Baloncesto | . Liga Endesa
Valencia Basket 10073Iberostar Tenerife
 

Una derrota que obliga a mejorar

El Iberostar cae de manera clara en su último duelo de preparación

05.10.2015 | 13:53
Abromaitis trata de dar un pase ante la defensa del Valencia.

Borrón para acabar la pretemporada. El Iberostar Tenerife puso ayer punto final a su calendario de encuentros de preparación con una clara derrota frente al Valencia Basket. Un tropiezo sin daños colaterales pero que dejaron al descubierto varias de las carencias que manifiestan de manera patente los isleños a menos de una semana para el arranque liguero. Los de Martínez fueron superados en todo momento por el cuadro taronja, que gracias a un parcial de 16-0 en el primer cuarto puso tierra de por medio para luego vivir de las rentas con ventajas que rondaron siempre la decena, hasta un nuevo arreón en el tercer cuarto que hizo claudicar de manera definitiva a los laguneros, que llegaron a estar 31 abajo (91-60, 32´).

Cierto es que los tinerfeños presentan como sólida coartada el haberse medido a un rival de otra liga, con una profunda plantilla y llamado a codearse con los más grandes de la Liga Endesa; pero no es menos cierto que los aurinegros ofrecieron ayer en La Fonteta pocos momentos de solidez y brillantez; o en su defecto menos de los que habían mostrado en los encuentros anteriores frente a CAI, Estudiantes y Sevilla. Errores que más allá de una cierta ausencia de fluidez ofensiva tuvieron su punto más significativo en la parcela defensiva. Y es que atrás ayer el Iberostar estuvo muy lejos de ese equipo que este año pretende ser algo más agresivo cerca de su aro.

Los 100 puntos recibidos (82 ya al final del tercer cuarto) por los isleños hablan bien a las claras de las flojas prestaciones de los canaristas. Sufrieron especialmente los canaristas para llegar a los lanzamientos exteriores de su rival, muchos de ellos liberados, si bien es cierto que varios de los aciertos taronja llegaron al filo del reloj de 24 y de manera sufrida. Desprotegida la línea exterior, los tinerfeños también se las vieron tiesas dentro de la zona, ya que tanto como Sekulic y Rey fueron siempre inferiores a Hamilton y Dubljevic respectivamente. Así se cimentó el 16-0 con el que los de Pedro Martínez dejaron contra las cuerdas a los isleños (22-5).

Pero lejos de venirse abajo el cuadro lagunero ofreció los que quizá fueron los mejores momentos de la tarde. Con la dirección de Richotti y la solvencia de Beirán primero, y con la aportación exterior de Carter y San Miguel después, los tinerfeños llegaron a colocarse a ocho (31-23). Pero fueron solo unos instantes, ya que el Valencia siguió con la puntería afinada para dispararse a los 53 tantos al descanso. Solo sendos triples de Abromaitis y Beirán permitieron que la desventaja canarista se quedara en 11 en el intermedio.

Seguían en partido los aurinegros, pero a la vuelta de vestuarios el Valencia subió un punto su intensidad defensiva, y el Iberostar claudicó al faltarle frescura en sus ataques (62-44 y 69-48). Casi en un abrir y cerrar de ojos el choque había quedado visto para sentencia. Quizá por ello, sabedor de no poder discutirle el triunfo a su oponente, el cuadro lagunero se quitó un peso de encima, y recordó, al menos en ataque, a ese conjunto que hasta el año pasado jugaba de memoria. Fluidez que solo sirvió para evitar una desventaja mayor (73-53) antes de la puntilla final con tres triples seguidos de los locales (82-53).

El último cuarto sobró. Correcalles en algunos momentos, festival de triples en otros instantes, y píldoras de Richotti para la galería (ayer cinco asistencias). Intercambio de canastas y minutos para que los canaristas intentaran apretar las tuercas y pulir detalles que en Badalona, dentro de solo cinco días, ya no tendrán margen de error.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine