Fútbol. CD Tenerife

El síndrome de los malos inicios

La primera victoria en partido oficial del representativo se ha retrasado como mínimo hasta el quinto intento en sus últimas cuatro comparecencias en Segunda División

18.09.2015 | 02:20
Cristian, cabizbajo tras la derrota ante el Oviedo.

Un problema que se repite. El Tenerife de este año casi está calcando los guarismos paupérrimos de sus últimos años en Segunda. Desde la temporada del ascenso con José Luis Oltra no se recuerda un inicio feliz. Con Gonzalo Arconada, hasta dos veces con Álvaro Cervera y ahora con Raúl Agné, el cuadro chicharrero tardó siempre un mínimo de cuatro compromisos oficiales en estrenar su casillero de victorias.
El año de la fatídica caída a Segunda División B fue especialmente ruinoso. El comienzo fue demoledor. Un plantel teóricamente confeccionado para subir a Primera halló serias dificultades para mostrarse competitivo. Los problemas de convivencia ya surgidos en la pretemporada en La Palma fueron un primer mal presagio.

Con Arconada al frente, el grupo blanquiazul sucumbió con estrépito en Girona (4-2) y a continuación ante el Elche, el Salamanca, el Rayo y el Celta. La mala racha fue más allá del quinto partido del curso y propició la destitución del técnico. Por aquel entonces, el consejo de administración presidido por Miguel Concepción tuvo en cuenta no solo el errático empezar, sino también el evidente distanciamiento del preparador vasco respecto de su plantilla.

Con Álvaro

La siguiente experiencia en Segunda fue con Cervera. Aupado por la alegría causada por el regreso al balompié profesional, el equipo aspiraba a tener una reentré mucho más favorable. Pero casi todo fueron estropicios. La derrota por la mínima ante el Alcorcón vino acompañada de dificultades para ganar en casa (empates con Hércules y el filial del Barça B), las proverbiales dificultades a domicilio y, cómo no, una eliminación en la Copa a las primeras de cambio.

En aquella ocasión, la directiva tuvo paciencia con el entrenador, que acabó la temporada y además estuvo próximo a clasificar al representativo para las series por el ascenso. La experiencia de su segundo año fue menos traumática en el comienzo pero acabó con su cese en la segunda parte de la temporada. En cuanto a los resultados iniciales, otro camino de espinas: derrota con la Ponferradina, empate con el Albacete y derrotas, una en la Liga y otra en la Copa, contra el Girona en Montilivi). La primera victoria llegó al quinto intento frente al Mirandés. Entonces también, Concepción y su consejo optaron por manejarse desde la prudencia y descartaron de cuajo un despido tempranero. Y esperaron, igual que ahora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine