Fútbol. CD Tenerife

La hora de levantarse

Raúl Agné se juega su futuro a una carta en un duelo por todo lo bajo

19.09.2015 | 01:28

La ecuación es sencilla para el Tenerife y su entrenador. Ganar es coger aire; cualquier otro resultado multiplicaría las complicaciones y, en caso de Raúl Agné, le precipitaría al abismo. No hay más solución que la victoria en un duelo por todo lo bajo (Municipal de Palamós, 17:15 horas) cuyo único antecedente trae malos recuerdos al representativo. Fue el año pasado y el cuadro blanquiazul cuajó uno de los partidos más lamentables de la era Cervera, al que puso nervioso la derrota y luego la rueda de prensa. Desde aquel trasquilón, el equipo ya no levantó cabeza.
La situación ahora es peliaguda como entonces. Un inicio lleno de espinas (cuatro derrotas y un empate en cinco partidos oficiales) ha recortado hasta la mínima expresión el crédito de Agné, cuestionado por sus resultados y también por sus vaivenes. Es una incógnita descifrar su apuesta para hoy. No obstante, su elección para el encuentro copero de Leganés hace pensar que hará coincidir a Abel con Vitolo ante la baja de Aitor. Según el técnico, al centrocampista (sancionado por su expulsión frente al Oviedo) le vendrá bien descansar.

El pivote madrileño es solo uno de los futbolistas veteranos que pasa por una crisis de juego y confianza. Otros como Raúl Cámara -al tran tran durante la semana por unas molestias en el glúteo-, Dani Hernández o Suso también han dar un paso al frente. Se espera de ellos su mejor nivel. O al menos una semejante a la que condujo al club a apostar por ellos como baluartes del proyecto. En el caso del capitán, ya casi olvidada su visita al quirófano y listo para competir. Así ya lo ha anunciado en vísperas del partido.

Agné avisa de que acompañará en el once a los jugadores experimentados de otros más bisoños. No obstante, dos de los canteranos con protagonismo en las últimas jornadas (Jairo y Omar) se quedaron fuera de la lista. Enfrente, el Llagostera tiene la ventaja de jugar como local y también la costumbre de saber manejarse bien en el barro clasificatorio. Para los catalanes, con uno de los presupuestos más cortos de la división, no es sorprendente ni nuevo -ya les ocurrió el año pasado- verse así a estas alturas. Su experiencia en situaciones de riesgo es un motivo de peso para no preocuparse. Distinta es la posición blanquiazul. Nadie en la Isla presagiaba un comienzo tan caótico. Toca reaccionar... o tomar decisiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine