Fútbol. CD Tenerife

Rivero se acerca a la presidencia

Algunos de los principales accionistas del club quieren que suceda a Concepción a partir de 2016 y están convencidos de que se presentará a las elecciones

09.08.2015 | 09:53
Paulino Rivero, en los aledaños del Parlamento de Canarias.

Paulino Rivero, expresidente del Gobierno de Canarias, se perfila como candidato con más opciones a suceder a Miguel Concepción al frente del CD Tenerife. Algunos de los accionistas de referencia del representativo son partidarios de su presencia en la dirección de la institución a partir de 2016, año en el que expira el mandato del empresario palmero, y están dispuestos a respaldar su candidatura. Además, dan por hecho que dará el paso y concurrirá al proceso electoral que se desarrollará en solo unos meses.

Rivero nunca ha escondido su afición al Tenerife y en ningún momento se ha descartado para el puesto. No en vano, una vez acabada su estadía al frente del Ejecutivo regional sigue siendo un asiduo en los partidos que disputa el equipo, incluso los amistosos. Recientemente se le ha podido ver en el palco del Rodríguez López en los duelos de pretemporada ante Sporting y Las Palmas, siempre en compañía de Amid Achi, gran valedor de su candidatura y empresario que más se está significando para que sea Rivero quien releve a Concepción.
El expresidente del Gobierno estuvo también el viernes en la final del Trofeo Teide, en esta ocasión a la vera del jerarca palmero. Llegado el momento, podría darse la circunstancia de que tome el testigo de Concepción aquel que más le animó a asumir su actual responsabilidad, hace ahora nueve años y medio, en la conocida como cumbre de La Ermita en El Sauzal. Celebrada en 2006, sirvió para rescatar del abismo al Tenerife y perfilar un consejo encabezado por Concepción, que ya era el máximo accionista, y acompañarlo de siete directivos.

Con suficientes apoyos

La opción de que Rivero –ya fuera de la primera línea política– se haga cargo del Tenerife seduce a algunos de los empresarios locales con mayor poder accionarial en el club, entre ellos determinados consejeros del conjunto insular. No solo Achi le cedería sus títulos, sino además Pedro Suárez, Conrado González Bacallado o Indalecio Pérez. Fuentes consultadas por la opinión señalan que también contaría con el respaldo de Juan Fuentes Tabares y el propio Concepción, quien ha advertido de que pondrá su paquete accionarial al servicio del que considere "el mejor proyecto" para el representativo. Eso sí, en diciembre de 2014 no ocultó sus preferencias en una entrevista concedida a este diario. "Ya me gustaría a mí ver a Paulino Rivero presidiendo al Tenerife porque sabemos lo conectado que ha estado siempre al deporte, especialmente al fútbol", indicó entonces.

Los accionistas que apoyan a Rivero tienen el control de la sociedad y así lo han demostrado a lo largo de los últimos años. En la asamblea de 2015 dieron sus votos a Concepción, que logró presentar más de 65.000 votos (correspondientes a 333 socios) a favor de su gestión. Al amplio número de títulos que maneja este grupo hay que añadir los que sumaron al producirse la desaparición de la promotora inmobiliaria creada por el Tenerife. En aquel entonces, las acciones de la empresa se transformaron en títulos del conjunto blanquiazul. Así pues, la suma de los apoyos de los grandes empresarios dejaría muy reducidas las opciones de otros candidatos.

El único aspirante que ha verbalizado en público su intención de concurrir a las elecciones es el exfutbolista Pier Luigi Cherubino, con un amplio respaldo de los accionistas minoritarios como así demostró en la última asamblea, a la que acudió con 16.365 votos de 1.094 socios. El hispano italiano cuenta con el sí de inversores como Pedro García Sanjuán o Sergio Batista. El abogado, a la vez presidente del Granadilla femenino, ha sido el primero de los accionistas de referencia que ha expresado cuál será el sentido de su voto en la junta de 2016.

Achi ha anunciado que pretende evitar una confrontación entre dos o más candidaturas y que trabajará por unir a todas las sensabilidades del tinerfeñismo. Según ha contado Batista, el presidente del grupo Número Uno le instó en el palco del Heliodoro –el día del Tenerife-Sporting– a verse próximamente en privado, previsiblemente con la intención de debatir sobre una plancha única y de consenso. Algunos de los actores protagonistas de este proceso revelan que se le ofrecerá a Pier un cargo de relevancia (una vicepresidencia deportiva) para que ceje en su empeño de concurrir a las elecciones de forma independiente. Los empresarios promotores del proyecto que presenta a Rivero como sucesor de Concepción también cuentan con Corviniano Clavijo, hombre fuerte de la actual directiva en la parcela económica y que aún no ha anunciado cuáles serán sus planes. Con total seguridad, si Rivero es candidato le ofrecerá un puesto de máxima responsabilidad en el nuevo Tenerife.

La confirmación de que el expresidente del Gobierno se presentaría a la elección tal vez disiparía una posible candidatura del propio Clavijo, a quienes algunos de los actuales dirigentes también ven con las cualidades necesarias para erigirse en un futuro buen presidente para el representativo. El perfil del auditor de cuentas ofrecería consenso y gestión. No en vano, algunos de los avances en el área económica que se han producido en los últimos tiempos obedecen a su buen hacer. A finales de diciembre, el consejo de administración actual anunciará la fecha de la asamblea en la que se producirán las elecciones de 2016. Con total seguridad, se celebrarán entre febrero y junio, esto es, con la temporada en curso. Los accionistas de referencia quieren una transición tranquila y que no afecte al rendimiento del equipo. Achi incluso sugiere que la elección se haga "por aclamación". Esto es, con una sola candidatura y sin que haya campaña electoral. Sería el mejor de los escenarios para Paulino Rivero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine