Fútbol . CD Tenerife
Cristian García
Jugador del CD Tenerife 

"Tu juego cambia de una posición a otra pero al final todo es fútbol"

"Siempre que tu jefe reconoce tu trabajo y este es de su gusto, uno se siente realizado; mi propósito es devolver esa confianza que el míster ha depositado en mí, al igual que a Alfonso Serrano por firmarme"

08.10.2015 | 13:07
Cristian Gacía, en una acción del reciente Almería-Tenerife.

Cristian García atraviesa por su momento más dulce desde que llegara al CD Tenerife. Titular indiscutible en un equipo que ahora sí funciona, disfruta de lo que considera "un paso adelante en su carrera deportiva.

Supongo que el ambiente que se respira en su vestuario sí es ahora el más propicio y deseado. ¿No es así?

Está claro que después de haber logrado siete puntos de nueve posibles la dinámica y el estado de ánimo cambia. El sábado toca otro partido importante y hay que seguir porque esto no da tregua.

¿Ven ustedes esta serie de resultados positivos como el despegue definitivo del Tenerife?

Hemos mejorado con relación a los primeros partidos y tenemos una línea a seguir. Esta es la base de lo que se quiere y a partir de ahí hay que seguir mejorando tanto en ataque como en defensa.

¿Siguen ustedes los jugadores dando vuelta a ese mal inicio de campeonato o han pasado página por completo?

Eso hay que olvidarlo ya porque es pasado y tampoco pensar en el futuro sino en el presente, que es lo importante. Y en este sentido, la mente hay que tenerla ya puesta en el Leganés.

¿A su juicio, cuáles han sido las claves para que se haya producido este cambio en los resultados de su equipo?

Al final son pequeños detalles, que es lo que muchas veces decide un partido de fútbol. Creo que el partido ante el Llagostera fue un cambio porque el equipo compitió bien y consiguió un resultado positivo. De esa manera, el trabajo que haces durante la semana se ve recompensado. Y cuando esto ocurre, anímicamente el equipo crece.

Y esta reacción del Tenerife ha tenido lugar a partir de su segundo partido como centrocampista, ¿habrá tenido esto algo que ver?

El día del Oviedo jugamos otro tipo de sistema, que era con tres atrás pero en Llagostera el míster decidió jugar con un trivote y cuatro defensas y funcionó. Contra el Mirandés también se logró un resultado positivo, con el Almería opino que se llevó a cabo la mejor primera parte que hemos hecho. En definitiva, el equipo ha entrado en una dinámica positiva y a partir de ahí hay que ir puliendo cosas que hay que mejorar, sobre todo en defensa porque los números de ataque son buenos.

¿Y qué se considera usted ahora, lateral o centrocampista?

Me considero futbolista. Lo que uno quiere siempre es jugar. Normalmente siempre he jugado de lateral pero ahora estoy actuando en el centro del campo y ha coincidido que en estos momentos estamos funcionando, si se sigue así, bienvenido sea.

¿Existen muchas diferencias entre jugar en una posición y en otra? ¿Ha tenido que realizar un esfuerzo en algún sentido para aclimatarse a ese nuevo puesto?

Evidentemente, tu fútbol cambia de jugar en un lugar a otro. Atrás ves el fútbol más de cara y de espaldas siempre es más difícil pero al final esto es fútbol, es una pelota y hay que moverse con los conocimientos que uno tiene. Poco a poco hay que ir adquiriendo los automatismos que quiere el míster y a partir de ahí, trabajo y sacrificio que es la base de todo.

¿Agné le ha transmitido que esa va a ser su demarcación definitiva a partir de ahora?

No, yo no he hablado con el míster. No sé si será mi situación definitiva. Yo trabajo cada semana para poder estar en el once y él decide dónde y cómo he de jugar para hacerle daño al equipo contrario.

¿En general cómo va su experiencia en el Tenerife? ¿Está viviendo lo que se esperaba antes de llegar a este club?

Está siendo muy buena la experiencia. Ya he comentado que venir al Tenerife era un paso adelante en mi carrera, es un gran club con mucha historia y una enorme masa social detrás. Y está claro que tiene repercusión y cuando las cosas van bien, es mucho más fácil y cuando no van como deseamos, pues estamos más expuestos a la crítica, como es normal, porque para eso somos futbolistas.

Llegó al Tenerife casi de manera inesperada y, sin embargo, ha conseguido asentarse en el once. Es como llegar y besar el santo, ¿no cree?

Llegué el 18 de agosto, dentro de las dos últimas semanas de mercado, fue una buena alegría y desde el primer momento he intentado trabajar al máximo para ayudar a mis compañeros. Y he logrado lo que más me gusta, que es jugar de inicio.

¿Qué le pide al futuro, tanto colectiva como individualmente?

Cumplir nuestros objetivos. Cuanto antes alcancemos los 50 puntos, antes podremos mirar hacia otras metas. Y a nivel individual, disfrutar de esta experiencia.

¿Qué hay que hacer para ganarle al Leganés el sábado?

Mínimo, hay que trabajar como ellos, que son intensos y rápidos y si conseguimos equilibrar eso, tenemos mucho ganado, sobre todo jugando en casa.

¿Cree que ganar este partido supondrá el impulso necesario para dejar de mirar hacia abajo, al menos por el momento?

Como la clasificación en Segunda División está muy comprimida, de vencer el sábado, se daría un paso muy importante después de lo que hemos pasado. Aunque tampoco es una situación como para dormirse porque al final en Segunda División vienen rachas malas de tres o cuatro partidos sin ganar. Así que cuanto antes se logre el objetivo de los 50 puntos en la jornada 35 o 30 pues mucho mejor para todos.

¿Cómo afrontó ese mal momento inicial del equipo en el que las críticas arreciaban contra el grupo y algunos jugadores como usted mismo?

Eso va en el cargo. Cuando un equipo no gana y no consigue los objetivos, estás expuesto a las críticas que vienen tanto del aficionado como de la prensa. Pero hay que abstraerse de eso, seguir trabajando y los resultados cuando uno trabaja terminan llegando.

¿Pero en esos instantes en los que no acompañaban los resultados llegó a pensar que podía volver a vivir una situación similar a la que experimentó la temporada pasada con el Sabadell, equipo que finalmente descendió?

Al final uno no puede estar pensando que cuando algo empieza mal va a terminar igual porque son 42 jornadas y sabes que es nuestra responsabilidad salir de esa situación en la que estamos. Así que en lo que piensas es en trabajar para revertir ese mal momento. Sabes que quedan muchas jornadas por delante y tienes que tratar de disfrutar del fútbol siendo consciente de que eso pasa rápido.

Se ve que Agné tiene mucha confianza en usted y cada vez que se le presenta la oportunidad lo alaba. Imagino que esto ha de ser motivo de orgullo para cualquier futbolista.

Siempre que tu jefe te reconoce tu trabajo y es de su gusto uno se siente realizado. Yo trabajo día a día para demostrar que puedo jugar y al final mi propósito es devolver esa confianza que el míster ha depositado en mí, al igual que a Alfonso Serrano por firmarme.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine