Fútbol | . CD Tenerife

Controversia por el 'Choco'

Los médicos de la selección hondureña indican que el futbolista ya llegó lesionado al Preolímpico

17.10.2015 | 23:07

La lesión de Anthony Lozano y su ausencia en la convocatoria para el partido de hoy ha tensado las relaciones, hasta ahora muy buenas, entre el Tenerife y la Federación de Honduras. Ambas partes habían llegado hace semanas a un acuerdo satisfactorio para todos. Y se congratulaban por ello. Así, los responsables de la selección centroamericana liberaron al Choco de un compromiso internacional –en fecha FIFA, así que era obligatorio– en octubre y a cambio se aseguraron tenerlo para el torneo preolímpico, donde con justicia lograron su pase a los Juegos de Río.

La sintonía entre el representativo y los federativos catrachos era excelente, hasta el punto de que el Tenerife quiso agradecer –en una nota publicada en su portal oficial en internet esta misma semana– las facilidades dispensadas por la Fenafuth y el entrenador de Lozano en Honduras, Jorge Luis Pinto, al eximirle de jugar la final del preolímpico y un par de amistosos recientes con la absoluta de su país. Tan buena onda entre ambas partes se interrumpió de pronto en cuanto el club blanquiazul vio en qué estado había venido de vuelta su delantero de referencia y fichaje franquicia para este curso.

"Entregamos a un futbolista en perfectas condiciones y ha regresado lesionado", lamentó en público el viernes el entrenador Raúl Agné, quien reveló que el ariete acusa un principio de osteopatía de pubis. "Ahora lo recuperaremos y en noviembre se volverá a ir. No me hace ninguna gracia que los clubes paguemos a los futbolistas, se vayan y vuelvan lesionados", fue otro de sus mensajes.

Su evidente malestar no ha tardado en llegar a oídos de los responsables de la selección hondureña. Ninguno de sus técnicos ha alzado la voz, pero sí que el jefe de los servicios médicos del combinado americano dio su versión ayer en el diario Diez. El máximo responsable del cuerpo médico, Óscar Benítez, asegura que el Choco "sufre de una sobrecarga de los aductores, una pubalgia que no sana de la noche a la mañana". "Se le hicieron los respectivos exámenes por medio de la preceptiva resonancia magnética y por eso se le mantuvo bajo observación varios días", explicó.

El médico subraya que Lozanono jugó el tercer partido del preolímpico ante México por este motivo, y no porque se le estuviese reservando para el duelo definitivo contra Estados Unidos, del cual sí participó. En el tramo final de este duelo, cuenta el propio protagonista, sí empezó a sentir molestias.

El médico de la selección hondureña cuenta que el atacante pidió que se le enviara "un informe médico a su representante para que, a su vez, se lo entregara al Tenerife". El goleador blanquiazul llegó a la concentración "con problemas de aductores y él lo sabe", apuntó Benítez, "de ahí que se le empezara a tratar". La versión del profesional hondureño apunta a que el jugador habría llegado lastimado a la concentración en Estados Unidos y que la lesión es anterior. Sea como fuere, en noviembre volverá a ser citado por Honduras y el problema que suponen estas convocatorias volverá a aparecer. Y a irritar a Agné. "En un mes tenemos el arranque de las eliminatorias", avisan desde el país centroamericano, donde guardan las aariencias y descartan que la relación con el representativo se haya deteriorado. Al menos de puertas hacia fuera, apuntan que hay "cordialidad" con el Tenerife.

En el gimnasio

Ayer, mientras sus compañeros volaban hacia la Península, el Choco se ejercitó en El Mundialito aprovechando la jornada de sábado para ponerse a punto. El atacante no saltó al campo de juego y se limitó a ejercitarse en el gimnasio. Hoy y mañana serán días libres para él, de modo que hasta el martes no se sabrá cómo evoluciona de sus dolencias en el pubis. Apunta Agné que él mismo sufrió esta lesión durante su carrera como futbolista y que necesita de un tratamiento para evitar males mayores.

En el club esperan que esté disponible para el Tenerife-Osasuna del próximo domingo, pero nadie puede garantizarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine