El sufrimiento de Cristo Martín

La preocupación por el estado de Rubén Sanz le quitó hasta el apetito

20.08.2013 | 13:52
Cristo Martín, el pasado domingo en Alcorcón.
Cristo Martín, el pasado domingo en Alcorcón.

Detalles como el de Cristo Martín reconcilian a la afición con el fútbol moderno, cada día más alejado de nobleza y sentimientos. El futbolista tinerfeño confesó ayer que no pudo "ni comer" el pasado domingo después del partido contra el Alcorcón. En el hotel de concentración del Tenerife aún le rondaba la cabeza aquella desafortunada acción por la que un rival suyo, Rubén Sanz, acabó en el hospital. Fue sin querer, obviamente, pero Cristo no paraba de cavilar sobre lo ocurrido.

Muy afectado, el isleño pidió permiso al cuerpo técnico para desplazarse al hospital en compañía del también tinerfeñista Bruno González. Ayer, un mensaje de móvil enviado por Sanz le dejó mucho más tranquilo. "Me ha dicho que está bien y yo me alegro muchísimo", comentó el ex del Marino. "Me llevé un susto muy grande", reconoció a continuación. "Por suerte está bien, lo pude visitar anoche al hospital y me alegro de su mejoría", resaltó.

"Son cosas del fútbol", añadió Cristo Martín. "Ya ha recibido el alta y yo me alegro muchísimo", repitió. "La sensación fue mala sobre el campo y la verdad es que pasamos un momento difícil", recordó. "Pero ha salido todo bien y espero que se recupere lo antes posible", verbalizó el atacante blanquiazul. Según confesó, incluso perdió el hambre el domingo por el alto grado de preocupación que le causó el incidente. "No podía ni comer, así que decidí ir a visitarle", contó.

Respecto a la derrota, opinó que una de las más importantes deficiencias del Tenerife fue la falta de profundidad. Una vez tuvo que ser evacuado Sanz a un hospital, el choque se convirtió en un asunto secundario. "Incluso en alguna ocasión, con el partido aún sin finalizar, me acerqué al médico de ellos para preguntar qué tal. Me alegro de que no haya sucedido nada grave", reiteró. Su alivio era ayer proporcional a su talla humana. Cristo es un caballero del fútbol. Su gesto del domingo engrandece este deporte.

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine