02 de enero de 2018
02.01.2018
Música La cosecha sonora en Canarias

El 'Bejismo' marca el paso

Bejo se corona con "un fleje de temas guapos" en un año de notables trabajos firmados por Black Mirror, Diego Hdez, Birkins, Cassavetes o Brutalizzed Kids

02.01.2018 | 01:51
Bejo, a la izquierda, con gafas y sombrilla, junto a Dj Pimp, quien le acompaña habitualmente en directo, en una imagen promocional.

Doce meses dan para mucho, en lo bueno y en lo malo. El año en que el rock and roll perdió a Chuck Berry y Fats Domino, también a Johnny Hallyday, el verbo suelto y vacilón de Bejo, el alias artístico de Borja Jiménez (Valverde, El Hierro, 1994) se corona en la escena rap nacional como el fenómeno del año. Dentro y fuera de España, en especial en Latinoamérica, Bejo reparte flow con una elegancia superlativa y contagiosa. De fijación noventera, abundante en funk y con pasajes de trap, este rapero de La Caleta con residencia en Madrid, que comenzó a dejarse notar en Locoplaya, junto a Uge y Don Patricio -proyecto que mantiene a la par que el suyo-, tiene en su favor "un fleje de temas guapos", que ha volcado en el disco autoeditado Hipi hapa vacilanduki.

Con Bejo y su calculada provocación se refresca la escena hip hop. El grueso de vídeos de factura reciente y que le han otorgado el trono se reúnen en este álbum, como Mango, El puto amo de casa, La colada, Poco, Mucho o Bejismo.

El rimadero insular deja en 2017 otras perlas como Featuring los míos, de Yumaslera. Una titánica producción que reúne a unos 40 artistas entre beatmakers, dj's y Mc's; y entre otros, desde Melapela Records, referencias como Redención, de Hades, con producción de Ubay, y colaboraciones de Foyone y Buda, y los dj's Full Fx y 1.Chu.

La revisión de la cosecha sonora en Canarias en 2017, el año en que Tom Petty y Chris Cornell cogieron el tren antes de tiempo, ha sido generosa en todas las parcelas de estilo. Buena parte de lo más selecto del año vino de la mano de los sellos El Hombre Bala y Los 80 Pasan Factura.

Del primero llegaba hace par de días el recopilatorio anual, de descarga gratuita, con seis bandas que han sido su apuesta: Black Mirror, The Weeird, Maracaná, Noissed, Malaspecto y La Pista Búlgara. Black Mirror es el proyecto de Inés Bonet y Arsenio Cavada, que con una suerte de pop y folk acústico armaron el disco No Colours for Concern que les reportó tres galardones en los American Tracks Music Awards. Sin tocar en directo y sin previsiones de hacerlo, son uno de los caramelos del año, al igual que The Weeird, que con el Ep de debut In The Garden, un trabajo de seis temas que reverencia el sonido del post punk y la new wave, en la estela de New Order y replicantes, se asoman en el horizonte como una banda a la que hay que seguir la pista.

El pop tiene quien le cante en Tenerife, y así Maracaná, con el Ep Estamos bien, dejaba huella este año, al igual que las criaturas tecnológicas de El Hombre Bala, Noiseed. El dúo tinerfeño de Sergio Torres y Omar García se reflejaba de nuevo en el espejo de Nine Inch Nails con los seis cortes de Twisted. Y para cerrar el catálogo de El Hombre Bala, el disco freak del año: ¡Qué poca vergüenza!/Canciones obsoletas, de Malaspecto. Veintidós temas a casiotone y voz ,cortesía de la pareja que formam Óscar Saturno y Raúl Sánchez.

El trabajo de recuperación de bandas canarias de los 80 y artistas experimentales y fronterizos que distingue al sello Los 80 Pasan Factura, se ha cobrado ediciones de coleccionista en 2017. Por un lado, volver la mirada a Castillo Interior con el lanzamiento de un vinilo en 10' y CD con el título de Canciones desenterradas y el libro El sueño dorado, biografía de la banda y crónica de la escena tinerfeña e insular en los 80. Otra cuenta saldada con la historia es Quaxar, con 29 piezas de maquetas en dos CDs de este proyecto ruidista que funcionó en la capital grancanaria entre entre 1983 y 1986, y semilla de DUE.

Una tercera referencia de este sello es Entourage, una compilación de los trabajos del tinerfeño Pedro Garhel, performer y activista. Se reúnen aquí grabaciones con Depósito Dental, junto a Rosa Galindo, y otros colaboradores. Y del pasado al presente, porque al abrigo de Los 80 Pasan Factura llegaba el cuarto álbum de Brutalizzed Kids. En Pálidos como la sal, la banda de Fafe Gamero muestra músculo sin perder velocidad y contundencia.

En Madrid

En Gran Canaria, este 2017 vio como dos formaciones de la isla afincadas en Madrid, Texxcoco y Solo Astra fichaban con Subterfuge. Ambos con disco en puertas. La formación que tiene al frente a Adriana Moscoso lanzará Disorder en 2018; y Solo Astra, lo propio, tras el aperitivo del Ep Japanese Food. Más canarios que juegan fuera como Yanara Espinoza, la voz de Papaya, son noticia con la edición del Ep ¡Ay, mujer! (Jabalina); una edición limitada de 275 copias en la colección Singularidades, de Jabalina. Y Fuel Fandango, en gira continua y sold out en cada concierto.

Los veteranos de Tiritaña celebraban 25 años de reggae con un segundo disco Conectando. Aunque si los ritmos jamaicanos tienen un protagonistan destacado es Burning Yama, el proyecto de Pablo Zamora, que descubría Tuff & Glory con la factoría Beat Can Records. El espectro reggae y dub lleva de nuevo a Tenerife con Ruts & La Isla Music y Sol de invierno; y el enorme Greeting, de The Conqueror Project. Aquí milita el guitarrista y cantante tinerfeño Diego Hdez, que y con una banda de leyenda grabó uno de los discos de 2017: Viva el mar (Foehn). Una ecuación casi perfecta de blues y folk.

De vuelta a Gran Canaria, no hay que perder de vista a Luz Futuro, el dúo de Daniel Benavides y Alberto Rodríguez. Recordar que Pumuky reeditaba en vinilo Los exploradores perdidos, con WeAreWolves Records., un trabajo que se publicó en 2007 con Lejos Discos. Otros que salieron de la zona de confort con nota fueron Birkins. Con Aquí hay dragones, cuarto disco y otra de las referencias de cabecera de 2017, la banda cambiaba el francés como idioma en favor del español, y metía una presión distinta a las canciones. Otro cuarto álbum fue Barrio las banderas, de Efecto Pasillo, ya en las filas de Warner, que pone en ruta internacional a los grancanarios con una percha de pop embarrado de sonidos latinos.

Viltown despedía 2017 con un tercer álbum en construcción; y Red Beard, ahora con Peermusic, a las puertas de su cuarta entrega Dakota, en un año que ha traído nuevos nombres a la escena: Zeason y Nimañana, primer y segundo puestos en Capital Sonora 2017; y Minifefas y Malamutte, ambos grancanarios y ganadores en las categoría general y metal, respectivamente, en Lala Core 2017. De ellos, Zeason ha editado dos Ep's este año.

Las músicas de raiz y el jazz han tenido protagonismo. El proyecto lagunero Simbeque diseñaba un segundo álbum con nuevos colores para el folclore; el pianista José Alberto Medina editaba tres discos, en solitario Salma, y Conversaciones de norte a sur, con Gilles Estoppey ; y Prohibited Sounds como José Alberto & The Jose's; y el guitarrista Yul Ballesteros reinterpretaba estándar de jazz en Solo. Por su parte, el timplista Germán López ha continuado en gira por Estados Unidos y China con Canela y limón; Mestisay ha vuelto al estudio con Jallos; y Artenara conmemoraba el 20º aniversario con una edición especial de 22 temas.

El rock sigue marcando su terreno, y si un trabajo hace justicia al género es la edición en vinilo de For the Chosen Few, de The Cassavetes, registrado en directo en Arena Digital. De la factoría Sibiyibi salió también el divertimento Daily Malt. Más contudencia sonora y actitud punk fue la que trajo Malnacidos, de los también tinerfeños Sr. Agente; o la brutalidad que destila Departure Island, el Ep de estreno de Magec; y el trueno de This Drama en Summer Failures, colaboración de Danko Jones incluída.

Más de Tenerife con el estreno de Sumergible y Trituradora ( Música para viejos); el segundo de Sex Sodio Sullivan, Ultramar; la apuesta de Social Antix con Scars & Confessions; el punk de Bazofia; el trash de Ankou; Best Niágara con el coqueto Las malas artes; Death Above y Wasteland Chronicles; y Alea Jacta y su Tales Of Void And Dependence, entre otros. Para sonidos crudos, el Ep en 7'' de la banda grancanaria Acrataka compartido con Escöria, de Río Grande, Brasil.

El sello Keroxen lanzaba los vinilos Mokele Mbembe, de Tupperwear; y Volver a la Tierra, de Monocroma: seis temas de Carlos H. Dorta, FJ González Torres y Felipe González Cabezas. Y de La Palma, a la espera del primer álbum de Los Vinagres, Avernessus se retrataba con el segundo Azul Terminal; de Lanzarote, Los Embajadores con el Ep Lo bueno; la sorpresa de iMtiMa con Meraki; Leche Frita y Morir hay que morir; y el sugerente Minimal Soundscapes, de Samuel Aguilar.

La electrónica conduce Resonance y el casete de Light Anthems; productores como el prolífico Postman; y al sello grancanariop Mumbai Records, con media docena de secuencias de baile al cuidado de Alex Medina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine