Fútbol . Cd tenerife

El lastre de las decisiones arbitrales

El Tenerife ha salido desfavorecido de las actuaciones de los colegiados que le han pitado los últimos partidos

03.06.2014 | 00:26

A las seis derrotas consecutivas del CD Tenerife, todas por el mismo resultado, un gol a cero, no le encuentra una explicación clara ni el propio entrenador blanquiazul, Álvaro Cervera. Posiblemente, no exista un solo motivo y sí un cúmulo de razones que pueden ayudar a entender por qué el representativo se ha visto inmerso en esa espiral de resultados negativos que han dado al traste con sus aspiraciones de clasificarse para los play off de ascenso a Primera División. Y una causa que, en mayor o menor medida, ha debido influir en ello son los arbitrajes recibidos en esa media docena de encuentros.

El primer capítulo de esta historia negra de resultados tinerfeñistas se localiza en el estadio de La Victoria. Fue allí donde se fabricó ese primer traspié a partir del cual el cuadro chicharrero no ha conseguido levantar cabeza. El diario Marca tituló de la siguiente manera su crónica del encuentro: "Un discutido penalti hace respirar a los jienenses ante el Tenerife". En ese duelo, Diego Rivas, que debutaba bajo palos por indisposición de Roberto, se vio involucrado en una jugada con el local Jozabed en el minuto 89 de partido que determinó el colegiado como pena máxima. La siguiente semana, otro penalti propició que el Tenerife cayera ante el Girona en el Heliodoro. En esa ocasión, fue una mano involuntaria de Javi Moyano dentro del área lo que posibilitó el tanto de la victoria catalana. Además, ese día Ayoze Peréz, vio una cartulina amarilla más que severa, en un salto con un jugador del Girona, que le impediría jugar el derbi canario la siguiente jornada.

El andaluz Jorge Figueroa Vázquez tampoco dejó muy satisfechos a los blanquiazules en el clásico ante la UD Las Palmas. Se inhibió ante una agresión de Ángel a Raúl Cámara, señaló como fueras de juego dos situaciones correctas de Nano y Aridane, además de dejar impune un manotazo de Barbosa al delantero grancanario. Frente al Córdoba, en el Heliodoro Rodríguez López, el colegiado Arcediano Monescillo indicaría el camino de los vestuarios segundos antes de cumplirse los 45 minutos, lo que le significó una atronadora pitada por parte del respetable. Y tampoco gustó mucho la labor del castellano-manchego durante el partido.

En el Sabadell-Tenerife, el árbitro Sureda Cuenca perdonó la expulsión al meta local Nauzet en el primer tiempo, al derribar fuera del área a Ayoze Pérez. Durante el choque se mostró muy riguroso al impartir justicia al cuadro insular. Y por último, este pasado sábado, Pérez Pallas no consideró pena máxima una clara mano del lateral del Real Murcia Molinero dentro de su área en un centro de Aday Benítez. Seguramente, los arbitrajes no han dejado fuera de la lucha por el ascenso al Tenerife, pero tampoco han ayudado mucho.

Enlaces recomendados: Premios Cine