Fútbol | . CD Tenerife

Los filiales naufragan

El B y el juvenil, lejos de las posiciones cabeceras tras el tramo inicial de temporada

17.10.2015 | 02:00

Mientras algunos futbolistas formados en la cantera aportan y suman minutos en el equipo profesional, los principales filiales del Tenerife naufragan tras consumirse el primer tramo de la temporada. El conjunto de Tercera División, bajo la batuta de Quico de Diego, apenas ha aliviado ligeramente su posición clasificatoria tras imponerse el pasado domingo al Sporting San José por 1-0.

El cuadro blanquiazul es undécimo con 11 puntos y le han infligido derrotas tan dolorosas como el descalabro en Las Zocas (2-0). Tampoco dejó buenas sensaciones el empate en casa contra el Telde (1-1). De Diego ha heredado a un bloque de jugadores provenientes del juvenil del curso pasado, que estuvo igualmente lejos de la opción de conquistar el título de la categoría y no destacó tampoco en la Copa del Rey, su segundo gran objetivo de la temporada.

No puede usarse como pretexto que el B se haya quedado cojo por estar nutriendo al primer equipo, puesto que solo dos jugadores adscritos a su disciplina (Omar Perdomo y Cristo González) son habituales en las convocatorias de Agné. Y en ambos casos era público y notorio –antes de empezar este curso– que residirían arriba en el día a día. Conjuntos indiscutiblemente más modestos como el Arucas, el Cotillo o el San Fernando aparecen mejor ubicados en la tabla que el segundo conjunto blanquiazul, urgido a mejorar aunque desde su cuadro técnico exponen que su razón de ser es la promoción de sus canteranos.

Todavía más preocupante es la situación del filial, que este año cambiaba de timón. Después de prescindir de los servicios del ex internacional argentino Pablo Paz, el club confiaba su proyecto para esta categoría a Meji. Transcurridas nueve jornadas en División de Honor, el cuadro chicharrero ha llevado a su casillero tan solo nueve puntos, la mitad que el actual líder, otro año más la Unión Deportiva Las Palmas.

Además, se da la circunstancia de que el conjunto grancanario se ha surtido, en buena medida, de futbolistas nacidos en Tenerife. Mientras la UD exhibe nuevamente su solvencia en esta categoría clave en el desarrollo de los jugadores de cantera, el representativo blanquiazul va a la deriva. Acumula dos triunfos, tres empates y una derrota. Sus guarismos son los mismos que los de Longuera y Acodetti, pero es que le superan a estas alturas hasta cinco equipos: Las Palmas, Estrella, Juventud Marítima, San José y Sobradillo.

Atascado como demostró el pasado fin de semana frente al Ofra (3-3 a domicilio), el cuadro de Meji ha sufrido patinazos tan llamativos como la goleada que le endosó el Sobradillo en la Ciudad Deportiva de Geneto (0-3). Vista su trayectoria, parece difícil que pueda opositar con garantías a arrebatar el centro regional a la gran dominadora del último decenio, e incluso que consiga salvar su honor y se sitúe como mejor clasificado de los conjuntos de Tenerife.

Curiosamente, uno de los equipos de la base que mejores prestaciones está ofreciendo es el juvenil B, que llevaba años sin destacar. Le ha venido bien la incorporación al cargo de primer entrenador del excapitán blanquiazul Cristo Marrero, que se estrena en estas lides.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine