Baloncesto
XVIII Torneo Internacional Cadete Villa de La Orotava 

Un 2,29 de solo 14 años

Robert Bobroczky, jugador cadete del Stellaazzurra Basketball Academy, asombra estos días en Tenerife por su extraordinaria altura

26.09.2015 | 00:56
Bobroczky en el partido que su equipo jugó ayer contra el Real Madrid.

El simple hecho de que aparezca por el Colegio Salesianos de La Orotava, donde estos días se celebra el CB San Isidro celebra su XVIII Torneo Internacional, ya despierta la admiración de cualquiera. Lo mínimo ante una figura, la de Robert Bobroczky, que a sus 14 años ya alcanza los 2,29 metros. Una figura descomunal de por sí y cuya relevancia es todavía mayor ante adolescentes que, en el mejor de los casos, apenas superan los dos metros de altura.

Al margen de la calidad de los contendientes, el interior rumano se ha convertido, sin duda, el gran atractivo de esta cita veraniega de La Orotava. La presentación en suelo español de un proyecto por esculpir. Un delicado, complicado y holgado trabajo. Una labor que, a tenor de no pocos antecedentes, parece casi abocada al fracaso. Muy pocos, con sus características, han logrado llegar a hacerse un nombre destacado en el baloncesto profesional. Escasas excepciones que rompen con las reglas de la naturaleza. Pequeño resquicio en el que creen en el Stellazzurra Basketball Academy italiano. Solo ellos han apostado ciegamente por él.

Despierta admiración

Otros equipos de primer nivel europeos miran todavía de reojo a Robert,que el pasado curso se decidió por un centro formativo de Roma con un enorme prestigio en su país y que ha apostado por este gigante rumano, todavía en fase de crecimiento y para el que las previsiones no descartan que alcance los 2,35. Contados han sido los que triunfaron en parámetros similares. Solo Yao Ming (2,29), Shawn Bradley (2,30), Manute Bol (2,31) y Georghe Muresan (231) se hicieron un hueco entre los más grandes –en el amplio sentido de la palabra– de este deporte.

En medio de su lenta configuración como jugador de baloncesto, Bobroczky pasa estos días por La Orotava. Una escala que lejos de despertar la mofa o la burla de aquellos que ven en él una figura lenta y descoordinada, ha levantado "la admiración y la simpatía" de los aficionados que se están dando cita en el Colegio Salesianos. Así lo asegura Ermis Papakonstantinou, coordinador técnico del CB San Isidro. "Indudablemente se le notan dificultades para jugar, no es demasiado ágil y se le escapan balones de las manos, a lo que añade unos pequeños problemas de espalda y de cadera, pero se le nota implicado y ha dejado unas cuantas buenas acciones; hace cosas bien", añade la misma fuente.

Ermis ve en Bobroczky un "proyecto para dentro de unos siete años", el periodo que a su entender tardará en "saberse si acabará siendo jugador profesional o no". Por ahora, "y aunque en su categoría no es determinante, es cierto que a los pívots de España ha logrado intimidarlo y taponarlos en algunas ocasiones". "Ahora mismo", añade el técnico del San Isidro, "el trabajo físico es lo principal". "La prioridad, según comentan en su club, es que no se lesione y vaya conociendo el juego, para ganar peso y musculatura".

Ayer, en el duelo ante el todopoderoso Real Madrid (que los blancos ganaron por un claro 47-75), Robert apenas pudo hacer valer su 2,29. Su diferencia de altura quedó en evidencia ante rivales ya mucho más formados físicamente y con una calidad técnica superior a la media de su edad. Sin embargo, el jueves, en el debut frente al CB San Isidro, el rumano sí fue un gigante para los jugadores del club isleño. "Las sensaciones cuando juegas contra él son tantas que no sabes cómo describirlas. Por un lado incredulidad por su gran envergadura; por otro la impaciencia por conocer el tope de este jugador; y también preguntas más sencillas sobre cómo será su vida cotidiana", comenta Pablo Minguer, técnico del Sani cadete. "Impresiona enormemente las buenas manos que tiene, su agarre es bueno y su mecánica de tiro denota que hay un volumen de trabajo técnico detrás importante", añade este mismo preparador de formación. Solo el tiempo dirá si este gigante sabrá, y podrá, sacar provecho de una desmedida altura al alcance de casi nadie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine