Fútbol. CD Tenerife

El Heliodoro se viste de plata

El Tenerife-Hércules hace coincidir algunos rituales de siempre con las novedades propias del cambio de categoría

26.08.2013 | 01:37

Pasaron más de 800 días y 800 noches. Y por fin, el Heliodoro se vistió de plata. Con todas las de la ley, por cierto. El día del reencuentro del santuario del tinerfeñismo con el balompié profesional trajo alegría, buen ambiente, miles de testigos a las gradas (magnífica entrada en pleno agosto) y un buen partido de fútbol. Además, hubo nervios. Por ejemplo los de Salva Ruiz (18 años recién cumplidos) ante su estreno en Segunda. O los del público local, ansioso hasta límites insospechados, deseosa la grada de que el balón echara a rodar. Hubo aplausos, cánticos y un recibimiento apoteósico al equipo patrio. Inigualable el momento del himno, ritual que no varía pero cada domingo se hace diferente.

Dio la impresión de que nada había cambiado (un Tenerife mandón desde el inicio, un estadio con miles de espectadores, un montón de los protagonistas del ascenso presentes sobre el verde...) pero la realidad era otra. Felizmente. Empezando por el balón, de distinta marca y aspecto. Cambió hasta el color de las entradas, ahora azul turquesa. Y las equipaciones; donde ahora pone Hummel, antes era Luanvi. Vistió el Tenerife de blanquiazul –como tiene que ser– y ejerció de capitán Aragoneses. La demostración, pues, de que algunas cosas que nunca cambian.

El bullicio fue creciendo conforme pasaban los minutos antes de que el encuentro naciera. Crecían los decibelios hasta llegar el reloj a las seis, la hora del fútbol de verdad. Se acabaron los madrugones, el sufrimiento matinal, los partidos a mediodía. Y volvió el Tenerife a los carruseles. Eso sí, pagando. Hasta 85 euros por una cabina y seis acreditaciones –manda la LFP–, lo cual dejó en fuera de juego a más de uno. Que se lo pregunten a los inalámbricos, que no sabían ni donde ponerse. Faltó que se oyera lo que antaño. "¡Hay gooool en el Heliodoro!". No los hubo, aunque poco faltó. Cristo lo intentó de todas maneras. Por mar, tierra y aire, pero no hubo manera. Así que era normal su cara de póquer.

La tarde dio para mucho más. Y hasta Loro jugó de falso lateral izquierdo –cosas del fútbol– en un partido donde convivieron esas vicisitudes del Heliodoro de siempre (las colas para aparcar) con las novedades propias del regreso a Segunda. Brilló Cristo, salió ovacionado Luismi, gustó Aitor Sanz, sorprendió Quique Rivero... y así, con noticias felices, fue llenando su mental libreta de anotaciones y valoraciones el aficionado de siempre, el que nunca falla, el que todo escruta y escudriña. No faltó tampoco el recuerdo a los ausentes. Al gol se le echó en falta lo mismo que a Aridane, a quien se espera sin paciencia. La primera victoria, por cierto, también ha de esperar. Pero ya está en el casillero blanquiazul el primer punto. Si el objetivo son 50, faltan 49 para seguir siendo de plata. Este fútbol es otro. Tiene otro color.

Deportes

El ´faro´ celtiña

El ´faro´ celtiña

Iago Aspas, Celta de Vigo

´El Mesías´ del Villamarín

´El Mesías´ del Villamarín

Quique Setién, Real Betis

Goles ´cafeteros´

Goles ´cafeteros´

Luis Muriel, Sevilla FC

El CD Tenerife, entre los favoritos

El CD Tenerife, entre los favoritos

El club blanquiazul se sitúa entre los candidatos a luchar por el ascenso directo o entrar en...

Messi, más solo ante la hegemonía del Madrid

Messi, más solo ante la hegemonía del Madrid

Su política de altas hace presagiar la continuidad de su ciclo ganador

Enlaces recomendados: Premios Cine