofrecidos por TVE por medio de su canal temático TeleDeporte. Sin embargo, con el nuevo marco en el que entra Movistar Plus, todo cambia ya que apenas habrá tele en los duelos disputados en el Santiago Martín. Así sucederá, como mínimo, en estos dos primeros choques de los laguneros como locales. Sobre el papel esta circunstancia hará aumentar la afluencia de espectadores a La Hamburguesa – tal y como esperan en el consejo de administración canarista– como única opción de ver en directo al cuadro lagunero. La intención de los dirigentes del club es superar de nuevo los 3.000 abonados y una media superior de 4.000 espectadores en cada partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine