Atletismo

La gloria pasa por Moscú

Los tinerfeños Samuel García y Mario Pestano afrontan el Mundial con objetivos distintos

10.08.2013 | 02:20
Mario Pestano, durante un lanzamiento.
Mario Pestano, durante un lanzamiento.

La selección española de atletismo, integrada por 40 atletas convocados por el nuevo director técnico, Ramón Cid, se propone remontar el vuelo en los Mundiales, a partir de hoy en Moscú, a fin de olvidar el fracaso de Daegu 2011. En la expedición española viajan dos tinerfeños, el velocista Samuel García y el discóbolo Mario Pestano. El primero afronta con la máxima ilusión su primera cita mundialista, mientras que el aronero parte con la intención de superar el octavo puesto, algo que todavía no ha logrado en sus participaciones anteriores.
Con una sola medalla (el bronce de Natalia Rodríguez en 1.500), dos finalistas y una raquítica suma de 11 puntos, España cuajó en Daegu su peor actuación en la historia de los Mundiales. Natalia y Manuel Olmedo (cuarto en 1.500) salvaron el honor del atletismo español, no habituado a ocupar puestos tan retrasados en el medallero (33) ni en la clasificación por puntos (30).
Hay un escenario todavía peor: volver de Moscú sin una sola medalla, algo que nunca ha ocurrido en Mundiales. Ramón Cid observa las mejores opciones "en longitud, marcha y algún tapado". Sólo citó expresamente un nombre, el de Eusebio Cáceres, tercero en el ránking mundial del año en longitud con los espléndidos 8,37 metros que le dieron el título europeo sub-23 en Tampere.
El rigor de las mínimas ha hecho que España acuda a Moscú con el equipo más reducido desde Helsinki´83, primera edición del torneo; por primera vez en su historia, con un solo atleta masculino en 1.500 (David Bustos), y sólo diez mujeres, la cifra más baja en los últimos 16 años.
El objetivo de estar en el medallero final no será, por tanto, nada fácil para el equipo español porque la única medallista de Daegu –Natalia– tiene ahora 34 años y el segundo mejor en Daegu, Manuel Olmedo, se encuentra lesionado. Desde la primera edición de los campeonatos del mundo (Helsinki´83), en que sólo fueron José Luis González y José Manuel Abascal, España siempre había tenido tres representantes en el 1.500 masculino.
En Moscú, casi toda la presión recaerá sobre un alicantino de 21 años, Eusebio Cáceres, listo para asumir la responsabilidad que le otorga su privilegiada posición en el ránking mundial (tercero), en un año que, como todos los posteriores a los Juegos Olímpicos, se presta a un cierto relajamiento de las grandes figuras. Cid quiere que España consiga "entre siete y diez finalistas" en Moscú, un objetivo ambicioso si se le compara con los dos obtenidos en Daegu.
Los veteranos Ruth Beitia, actual campeona de Europa de altura, y Mario Pestano serán los capitanes. La cántabra tiene cinco mundiales en su historial y su mejor resultado fue el quinto puesto de Berlín 2009.

Enlaces recomendados: Premios Cine