Fútbol. Primera División Femenina

Turbulencias en el Granadilla

El club sureño expulsa a su jugadora Reichel, destituye a los técnicos del ´B´ y dimite el director deportivo - Clavijo dice que se va por "incompatibilidad" con su trabajo

23.09.2015 | 16:53
Reichel, en una acción del Granadilla-Betis del curso pasado.

Las aguas bajan turbias en la UD Granadilla Tenerife Egatesa. En las últimas horas se han producido unas incidencias en el seno del club sureño que han desembocado en la marcha de cuatro integrantes de la entidad que preside Sergio Batista. Por un lado, el presidente se vio obligado a expulsar a la jugadora del primer equipo Reichel, después de que su entrenador, Toni Ayala, presentara un informe negativo acerca de la conducta de la delantera. Mientras que el director deportivo del Granadilla, Andrés Clavijo, ha dimitido justo después de que fueran destituidos los dos técnicos del filial, a los cuales había contratado él mismo.

En relación con la baja de Reichel, el presidente Sergio Batista le trasladó a la atacante isleña que su entrenador no la quería en el equipo y que por tanto no tenía más remedio que invitarla a que se fuera. La jugadora no estaba conforme con el protagonismo que estaba concediéndole Ayala esta temporada y, como consecuencia de ello, adoptó una actitud que no fue del agrado del preparador grancanario. Especialmente, la que este percibió durante el tramo final del encuentro frente al Transportes Alcaine, en Zaragoza, donde después de llevar desde la finalización de la primera parte calentando, Reichel fue solicitada por su técnico para que sustituyera a una compañera en el minuto 36 de partido.

En el primer entrenamiento posterior a ese partido, Ayala llamó a capítulo a su jugadora y se produjo una acalorada disputa dialéctica entre ambos. Reichel no se presentó a entrenar los dos días siguientes y cuando lo hizo en el tercero, su entrenador le comunicó que había presentado un informe a la directiva, cuyo presidente informó de la decisión tomada a la futbolista.

En cuanto a la dimisión de Andrés Clavijo, esta tuvo lugar después de que Sergio Batista decidiera relevar de sus cargos a Nacho y Gari, entrenadores del Granadilla B. El motivo de estos ceses fue que los técnicos no convocaron a Mónica, una jugadora del primer equipo con ficha del B, para el partido del filial contra el Echedey de este pasado fin de semana. Y es que el club quiere que las integrantes del conjunto que dirige Toni Ayala que no participan a menudo en Primera se fogueen en el segundo equipo. Pero en este caso los entrenadores decidieron dejarla fuera de la lista porque esta no se presentó al último entrenamiento, aunque adujo problemas laborales.

Andrés Clavijo, por su parte, se limitó a manifestar ayer que se va de la UD Granadilla Tenerife por razones distintas a lo sucedido con los entrenadores del B. "Me marcho por la incompatibilidad de mi cargo como director deportivo con las funciones que desempeño en la Federación de Fútbol", declaró el profesional santacrucero. Sergio Batista también evitó entrar en polémica y manifestó que "está todo bien" y que si Clavijo ha decidido irse, "hay que respetarlo".

No obstante, y a tenor de estos acontecimientos, no parece que en el seno del Granadilla reine el ambiente más propicio para afrontar su tercera cita competitiva de liga. Después de dos derrotas, ante el FC Barcelona (1-3) y Transportes Alcaine (1-0), el triunfo el domingo (12:00 horas, La Palmera) ante el Rayo Vallecano se antoja necesario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine