Fútbol. Entrevista. Capitán del CD Tenerife

Aitor Sanz: "No ha sido una derrota normal y por eso nos ha dolido muchísimo"

"No tenemos una explicación concreta a lo que pasó, simplemente ellos estuvieron metidos en el partido y nosotros no", afirma el jugador blanquiazul

27.08.2015 | 13:47
Aitor Sanz, en una acción del partido del pasado domingo en Soria.

A Aitor Sanz no hacía falta preguntarle acerca de su estado de ánimo porque su semblante ya lo delataba. El madrileño, que estrena capitanía esta temporada, respondió ayer a las preguntas de esta entrevista con la amabilidad que le caracteriza, pero con un tono de voz y una seriedad propia del que aún no ha terminado de reponerse de un gran disgusto. Una prueba de que la amargura producida por el 6-3 de Soria perdura en el vestuario, si bien en él son conscientes de que el Nastic debe pagar ahora los platos rotos.

¿Pasados tres días después del batacazo de Soria, qué reflexión ha hecho de lo acontecido en ese partido?

Que fue, sobre todo, una segunda parte muy mala por nuestra parte. Un resultado duro, que nos ha hecho daño y que tenemos la oportunidad esta semana de lavar un poco nuestra imagen y darle la vuelta.

¿Tiene claras las causas que originaron tal descalabro en esos segundos 45 minutos?

Tampoco es que tengamos una explicación muy concreta. Simplemente ellos estuvieron metidísimos en el partido y nosotros no.

Si algo positivo tiene el fútbol es que cada fin de semana ofrece una opción de revancha, supongo que ya pasa por la mente de todos ustedes ganarle al Nastic y hacer borrón y cuenta nueva, ¿no es así?

Sí, esa es una de las cosas buenas de este deporte, que cada fin de semana tienes una reválida y a ver si aquí con nuestra gente somos capaces de hacer un gran partido y de recuperar esas buenas sensaciones que dejó la pretemporada.

¿El vestuario ha conseguido recuperarse de ese resultado tan contundente o aún dura el escozor y el mal cuerpo?

Es una derrota que duele mucho, no ha sido una derrota normal. Los primeros que lo sentimos así somos nosotros y es cierto que hace daño, pero somos jugadores profesionales y tenemos gente lo suficientemente veterana en el vestuario como para darnos cuenta de que debemos pasar página ya y de que el domingo tenemos que hacerlo bien.

¿Pero pesa más la influencia de la derrota ante el Numancia que las sensaciones positivas que dejó el Tenerife en toda la pretemporada?

Nuestra verdadera identidad creo que es la mostrada durante la preparación previa al comienzo del campeonato pero nos llevamos un palo muy duro y tenemos que poner ahora todo de nuestra parte para que el domingo borre todo esto que sentimos ahora.

¿Vivir estos golpes le suponen ahora, por su condición de capitán, una responsabilidad añadida?

A mí no, a lo mejor a otros jugadores sí. Es que yo soy una persona que intento comprometerme con las cosas que hago y a mí el hecho de ser capitán no hace que me duela más este tipo de derrotas. Siempre he sufrido igual cuando pierdo y más de esta manera, independientemente de que desempeñe o no esta nueva función dentro del equipo.

¿Y le agrada de manera especial ser capitán o le es indiferente?

No, tampoco es que me dé igual. Desde luego que es un orgullo poder representar una entidad como esta y de ser casi como una representación de tus compañeros. Lo que está claro es que esto conlleva una responsabilidad, hay que llevarlo con dignidad, orgullo y respeto. Y yo intento hacerlo lo mejor posible.

Ahora llega el Nastic, un recién ascendido. ¿Cuáles son las claves para demostrar el domingo de entrada que el Tenerife es mejor?

Tenemos que recuperar nuestra identidad, la manera de jugar que nos dio la salvación el curso pasado, las buenas sensaciones de la pretemporada e ir un poco por ese camino. No va a ser fácil porque seguro que el Nastic nos va a poner muchas trabas pero habrá que darlo todo para superarlas.

¿Saldrá el Tenerife con muchas precauciones defensivas a tenor de los seis goles encajados en Los Pajaritos?

Se intentará salir a jugar como lo hacemos habitualmente, pero al venir de un partido así cuesta un poco más. Nuestra intención es la que es, hacer el juego que hemos venido haciendo hasta ahora y luego ya veremos, en función de cómo se vaya desarrollando el partido, si tenemos que aplicar un juego más directo o algo más combinativo. Dependerá de la situación del partido porque en un encuentro se dan muchas situaciones y para cada una de ellas hay una forma de jugar determinada.

Lo que sí esperarán el domingo es sentirse arropados por la afición blanquiazul, ¿no es así?

Sí, de eso no tenemos nunca ninguna duda. La afición siempre responde y vamos a ver si nosotros somos capaces de trasmitirles esa ilusión que creo que es lo que estábamos consiguiendo hacer antes del primer partido de liga.

Este es su tercer año en el equipo, ¿quizás sus expectativas de cara a esta campaña habían sido más optimistas que las de las anteriores?

Sí que eran buenas sensaciones pero también recuerdo que en mi primer año hicimos una buena pretemporada y el inicio fue muy malo. Al final, cuando comienza la Liga es muy diferente y ahora hay que intentar pasar página rápido de ese partido.

En el plano individual, ¿cómo ha encarado el comienzo del campeonato?

Pues supongo que como el equipo, a buen nivel durante la pretemporada pero, en cambio, el domingo no estuve a la altura que el partido requería. Estoy dolido por esa situación y estoy esperando ya a que llegue el domingo para resarcirme.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine