Baloncesto. Liga Endesa

Una apuesta por descubrir

El norteamericano Kerry Carter es el sexto jugador sin experiencia previa en España ni en Europa que, en estas doce temporadas, ha fichado Alejandro Martínez para el CB Canarias

08.09.2015 | 02:00
Kerry Carter celebra un triple en un partido con su universidad.

Desde que Alejandro Martínez se hiciera con las riendas técnicas del CB Canarias, un 15 de junio de 2004, la filosofía del cuadro lagunero en materia de fichaje, al menos en lo que a sus jugadores foráneos se refiere, parece muy marcada. Tanto el citado entrenador como Aniano Cabrera, director deportivo, no solo se fijan en las cualidades deportivas de cada uno de sus fichajes, sino que se esmeran en escudriñar sobre la forma de ser, personalidad, costumbres y entorno en el que se mueven dichas incorporaciones. El objetivo, evitar, en la medida de lo posible, malas experiencias con jugadores que no se adapten al grupo.

El análisis, si cabe, resulta aún más minucioso cuando se trata de incorporar un extranjero, y por número, los norteamericanos se llevan la palma. Y ahí el CB Canarias prefiere ir sobre seguro hasta el punto de que, en estas 12 temporadas, casi se cuentan con los dedos de una mano los baloncestistas que han llegado al club lagunero sin una experiencia previa en España o, como mínimo, en el basket europeo. Tal vez por ello sorprende el fichaje de Kerry Carter, recién salido de la Universidad de Saint Mary´s.

Desde el curso 2010/11. Hacía cinco años que Martínez y Cabrera no apostaban por un rookie. Quizá la experiencia vivida en la campaña 2010/11 les llevara a varias reticencias al respecto. Ese año el CB Canarias ficharía a Mac Koshwall, un pívot sudanés de la Universidad DePaul que nunca dio el rendimiento esperado y al que le acabó de sentenciarle la inevitable comparación con Jakim Donaldson, al que sustituía ese curso.

Indisciplina. También ese curso salió rana Rod Flemings, un alero que promedió 8,1 puntos y 3,1 rebotes en 15 partidos, pero que no encajó en el conjunto isleño debido a un par de acciones de indisciplina. La última de ellas, un reiterado retraso en su vuelta de Estados Unidos, donde había viajado con permiso del club. Dichos incumplimientos provocaron la rescisión de su contrato y la manifestación pública de un Martínez "decepcionado" con una pieza que considera clave en el equilibrio de aquel equipo.

Desde Louisville. Para dar con otro extranjero llegado al Canarias sin experiencia previa en el baloncesto del Viejo Continente hay que remontarse a la campaña 08/09, cuando David Padgett llegó a finales de noviembre para cubrir la baja de un Darrell Harris que no hizo valer el MVP logrado la temporada anterior en Portugal. Recién salido de Louisville sus números en 24 choques fueron un tanto discretos: 6,4 puntos, 6,2 rebotes y 8,9 de valoración. Insuficiente para convencer, si bien al año siguiente recalaría en el UB La Palma.

El único que repitió. Ya un escalón por debajo –LEB II–, y en el año del estreno de Alejandro Martínez en el banquillo del Ríos Tejera (04/05), el CB Canarias se decantó por otro novato Jerald Fields, recién salido de la East Tennessee State. La suya ha sido, por ahora, la apuesta de este tipo con mejor resultado, ya que el versátil ala pívot estadounidense completó un notable estreno (13,4 puntos, 7,2 rebotes y 16,6 de valoración) para ganarse la renovación, si bien en su segundo año sus prestaciones bajaron un tanto: 9,8 puntos y 6,5 rebotes para 12,7 de valoración. Esa campaña también se tiró de Guillermo Lábaque por la grave lesión de Álex González, si bien el papel del argentino fue residual desde un primer momento.

Desde la NCAA II. Precisamente en ese segundo curso como aurinegro de Fields el CB Canarias también se fijó en otro rookie, Gimel Lewis. Un 2,11 trinitense salido de la Universidad de Mobile, en la segunda división de la NCAA. Sobre el papel una decisión arriesgada que, sin embargo le salió bien a Martínez y a Cabrera. En 34 encuentros promedió 11,6 tantos, 8,8 rechaces, 1,9 tapones y 17,8 de valoración, con un papel sobresaliente en el play off de permanencia contra el Pamesa Castellón. Si el rendimiento de Carter fuera similar al que en su día dieron el propio Lewis y Fields, Martínez se dará por satisfecho. Pero por ahora, Kerry es un melón: hasta que no se abra no se sabrá cómo puede estar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine