Fútbol | . CD Tenerife
CD Tenerife 00CD Leganés
 

Un punto justo y necesario

El Tenerife iguala con el Leganés en un partido sin goles y con una parte para cada equipo

11.10.2015 | 10:54
Un punto justo y necesario
Pedro Martín, en el instante en el que se dispone a fallar la mejor ocasión de gol del partido.

El Heliodoro Rodríguez López ha perdido magia. Ayer volaron dos nuevos puntos del recinto santacrucero y ya son tres, de cuatro, los partidos en los que el CD Tenerife no ha logrado ganar en su feudo. Pero el empate no supo tan amargo como en otras ocasiones en las que se tropieza en casa. Y es que prolongar la racha de encuentros sin perder era tan necesario como justa fue la igualada entre el cuadro isleño y el Leganés. Los madrileños demostraron el potencial que poseen y maniataron a su rival en la primera parte. En la segunda, el Tenerife tomó más la iniciativa y dispuso de la ocasión más clara del choque en las botas de Pedro Martín.

Comparecía el conjunto insular por cuarta vez ante su público en lo que va de campeonato con el propósito de prolongar su racha positiva, después de haber sumado de manera consecutiva dos victorias y un empate. La idea de los de casa era mantener esa buena imagen que había quedado en la retina de sus seguidores tras la goleada (3-0) al Mirandés. Esta vez, Raúl Agné sí hizo bueno el tópico futbolístico "lo que funciona no se toca" y repitió once por primera vez desde que es entrenador del CD Tenerife. Con la baja de Anthony Lozano, que ayer jugó con su selección, Nano volvió a ocupar el lugar del hondureño en la punta. El dibujo táctico tampoco varió y por delante de la zaga Vitolo, Aitor Sanz y Cristian García trazaron esa línea de medios que tanto le gusta a Agné.

En los compases iniciales del choque el dominio del balón correspondió al Leganés, más suelto y eficiente que su rival. Sin embargo, el primer acercamiento con peligro a una de las dos porterías lo protagonizó el cuadro insular, a través de una ofensiva con Nano como principal actor. El canterano recibió de pared de Suso y centró sobre la llegada de Pedro Martín, que cabeceó alto (8´). El Leganés no tardó en replicar con un contragolpe llevado por el incisivo Eizmendi y culminado con un remate de Rubén Peña fuera (9´). Estas dos acciones animaron algo más la contienda, especialmente al grupo dirigido por Asier Garitano, que siguió llevando la iniciativa. Aurtenetxe taponó de manera providencial un remate de Guillermo que olía a gol (14´). Un nuevo aviso para un Tenerife nada creativo y algo desordenado.

Eizmendi campaba a sus anchas en la media punta y él solito traía en jaque a la retaguardia blanquiazul. Además, la presión de los madrileños era más intensa y eficaz que la de sus adversarios, lo que propiciaba la recuperación inmediata de la pelota por parte del Leganés. Ni siquiera la entrada en el campo de Ricardo León, que tuvo que sustituir a Cristian, lesionado en su rodilla izquierda, desahogó el juego del equipo chicharrero. Borja Lázaro estuvo a punto de sorprender a Dani Hernández, muy seguro hasta ese momento, al anticiparse a su par y finalizar una nueva creación de Eizmendi (36´).

La superioridad de los de fuera era tal que sus contrincantes debieron agradecer la llegada del descanso, y mucho más no haber todavía encajado un gol. Eso sí, debieron enfilar el camino hacia los vestuarios sonrojados por no haber sido capaces de disparar ni una sola vez entre los tres palos defendidos por un, hasta aquel momento, inédito Serantes.

El Tenerife pareció salir más enchufado en la segunda mitad, no en vano, a los dos minutos de la reanudación, Pedro Martín pudo marcar en un balón suelto dentro del área que empalmó con potencia pero sin puntería. Daba la sensación en el arranque de ese período que los dos contendientes se habían intercambiado los papeles. Ahora era el titular del Heliodoro el que mandaba y el Leganés el que jugaba a merced de él. Aún así, no lograba profundizar el conjunto canario. Sus acometidas eran abortadas una y otra vez por la zaga contraria.

A medida que fue transcurriendo el tiempo el porcentaje de la posesión del balón de ambos equipos se fue equiparando. Las ocasiones de gol brillaban por su ausencia, aunque un disparo de Guillermo que tocó en el hombro de Carlos Ruiz pudo suponer el primer gol del encuentro (62´). Pero más clara fue la que tuvo diez minutos después el Tenerife. Ricardo envió un pase en profundidad para Suso y el pase de la muerte lo malogró incomprensiblemente Pedro Martín, que tenía toda la portería para él. Durante la semana, el malagueño había reconocido que sentía algo de ansiedad por no haber podido mojar aún en lo que va de liga. Curiosamente, se le anularía un gol más tarde por fuera de juego. Hasta en eso empataron los dos conjuntos, ya que a Borja Lázaro tampoco le concedieron como válido un tanto por presunta falta a Dani Hernández.

El Tenerife y el Leganés llegaron justos de fuerzas a los minutos definitivos y eso ayudaba a pensar que el partido llegaría a su fin sin goles. Y así fue. En las postrimerías del choque cada uno tuvo su oportunidad. Pero ni Borja López (89´) ni Alberto (93´) acertaron en sus respectivos testarazos. El visitante, tras lanzarse en plancha para rematar un servicio de Eizmendi y el majorero, al cabecear a las manos de Serantes un córner ejecutado por Omar Perdomo, en la última acción del encuentro. Al final, el Tenerife vuelve a sumar por cuarta jornada consecutiva pero deja escapar dos nuevos puntos del Heliodoro Rodríguez López.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine