El último vuelo de Álvaro Bultó

El aventurero español, que perdió la vida al estrellarse en los Alpes, mantuvo una estrecha relación con Canarias, donde sobrevoló el Parque Nacional de El Teide con sus compañeros

24.08.2013 | 00:54
Álvaro Bulto, durante el descenso que realizó en el Parque Nacional de El Teide en octubre de 2009.
Álvaro Bulto, durante el descenso que realizó en el Parque Nacional de El Teide en octubre de 2009.

Álvaro Bultó, fallecido ayer en los Alpes suizos cuando practicaba una de sus especialidades preferidas, el wingfly (salto al vacío con un traje de alas) mantuvo una estrecha relación con Canarias. El deportista barcelonés eligió el Archipiélago como escenario de una de sus aventuras. El llamado Proyecto Alas se desarrolló en las Islas en el año 2009.

Bultó, de 51 años, batió entonces el récord mundial de permanencia en el aire con un vuelo de 6:42 minutos sobre Gran Canaria junto a sus compañeros Toni López y Santi Corella. Días más tarde, el 27 de octubre de 2009, los tres hombres pájaro saltaron desde un helicóptero Super Puma del Ejército del Aire y sobrevolaron el Parque Nacional de El Teide. Si bien los tres paracaidistas no pudieron aterrizar en el cráter del volcán como estaba previsto, descendieron y tomaron tierra en tan singular paraje, algo que ningún especialista había logrado hasta la fecha en ningún rincón de nuestro planeta.

Esa jornada, las rachas de viento en la cima oscilaron entre mínimas de 30 nudos y máximas que rondaban los 100 nudos, complicando los saltos. "A esa altitud (3.700 metros en la cima) el aire ofrece mucha menor sustentación a los paracaídas. Y con esa velocidad de viento era una locura intentar aterrizar en la cima", explicó Toni López. De ahí que los tres deportistas tuvieron que apostar por una solución intermedia. Saltaron desde una altura de unos 5.000 metros, como estaba previsto, y sobrevolaron el volcán pero aterrizaron en el Llano de Ucanca, donde la fuerza del viento lo permitía.

"Es una pena no haber podido coronar la cima. Sentimos que esta vez nos han ganado los elementos. Sin embargo, hemos podido sobrevolarlo al menos y aún estamos impresionados con el panorama. Se trata de un paisaje que quita la respiración", dijo una vez finalizado el salto Álvaro Bultó. Los tres saltadores realizaron cinco tentativas antes de completar el salto definitivo. "Este paisaje lunático que tenéis aquí es sobrecogedor, maravilloso... Pero al mismo tiempo es muy peligroso", recordó el aventurero catalán.

Una de las dificultades del salto que realizaron en Tenerife es que a esa altura hace falta el uso de O2. Por eso, los saltadores debían realizar un periodo de respiración previa de unos 60 minutos hasta alcanzar la altitud y lanzarse al vacío con un equipo auxiliar para garantizar el aporte necesario de O2 durante los dos primeros minutos del vuelo en caída libre. Este problema de oxígeno, unido a las temperaturas que rondan los –60ºC, podía haberles provocado hipoxia y mermado sus capacidades.

Un enamorado del deporte, de la vida y de las sensaciones

Álvaro Bultó era un "enamorado del deporte, de la vida y de las sensaciones", como él mismo se definía. Siempre con hambre de nuevos retos, Bultó se inició en la tradición "motera" de la familia –su padre Francisco Bultó, fue fundador de las firmas Bultaco y Montesa– para luego pasar a los deportes extremos, y en los últimos años se había dedicado al paracaidismo, especialidad en la que acumulaba más de 3.000 saltos. Bultó era "arriesgado" y le gustaba "estirar los límites", así lo dijo en 2007, cuando formó parte junto a Toni López y Santi Corrella del equipo de españoles que, por primera vez en la historia, sobrevoló la Antártida, a temperaturas de 60 grados bajo cero, con trajes de alas para disminuir la velocidad de la caída.

Entre otras aventuras, el año pasado, Bultó hizo las maletas y se marchó a Groenlandia para escalar la pared de hielo más alta del mundo y lanzarse al vacío con su traje de alas. No le importó nunca su edad, para el barcelonés lo más importante era "cuidar la mente, ser optimista y no perder el entusiasmo". Nada parecía resistírsele. Así, participó como piloto de motos en el Rally Dakar, el Camel Trophy y en diversos campeonatos de motocross, he hizo motocross, trial-esquí, vuelos en aviones ultraligeros, carreras de trineos tirados por perros o baños entre tiburones.

Tío del también expiloto Sete Gibernau y habitual de las revistas del corazón, a Álvaro Bultó se le relacionó con la Infanta Cristina, y en diciembre de 1992 la revista Hola publicó un reportaje en el que aparecían esquiando en Baqueira Beret con un grupo de amigos. También se le relacionó sentimentalmente, entre otras, con la exmiss España Raquel Revuelta, la presentadora de televisión Ivonne Reyes o la actriz y presentadora Paloma Lago.

En la televisión fue también un pionero, con espacios en TVE como Frontera límite (1995), donde protagonizó aventuras como saltos en caída libre, submarinismo junto a tiburones y rutas en 4x4. "Doy gracias a Dios cada día cuando me levanto por la vida que he tenido y que he llevado", dijo en una entrevista el año pasado.

Deportes

Muguruza arrolla a Pliskova y se mete en la final

Muguruza arrolla a Pliskova y se mete en la final

La española buscará su segundo título del año tras ganar a la número uno del mundo por 6-3 y 6-2

La Real Sociedad remonta al Celta en once minutos

La Real Sociedad remonta al Celta en once minutos

El uruguayo Maxi Gómez, autor de los dos tantos celestes (2-3), fue el protagonista del partido

Nadal cae ante Kyrgios y dice adiós a Cincinnati

Nadal cae ante Kyrgios y dice adiós a Cincinnati

A pesar de la derrota, el manacorí volverá a ser el número uno - Garbiñe Muguruza, a semifinales

El Granadilla, campeón

El Granadilla, campeón

El conjunto sureño se impone al Spartak Subotic en la tanda de penalties gracias a la actuación de...

Paco Montañés viene para subir

Paco Montañés viene para subir

El extremo castellonense aterrizó ayer en la Isla y estuvo anoche en las gradas del Heliodoro

Enlaces recomendados: Premios Cine