Fútbol. CD Tenerife

Urgencias en septiembre

La visita del Oviedo exige una mejor versión del Tenerife, que busca en casa su primera victoria de la temporada

13.09.2015 | 02:04

Ni los críticos más acérrimos con la gestión deportiva del Tenerife podían augurar un inicio tan errático ni los pronosticadores más pesimistas podían elucubrar un equipo colista en la cuarta jornada. Una pretemporada de resultados notables y la continuidad en el proyecto de los baluartes del curso pasado –se supone que como aval de estabilidad– hacían pensar en una singladura con menos sobresaltos y más alegrías. De momento, ni una. Tampoco la Copa del Rey trajo buenas noticias a la tropa de Agné, que hoy comparece al segundo partido en casa del nuevo curso (Heliodoro, 18:15 horas) con estas urgencias de septiembre que nunca son recomendables.

La visita del ilustre Oviedo exige del representativo su mejor versión. No en vano, el cuadro azul viene liberado de cualquier presión y con la moral por las nubes tras sus más recientes resultados. El último, una convincente victoria con mayoría de suplentes (2-1 ante el Valladolid) en el torneo del KO. En el Tenerife, en cambio, son todo dudas. Desde el estado de forma de su portero, antaño incuestionable, hasta el funcionamiento ramplón de la defensa, donde habrá cambios otra vez. Hasta 11 balones han recogido los blanquiazules de su propio arco, mal síntoma para un equipo que iba a hacer de la solidez una de sus grandes enseñas. La señal más evidente de endeblez es que no carbura ni Aitor, hoy protagonista por su reencuentro con su exequipo, del que fue capitán y alma máter. Hace dos veranos dejó el Oviedo contra todo pronóstico y se embarcó en la entidad insular con el reto de encajar en Segunda, categoría que solo había probado con el Real Unión. El desafío está más que superado y en la cita con los asturianos quiere rendir al nivel óptimo que le hizo importante allá donde jugó. Una mejoría en sus prestaciones ya sería un buen primer paso en el camino del Tenerife hacia su mejor versión.

En las filas insulares, Agné podría repetir el experimento conservador de la Copa del Rey (cinco defensas, dos de ellos carrileros largos), con el que quedó muy conforme. El estado físico de Pedro Martín, con molestias durante la semana, hace pensar en la titularidad del argentino Tommy Martínez en compañía de Lozano. El Choco está siendo hasta la fecha el argumento ofensivo principal de un equipo al que no le basta solo con el empuje y los aciertos del hondureño. Hoy agradar es obligatorio y vencer se presume imprescindible. Mal paisaje nada más empezar. En este Tenerife de sobresaltos, las prisas aparecen demasiado pronto. Jornada cuatro y el proyecto ya baila sobre el alambre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine