Una venganza a medias ocho años después

19.08.2013 | 12:27

En 2005, en el Mundial celebrado en Madrid, Rosendo Alonso se quedaba fuera de la final tras una más que discutida decisión arbitral en el combate que le midió al estadounidense Steven López. Veredicto discordante que se convirtió en el punto negro de aquella cita. Ahora, ocho años después, el tinerfeño pudo mitigar en cierta medida ese resquemor. Lo hizo en segunda persona, como coach de René Lizárraga en menos de 80 kilos Tras pasar la primera ronda el competidor azteca pudo también con el británico Aaron Cook. En cuartos esperaba el norteamericano, "por resultados el mejor competidor de la historia en nuestro deporte", tal y como lo califica Rosendo, que en la cita de Puebla tenía el presentimiento de que alguien le iba a ganar a Steven en este Mundial". "Y esos podíamos ser nosotros", añade.

Aunque fuera de forma ajustada, René consumó la sorpresa. "Fue una victoria especial y me emocioné profundamente por hacer historia al haberle ganado al mejor, a alguien que llevaba 12 años sin perder en un Mundial, pero no por lo que pasó en Madrid", comenta Rosendo.

"Los competidores no tenemos culpa de las decisiones arbitrales y al igual que no hablamos cuando nos favorecen no deberíamos hacerlo cuando nos perjudican", es su razonamiento. Tras la machada, René se impuso en semifinales al grancanario Nico García Hemme y cayó en la final contra el alemán Guelec.

Enlaces recomendados: Premios Cine