Fútbol . CD Tenerife

 

Toño Hernández: "El Tenerife es el único club de mi carrera"

"Llegó un momento en el que tomé la decisión de abandonar mi puesto en el club y aún no sé si fue lo acertado", asegura el adjunto a la Secretaría Técnica del Tenerife

05.10.2015 | 11:08
Toño Hernández, adjunto a la secretaría técnica blanquiazul.

¿Cómo afronta esta nueva etapa en el Tenerife?

Con mucha alegría, con mucha ilusión y ganas de trabajar.

A estas alturas de su vida, ya no hay ninguna duda de que el Tenerife es su único club.

Es el único club de mi carrera y de mi vida, porque no tengo otro. Es un club donde he hecho de todo.

Ya solo le falta presentarse a presidente.

No, no... (risas). De eso ya se ocupan otras personas.

¿Cómo surge la opción de volver?

La opción surge porque desde la Secretaría Técnica se me llama y se me propone volver. Acepté sin dudar.

¿Por qué dijo que sí?

Yo creo que me llaman por mi historial, por las ganas que tengo de ayudar y porque conozco a quienes están dentro: a Alfonso Serrano, a Sesé...

¿Y todavía hay que concretar sus funciones?

Sí, es un asunto que está pendiente de resolver, pero se arreglará enseguida, sin problema. Seguro.

Pero el club ya ha comunicado que su labor no va a ir encaminada exclusivamente a ayudar al primer equipo, sino también a la cantera.

Sí, todo lo que abarca la Secretaría Técnica, tanto el primer equipo de la institución como los filiales. Eso es algo que me motiva y que me ilusiona especialmente.

Se le nota con ganas de empezar.

Sí, esa es la verdad. Hemos hablado y me han dado muchísima confianza, que es lo que uno necesita para empezar con garantías. Cuando te dan confianza, es cuando mejor trabajas.

¿Qué ha cambiado respecto del momento en el que optó por dejar el club?

Llegó un momento en el que tomé esa decisión, no sé si equivocada o no. Pero llevaba mucho tiempo en el club y decidí dar un paso al costado, pero mi sentimiento hacia el Tenerife no ha cambiado ni un ápice. Era del Tenerife antes y soy del Tenerife ahora.

Ese paréntesis, ese tiempo alejado del día a día del club... ¿le valió para confirmar que es el fútbol lo que más le gusta?

Sin duda. Independientemente de que este tiempo lo dedicara a un negocio particular, el fútbol es mi vida. Es lo que me ha dado la posibilidad de conocer a muchísima gente y de vivir un sinfín de experiencias, unas buenas y otras no. Es algo que agradezco a este deporte y sobre todo al Tenerife.

¿Se acuerda de su primer día en el club?

No exactamente, pero sí me acuerdo de que llego porque mi familia se desplaza desde Las Palmas por motivos personales. Nos vinimos para Tenerife y fue una suerte, porque hubo un torneo en Tacoronte, gusté a un técnico que trabajaba para los juveniles y ahí empezó todo. Eso fue un sábado y el domingo ya estaba fichado.

¿Ahí comienza su camino hacia el primer equipo?

Sí, y no fue fácil. Fue un camino largo. Era una etapa en la que el Tenerife no estaba económicamente boyante, pero recibí todo tipo de buenas atenciones. Aporté sacrificio, casta, ganas y la ambición de crecer. Así llegué al equipo profesional. Del juvenil pasé al aficionado, y del aficionado a jugar con los mayores en apenas un año y medio. Pasó todo muy deprisa.

En aquella época, ¿ser canterano era más o menos difícil que ahora?

En aquel tiempo también había competencia. Había muchos jugadores de la Península, algo a lo que tampoco se ha de renunciar. Al fin y al cabo, también aportan y sienten los colores. Pero subir desde los filiales ha sido complicado siempre. Lo importante es que la apuesta por los canteranos tenga continuidad. A través de esta fórmula ya se consiguió un ascenso con Cervera y me parece bien que se siga mirando hacia las categorías inferiores.

Es usted el segundo futbolista de la historia del Tenerife con más partidos jugados, ¿con cuál se quedaría de todos ellos?

¿Un partido? El del ascenso ante el Betis. Aquel partido marca un antes y un después en la historia del Tenerife. También cambió mi vida. El cambio fue radical. Ese encuentro en sí nos dio la posibilidad de jugar en Primera y luego crecer, hasta el punto de que hasta jugamos la UEFA. Después de 29 años, aún lo recordamos como el momento clave en la historia de la entidad.

Y si le preguntara por un futbolista de los que coincidió con usted, ¿con cuál se quedaría?

Por supuesto Rommel fue uno de los principales artífices de que tuviésemos la opción de ir a Primera. Y también me quedaría con Guina, sin duda uno de los mejores centrocampistas que ha tenido el club. Luego con Del Solar, Felipe, Quique Estebaranz, Antonio Mata, César Gómez, Paqui, Berges... Un montón de jugadores que también fueron parte de la historia bonita de los años gloriosos del Tenerife. Pero es que hay muchos: Belza, Chalo, Quique Medina... También fueron claves en su momento.

¿Y el Toño entrenador? ¿Con qué momento se queda?

Con los dos años con José Luis [Oltra] y con el ascenso. Empezamos titubeantes la primera temporada. La segunda la iniciamos bien y acabamos creyendo en la opción de subir, que finalmente conseguimos. El trabajo realizado fue genial.

Más tarde incluso tuvo la opción de ejercer de primer entrenador.

Sí, y me quedo con que los jugadores brillaron y disfrutaron en esos dos partidos. Aquella oportunidad me la dio precisamente Alfonso.
¿No ha pensado en escribir un libro?

No, porque no todo lo puedo contar. Se suele decir que uno vale más por lo que calla que por lo que cuenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine