Fútbol . CD Tenerife

Doblete de Suso, victoria y alivio

El capitán desempolva su mejor versión para brindar al tinerfeñismo su primera alegría en el nuevo curso (0-2)

20.09.2015 | 02:20
Dani Hernández ataja el balón en una acción de ataque del Llagostera.

Como el boxeador abocado a la remontada porque recibe un guantazo en el primer asalto. Como el tenista que se dispone a levantar una pelota de partido. Como el ciclista que emprende el esprint rezagado y se obliga a remontar a todos sus competidores. Así estaba el Tenerife antes de comenzar su partido con el Llagostera. Era una final en la jornada cinco, un juicio sumarísimo a mediados de septiembre, un examen final para un equipo cuestionado. Y para su entrenador, con la guillotina al acecho y la presión en sus más altas cotas.
Difícil manejarse así, en medio de las urgencias. Pues bien, lo hizo a las mil maravillas el cuadro canario. Maduró el partido lo suficiente en una aceptable primera mitad, desarboló al adversario desde la intensidad, se mostró más fiable que nunca en la retaguardia y emergió Suso, héroe del partido, para firmar su segundo doblete en Segunda –el anterior también fue en Cataluña, contra el Sabadell– y abrochar la primera victoria del curso. Fue un alegrón, una liberación superlativa. No con un fútbol brillante ni una actuación primorosa, pero en partidos de esta guisa claro está que lo último es la cosmética.

Agné volvió a sorprender en la confección del once y apostó por tres pivotes, uno de ellos Cristian. Fuera de su demarcación más habitual, se vio lucir al catalán más que en ningún otro partido y el experimento dio resultados. También porque la mayoría de futbolistas del plantel dieron un paso al frente y firmaron su mejor actuación en cinco jornadas. Vitolo, Aurtenetxe, Pedro... Todos despuntaron en lo suyo. Y especialmente Alberto, imperial en la medular, que oposita con vigor a un sitio fijo en el once. Su partido fue sobresaliente.

El caso es que el entrenador eligió a los futbolistas más curtidos del plantel y su elección resultó vencedora. La cruz fue para el Llagostera, que nunca demostró cuánto le importaban los puntos. Si angustiosa era la posición del Tenerife, tampoco para muchas alharacas estaban los catalanes. Aunque más acostumbrados a batirse en el lodo y con la experiencia en la mochila del curso pasado -de desahuciados a aspirantes-, los anfitriones demostraron un comportamiento decepcionante, lejos del afán por gobernar la partida. El cuero y el control fueron del Tenerife casi desde el minuto uno. Eso sí, le faltaba chispa al representativo. Ni Suso ni Lozano llevaron picante en las primeras aproximaciones a Moragón, que apenas sufrió sobresaltos.

Una de las claves de la victoria fue que jugó la defensa casi siempre alejada de Dani. Y cuando hubo apuros respondió el portero, ayer también sin dudas ni vacilaciones. El problema del representativo fue que tardó en traducir su dominio en goles. Así pudo dejarse los puntos en el comienzo del segundo acto, el rato que más sufrió. Fue cuando con más ahínco empujó el Llagostera, con pocos (y pobres) argumentos para sostener su credibilidad. Sus dudas las aprovechó Pedro para asistir a Suso en la acción del 0-1. Si el pase fue descomunal, igual de eficiente resultó la definición. Con sangre fría, sereno y letal, imantó la bola a la bota y chutó, implacable. Su gol sonó a música celestial.

La contienda cambió y obligó al Llagostera a variar el guion. Ni así pudo remontar y tampoco las permutas (Benja y Pitu) le trajeron buenas noticias. Siempre estuvo más presente la sensación de que llegaría antes el segundo que el empate. Así fue. Y otra vez fue Suso quien ejerció de verdugo. A su segunda cita con el gol se demoró más el momento de la ejecución pero resultó igualmente efectivo. El balon acabó en la jaula y el marcador, cerrado. No hubo más movimientos que el del público para irse y el de los futbolistas blanquiazules para festejar -por todo lo alto- una victoria colosal. El triunfo es un alivio, una inyección de oxígeno, el mejor estímulo al desánimo. Para el Tenerife ya llueve menos.

Cuarto doblete del capitán

Un nombre propio en la primera victoria de la temporada, el de Suso, que esta misma semana reconocía que había de mejorar en la definición y ayer lo hizo a lo grande. El capitán blanquiazul firmó los dos goles que dieron la victoria al representativo. Se trata de su cuarto doblete desde que luce la elástica tinerfeñista, el segundo en Segunda División.

La primera vez que Suso hizo dos dianas con el Tenerife fue en noviembre de 2012 en un partido frente al Marino que acabó con una de las goleadas más contundentes de aquel curso en Segunda B. No en vano, los insulares hicieron hasta cuatro dianas frente al cuadro luanqués. Poco tiempo después, a comienzos de 2013, el isleño volvió a materializar dos tantos, los que sirvieron para batir al Salamanca en el Rodríguez López. Igual que ayer, Suso fue ese día el único realizador del representativo.

Más reciente es el recital de eficiencia que Santana dio en Sabadell en condiciones semejantes a las actuales. Con el equipo en una posición delicada y urgido de su mejor versión a domicilio, el de Taco convirtió dos de los tres tantos que el equipo hizo en la Nova Creu Alta (1-3). Sus aciertos fueron fundamentales para conseguir un triunfo que casi dio a los canarios la permanencia en Segunda División A.
El tinerfeñista había pasado por serias dificultades en pretemporada para ponerse al nivel de sus compañeros, puesto que una visita obligada al quirófano (para someterse a una artroscopia en la rodilla) lastró su rendimiento y aún le mantiene fuera de su mejor versión. "Estoy ya al 85 por ciento", decía hace unos días. Ante el Oviedo en casa halló "mejores sensaciones" y ayer en el campo de Palamós firmó, sin discusión, su actuación más convincente del nuevo curso. Fue el hombre del partido.

Llagostera

Moragón; Masó, Fran Cruz, Escassi, Samuel de los Reyes (Giva, 72´), Querol, Tito, Emilio Sánchez (Pitu, 68´), Imaz, Juanjo y Mosquito (Benja, 59´).

CD Tenerife

Dani Hernández; Raúl Cámara, Germán, Carlos Ruiz, Aurtenetxe, Cristian García (Ricardo León, 90´), Alberto, Vitolo, Suso (Nano, 86´), Lozano (Nadjib, 74´) y Pedro.

Goles: 1-0 (61´) Suso. 2-0 (/0´): Suso.
Árbitro: Juan Manuel López Amaya, del comité andaluz. Asistido por José Alcoba Rodríguez y David Maldonado Urbina. Amonestó a los locales Tito (16´), Benja (63´), Samuel de los Reyes (69´) y Fran Cruz (90´); y a los visitantes Aurtenetxe (36´), Alberto (52´) y Suso (82´).
Incidencias: Partido disputado en Palamós ante 1.400 espectadores. Asistió al palco el directivo Corviniano Clavijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine