Waterpolo. Mundiales de Barcelona

El secreto del éxito del waterpolo femenino

Las campeonas del mundo de waterpolo son un ejemplo de trabajo colectivo, humildad, compromiso e ilusión

03.08.2013 | 22:52
Miki Oca celebra el oro de la selección española.
Miki Oca celebra el oro de la selección española.

Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). A tres semanas de que comience el Mundial. Mientras mantenemos una animada charla con Miki Oca y Rafa Aguilar después de comer, Jennifer Pareja y sus inmensos ojos verdes aparecen en la cafetería del CAR para interrumpir la conversación.

Se ha perdido el entrenamiento de la mañana porque ha tenido que asistir a una sesión de fotos en el CN Atlètic Barceloneta, junto a la 'sirena' de la sincronizada Ona Carbonell y el también waterpolista Marc Minguell, para presentar las medallas de BCN 2013.

Pareja pone al día a su 'jefe' de cómo ha ido el acto, y Oca la convoca para el entrenamiento de la tarde, programado para las 17.30 horas. "¿Bajo a las cuatro y media y recupero?, le pregunta su jugadora. "No hace falta", contesta su entrenador con una sonrisa.

La catalana no es una don nadie en esto del waterpolo. Es la capitana del equipo, la nadadora más rápida del grupo, la que se encarga de ganar para España esa primera posesión al inicio de cada cuarto.

Ha logrado seis Ligas, dos Copas de Europa, cuatro Copas de la Reina y tres Supercopas con el CN Sabadell, y ha sido subcampeona olímpica y de Europa con España. Nadie en la selección ha ganado más que ella.

Acaba de saltarse el primer entrenamiento del día, no porque haya pedido la mañana libre, ni porque haya tenido que atender algún asunto de carácter personal, sino porque debía cumplir con uno de esos inoportunos compromisos promocionales adquiridos por la federación y al que seguramente no hubiera asistido de haber podido elegir.

Sin embargo, Jennifer Pareja no solo parece haberlo hecho con gusto, sino que además se ofrece a recuperar el tiempo perdido entrenándose en solitario nada más llegar a la piscina.

Miki capta rápidamente mi cara de sorpresa. Si este es el nivel de compromiso que tiene la capitana, no quiero imaginarme el de las demás. "No es solo Jenny. Todas son unas deportistas y personas increíbles", me apunta orgulloso.

El seleccionador español mataría por sus chicas y ellas por él. Es difícil, casi imposible, encontrar un equipo en el que la relación entre jugadoras y entrenador se base en ese nivel de respeto, admiración y veneración mutuas.

Oca, un deportista que lo ha ganado todo, un tipo polifacético que ha pasado por casi todos los estados emocionales y profesionales que te puede deparar la vida. Por fin parece haber encontrado su sitio cuidando de este grupo de jugadoras dispuestas a dar lo mejor de ellas mismas para alcanzar la gloria.

Cuando habla de sus pupilas se le nota un brillo especial en los ojos, y ellas escuchan atentas, embelesadas, cada charla técnica, cada consigna táctica, cada consejo vital de su líder.

Admiración de la selección masculina

Ese respeto y admiración mutuas se ha hecho extensivo también a la selección masculina, con la que comparten instalaciones, metodología de trabajo y fisioterapeutas como si fueran una sola.

"Hace unos años, cuando le decías a los chicos que fueran a la piscina a ver jugar a las chicas en una gran competición internacional te contestaban que preferían quedarse descansando en el hotel. Ahora, eso es impensable. Son ellos los que te piden que vayamos a verlas jugar", desvela Rafa Aguilar, seleccionador español.

Y es que las 'guerreras' se han convertido en un modelo para cualquier colectivo que busque el éxito. Un claro ejemplo de que, con trabajo, humildad, compromiso e ilusión se puede llegar a lo más alto.

En el solidario equipo de Miki Oca no existe el yo, solo el nosotras. Todas sus jugadoras se preguntan qué pueden hacer por su compañera, no solo fuera de la pileta, sino también dentro del agua. Por eso, ninguna selección ejecuta esa asfixiante defensa de ayudas tan bien como España.

Entre las cualidades del madrileño como entrenador no está la de gestionar egos. Sencillamente porque nunca ha dejado que convivan en el vestuario y entren en la piscina.

Por eso, se ha permitido el lujo de prescindir en los últimos tiempos de Blanca Gil, probablemente el mayor talento que haya dado el waterpolo español. Una jugadora que ha coqueteado tantas veces con dejar la selección que al final ha sido la selección la que ha acabado dejándola a ella.

Pero las medallas no hubieran llegado si detrás solo hubiera horas y horas de esfuerzo y de entrenamientos al límite. Hubiera sido imposible lograrlo sin el carácter y los reflejos felinos de Laura Ester, la calidad y experiencia de Jennifer Pareja, la ambición y potencia de Maica García o la clase y las frescura de las jóvenes Roser Tarragó o Anni Espar, el futuro de este deporte.

Porque este equipo campeón no solo lo integran un grupo de amigas dispuestas a todo, sino que, además, las 'guerreras' de Oca son, de largo, la generación más talentosa de la historia del waterpolo español.

Deportes

El Real Madrid inicia la defensa del título en Riazor

El Real Madrid inicia la defensa del título en Riazor

El campeón se enfrenta a los coruñeses, que tienen varias bajas y aún no han cerrado su plantilla

El Barcelona inicia la reconquista ante el Betis

El Barcelona inicia la reconquista ante el Betis

Tocados tras la Supercopa, el equipo culé tratará de empezar con buen pie su debut liguero

La venta de abonos se dispara

La venta de abonos se dispara

El Tenerife bate los registros de la temporada pasada y ya ronda los 10.000 afiliados para el...

La nueva vida de Cristo González

La nueva vida de Cristo González

El delantero de Añaza ha recibido todo tipo de atenciones por parte del Real Madrid en sus...

"Es un orgullo y un privilegio que el triatlón en Canarias siga en auge"

"Es un orgullo y un privilegio que el triatlón en Canarias siga en auge"

"Ya hace un año de la experiencia olímpica en Río y estar ahí es algo que te marca para siempre",...

Enlaces recomendados: Premios Cine