Fútbol. CD Tenerife

Aitor, ante su partido más especial

El madrileño era el alma máter del Oviedo cuando se marchó para venir a Tenerife

11.09.2015 | 00:01

Aitor Sanz disputa este domingo (Heliodoro Rodríguez, 18:15 horas) uno de los partidos más especiales de la nueva temporada. El madrileño se reencuentra con el Real Oviedo en Segunda, ahí donde le quería ver. "Algún día, vuestro esfuerzo se verá recompensado", fueron sus palabras para la afición azul tras dejar el club del Principado en una de las decisiones más difíciles de su carrera.

Tras fracasar el cuadro asturiano varias veces consecutivas en su intento por volver a categoría profesional, Aitor pidió a la masa social oviedista que entendiera que "no podía desaprovechar" la ocasión de dar el salto a Segunda. Se lo ofrecía el Tenerife, club con el que inició su segundo periplo en la competición de plata después de su estancia en el Real Unión. Una noche del verano de 2013, una misiva del carismático centrocampista sorprendieron a la afición del que entonces era su equipo.

Sanz ejecutó una cláusula unilateral que figuraba en su contrato con los asturianos para romper su relación y cambiar de aires. Lo hizo con mucho dolor, ha reconocido, puesto en Oviedo se sintió siempre como en casa. Es Aitor un futbolista "que trata de hacerse al sitio al que va", ha contado en alguna ocasión. Así se entiende su excelente y rápida adaptación al Tenerife, donde se convirtió en una pieza elemental y en un tipo idolatrado por la grada en un tiempo récord. Sus buenas actuaciones sobre la cancha le valieron una celebrada renovación de contrato que se produjo incluso antes de que fuese estrictamente necesario.

El duelo que viene tiene el atractivo de que se produce con los astures de nuevo en la Liga Adelante, una conquista que han perseguido casi hasta el hastío. Afortunadamente para el Oviedo se ha cumplido la profecía de Aitor. "Me llevo una de las experiencias más bonitas de mi vida y, si me permitís, un trozo de oviedismo en mi corazón. Gracias por todo lo que me habéis dado y hala Oviedo. ¡Volveremos!", apuntó en su despedida.

Sanz había aterrizado en el conjunto azul en el curso 2010/11 de la mano de Pichi Lucas después de acabar su contrato con el Real Unión. Pronto se granjeó la admiración del graderío y el respeto de su compañeros. No en vano, fue primer capitán durante dos campañas en Oviedo. En el Tenerife ha calcado tales pasos y ahora también tiene esta misma condición cuando falta Suso sobre el césped.

Nacido en San Agustín de Guadalix (Madrid) en 1984 y tras formarse en las categorías inferiores del San Sebastián de los Reyes, Aitor no desentonó primero en su debut en Segunda B y luego cuando le tocó estrenarse en Segunda. No tiene dudas cuando asegura que las etapas que más le han marcado en su trayectoria deportiva son justamente las que ha firmado con los colores de los equipos que se miden el domingo.

Ejemplo de compañerismo y compromiso, de sobra tiene asumido que no celebrará un gol si marca. No es algo que haga con frecuencia pero que estaría bien para quebrar una mala racha con el Tenerife que se prolonga ya por cuatro partidos (tres de liga y uno de la Copa), donde ni de lejos se ha visto al mejor Aitor. Nadie tiene dudas de que aparecerá pronto, quién sabe si precisamente ante su Oviedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine