25 de noviembre de 2017
25.11.2017

Recortes que dibujan el perfil surrealista tinerfeño

Aube Elléouët-Breton, hija de Andre Breton y la pintora Jacqueline Lamba, expone sus collages en TEA con obras de Óscar Domínguez

25.11.2017 | 13:27
Recortes que dibujan el perfil surrealista tinerfeño
TEA acoge la exposición ´La ciudad sumergida´, de Aube Ellèouët Breton, hija de André Breton

Hace más de 80 años Tenerife se convirtió, en palabras de André Breton y gracias a la visita que él y su esposa realizaron a la Isla invitados por los escritores de la generación de la revista Gaceta de Arte, en "la isla surrealista". Una denominación que Tenerife comparte con México, país que Breton tildó como el "paisaje surrealista". Esa unión ha vuelto a reforzarse gracias a la inauguración, ayer en TEA Tenerife Espacio de las Artes, de la exposición La ciudad sumergida. Se trata de la primera exposición que un museo español le dedica a la artista Aube Elléouët-Breton (París, 1935). La muestra, que permanecerá abierta en la sala capitalina hasta el próximo 13 de enero, reúne más de medio centenar de collages y fotomontajes de la hija del escritor André Bretón y de la pintora Jacqueline Lamba. Curiosamente Elléouët-Bretón, que acudió a la presentación de la exposición, realiza estos días la que supone su segunda visita a Tenerife. Estuvo en aquella célebre exposición surrealista de 1935 en la Isla, concretamente en el vientre de su madre, tal y como destacó su galerista, Marcel Fleiss, que también la acompañó ayer en TEA.

Esa conexión surrealista entre Tenerife y México se renovará de nuevo gracias a esta exposición, que viajará tras su paso por la Isla hasta el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, centro dependiente de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, lugar en el que la propia artista vivió un año junto a su madre cuando ésta contaba con tan solo nueve años.

Las piezas de Breton aparecen en la Sala C del recinto cultural del Cabildo de Tenerife acompañadas de algunas obras del artista tinerfeño Óscar Domínguez. "Yo lo denominaría como un diálogo no intrusivo, hay otras exposiciones que facilitan diálogos más directos pero en este caso hemos querido hacer un diálogo discreto. Existe una correspondencia con el imaginario de Domínguez y ciertos vasos comunicantes como la presencia de la naturaleza o los planetas", explicó el comisario de la muestra, el también conservador de TEA, Isidro Hernández.

El galerista Marcel Fleiss recordó, por su parte, cómo André Breton estuvo "muy orgulloso" de la exposición surrealista en la Isla en 1935. "Fue muy importante para él", añadió. "Los collages de Aube son muy curiosos, están hechos todos con calma, con mucha atención. Es el resultado de lo que ella observa a lo largo de un año entero", precisó.

Por su parte, la artista aseguró estar "muy emocionada" con su presencia en una Isla que tildó de "mágica" por su "luz, el mar y las flores". Además recordó que en su casa era habitual que sus padres recordaran su paso por Tenerife con especial cariño.

La muestra, además de varias piezas de Domínguez que pertenecen a la colección de TEA, se completa con un autorretrato de Jacqueline Lamba de 1927, varias fotografías, un ejemplar de la entrega número 35 de Gaceta de Arte y varias publicaciones y catálogos de la artista francesa. Estará abierta de martes a domingo de 10:00 a 20:00 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine