Baloncesto . Liga Endesa
FIATC Joventut 8375 Iberostar Tenerife
 

El Iberostar, a medio camino

Un mal final del segundo cuarto (10-0) condena a los isleños a ir desde entonces a remolque

11.10.2015 | 02:27
Nico Richotti entra a canasta ante la oposición de Drame.

Un esfuerzo infructuoso. El Iberostar Tenerife cayó derrotado ayer en su estreno liguero frente al Fiatc Joventut en un duelo que fue un querer y no poder para los de Alejandro Martínez. La puesta en escena de los laguneros fue más que decente, con mucha actividad por parte de Sekulic y Beirán, lo que les permitió, en medio de un intercambio de canastas, llegar con el partido igualado hasta las proximidades del descanso. Pero ahí, un parcial en contra de 10-0 en menos de tres minutos (45-35) provocó al cuadro isleño desde entonces a remolque.

Una mala salida en el tercer cuarto hizo que la Penya tocara techo (51-37), y por mucho que luego lo intentaron los aurinegros, cada intentona por meterse en partido fue respondida por los verdinegros con alguna canasta rápida, habitualmente triples. Y es que el Iberostar, como por ejemplo le ocurriera ya frente al Valencia en su último encuentro de preparación, fue castigado en demasía desde el 6,75 para 13 aciertos sobre 28 intentos; enorme desequilibrio frente al 5/17 de los canaristas. Vía de agua demasiado caudalosa. Richotti era el único recurso ofensivo de garantías, toda vez que Beirán, tras un gran arranque, centró sus esfuerzos en ayudar en la parcela reboteadora, Sekulic solo sumaba a cuentagotas y O´Leary apareció únicamente en el tercer cuarto para colocar a los suyos a dos (61-59, 29´).

Pero sin la solidez defensiva necesaria, dicha aportación en ataque resultó insuficiente, ya que cuando más entonado parecía, el Iberostar volvió a recibir otro golpe, esta vez definitivo. Otra andanada desde el perímetro (tres triples de Mallet y dos de Abalde) que pusieron a los de Maldonado 14 arriba con apenas cuatro minutos y medio por delante (78-64). Con el partido ya perdido, y pese a no gestionar del todo bien varias de las posesiones finales, el conjunto tinerfeño rebajó su desventaja hasta los ocho puntos. Quizá una distancia salvable para posibles averages finales.

Antes de pasarse medio partido remando a contracorriente el Iberostar dio varias muestras de lo que debe ser su camino este curso para no dejar de ser un equipo que batalle cada encuentro hasta el minuto 40 tal y como quiere su técnico. Así, entre la verticalidad de Richotti, la aportación reboteadora y desde el perímetro de Beirán (6 puntos y cuatro rechaces en apenas cinco minutos) y la efectividad cerca del aro de Selulic, el conjunto lagunero tuvo varias rentas (11-14), si bien ninguna superó los tres puntos. La última de ellas llegó con una canasta de White al inicio del segundo cuarto (17-20).

Punto de inflexión

En ese momento la Penya pareció dar con la tecla. Metió una y otra vez balones dentro y en las transiciones rápidas sacó tajada de la puntería de Sabat y Paul (29-26, 15´). Primer arreón local al que el Iberostar respondió con un intercambio de canastas durante algunos minutos (35-35). Toma y daca que fue solo un espejismo ya que entre Suton, Paul y Sabat construyeron un 10-0 que dejó fuera de lugar a los de Martínez (45-35).

Lejos de frenar la sangría, el Iberostar siguió groggy en el arranque del tercer cuarto. Debilidad defensiva que obligó a su técnico a pedir tiempo muerto en menos de un minuto y medio de juego. Y desacierto ofensivo que dejó a los laguneros sin anotar casi tres minutos (51-37). Pasaban los canaristas por su peor momento. Situación de la que se recompusieron gracias a meter una marcha más en ataque y al acierto de O´Leary para remontar a cuentagotas. Aún así, cada ocasión en la que el cuadro aurinegro podía meterse de lleno era respondida de inmediato por su oponente. Así, Richotti tuvo un triple que hubiera significado el 56-52, pero erró y en la contra Vidal hizo el 59-49. Con Ian en plan martillo pilón, el Iberostar jugó incluso para ponerse a uno, pero Rey no acertó y miralles dio aire a los suyos (61-56, 29´).

Incluso pareció de certificar su recuperación el conjunto lagunero con un triple de O´Leary (61-59), pero dos triples de Mallet y uno de Abalde, ya en el inicio del último acto, alejaron de la orilla a los isleños (70-62). Cansado de poner la otra mejilla a cada uno de los golpes recibidos, el Iberostar claudicó definitivamente. Así, alguna pérdida, la verticalidad de Paul y otros dos triples de Mallet y Abalde dejaron el duelo visto para sentencia (78-64, 36´). En el momento más crítico, cuando volvió a opositar por el triunfo, el club isleño fue más blando de lo deseado. Falta de contundencia ofensiva que fue castigada por la Penya para acribillar a los de Martínez una y otra vez desde el 6,75. Badalona sigue siendo maldita para los canaristas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine