Fútbol. Un histórico en apuros

La UD Realejos, en peligro de extinción

Las deudas se le amontonan al ilustre conjunto norteño, que hoy dará a conocer sus severas dificultades para sobrevivir

27.07.2015 | 18:05
Celebración del último ascenso de la UD Realejos.

La Unión Deportiva Realejos agoniza. El histórico conjunto norteño, uno de los clubes con mayor solera del fútbol canario, se enfrenta a la situación más peliaguda de sus siete décadas de historia y corre serio riesgo de desaparecer en las próximas horas. La entidad tinerfeña dará a conocer hoy en un comunicado la gravedad de su crisis. La peor de todas, reconocen desde la directiva.

Isidro Dorta se hizo cargo de la presidencia hace unos pocos meses para intentar reflotar al Realejos y reverdecer los viejos laureles. Tras sufrir dos descensos consecutivos –de Tercera a Preferente, y de Preferente a Primera Regional–, el club de Los Príncipes afrontaba una nueva e ilusionante etapa. Así, durante el verano se han ido anunciando fichajes de postín, algunos provenientes de equipos de mayor rango. El problema, sin embargo, es económico.

Cuentan los gestores realejeros que se han encontrado con un alud de compromisos pendientes que dobla las cifras previstas. Inicialmente se cifró la deuda global en unos 40.000 euros y resulta que la cuantía del marrón es sensiblemente superior. Se deben hasta 16.000 euros a técnicos de las últimas temporadas, pero tal asunto es tan solo la punta del iceberg. Las reclamaciones se amontonan en las oficinas y el presidente ha dicho basta. En las últimas fechas se supo de su irrevocable intención de dimitir. El Realejos, pues, se queda a la deriva.

Sin timón ni timonel, es difícil que alguien se haga cargo de la situación. En caso de desaparición, se habrá disipado un club que llegó a ser décimo en Segunda B, levantó la Heliodoro Rodríguez López y recibió en su feudo a históricos del balompié español como el Málaga, el Jaén o el Cádiz. Hasta en siete oportunidades disputaron los realejeros la Copa del Rey y pasearon el nombre de su municipio por todo el país. La última gran alegría data de 2013, con el último ascenso a Tercera. Eso sí, aunque luego el disfrute de la categoría nueva fuese efímero y más bien amargo.

Con los ánimos por los suelos, jugadores y técnicos celestes viven una auténtica sacudida. Es el caso de Damián López, entrenador que había dejado el Santiago del Teide para comprometerse con el nuevo proyecto realejero. "No me esperaba que pasara algo así; el problema son las deudas de años anteriores", dice. Entretanto, echa la vista atrás y recuerda tiempos mejores: el ascenso a Segunda B contra el Telde o la histórica eliminatoria de Copa contra el Albacete Balompié. "Visitaron Los Realejos jugadores como Rommel, Salazar o Geli", rememora con una precisión milimétrica.

Y evoca las memorables actuaciones con la elástica del equipo norteño de Platero, Edu Ramos, Toñeca, Sebas o el inolvidable Oti, el primer español que jugó la Bundesliga. Todos ellos salieron del vivero inagotable de talento de la escuadra azul, en la que jugó hasta Manuel Domínguez, el actual alcalde. Estos días también él tomará cartas en el asunto para hallar solución a un problema capital, la agonía de un histórico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine