Arte

La revolución del uno y el verso

La artista residente en La Palma Eva Lilith Pereda reinventa las leyes de la física y esgrime una teoría propia a partir de un prisma poético

14.11.2017 | 01:23
La revolución del uno y el verso

Alma creativa

  • La artista multidisciplinar Eva Lilith Pereda (Madrid, 1978), afincada desde hace años en la isla de La Palma, donde presenta estos días su ambicioso proyecto El uno y el verso del universo en el Palacio Salazar de Santa Cruz de La Palma, atesora una sólida trayectoria en la pintura. Hija de una familia de artistas, Lilith ha expuesto en galerías en La Palma, Madrid y Alemania, toda vez que durante años se desempeñó como pintora oficial de Leo Bassi en su madrileña Iglesia Patólica. Además, Lilith cultiva desde hace años una prometedora carrera como cineasta, donde plasma con sensibilidad su imaginario artístico, minimalista y experimental, y cuyos cortometrajes han sido proyectados y alabados en el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria y en el Festivalito de La Palma. Además, la artista es también la compositora musical y diseñadora de escenografía y vestuario de sus propuestas, toda vez que ingresó en el universo cinematográfico a raíz de su vertiente interpretativa, puesto que Lilith también se ha cultivado en el teatro y en la performance. N. N.

La artista multidisciplinar Eva Lilith Pereda (Madrid, 1978), afincada en la isla de La Palma, descubre el ambicioso proyecto 'El uno y el verso del universo', en el que unifica las fundamentales leyes de la física a partir de una nueva Ley de la Gravedad esgrimida en un marco poético. La propuesta engloba una serie de pizarras explicativas, una novela, un video-arte documental y un seminario performativo protagonizado por la autora.

El arte es una forma de rebelarse contra el vacío y la artista multidisciplinar Eva Lilith Pereda dialoga con el caos a través de un lenguaje propio cultivado en la pintura, el cine, la performance, la música y la danza. Pero también después del arte está el silencio y, en su afán por desentrañar la poética de las emociones, se aventuró a someter las percepciones a las leyes de la física y trazar "una visión poética del cosmos, respaldada científicamente".

Así hiló los mimbres de su ambicioso proyecto El uno y el verso del universo, que pone los cimientos a una lógica inédita que reinventa la Ley de la Gravedad y unifica las leyes fundamentales de la física en un marco poético que dota al cosmos de una inteligencia y conciencia emocional, en la que se mira el ser humano. "Nosotros somos la física y la física es nosotros", afirma la artista, que ha pergeñado esta teoría propia a lo largo de 20 años de trabajo, compaginando su trayectoria en el arte y en el cine con el estudio de los principales manuales científicos, bajo la convicción de que "las emociones son la pieza que le falta al puzle de la ciencia".

Por fin, Lilith descubre esta revolucionario planteamiento científico-emocional por medio de una exposición multidisciplinar en El Palacio Salazar de Santa Cruz de La Palma, que engloba una serie de pizarras en las que expone sus fórmulas científicas, un video-arte documental, una novela -disponible tanto en papel como en versión digital- y un seminario performativo que protagoniza arropada por voces distópicas, y que espera difundir en el resto de las islas.

"Esto es algo importante que no se había hecho nunca: encajar los patrones de conducta del ser humano y su parte más emocional en las leyes de la física, porque las emociones han estado tradicionalmente desligadas de lo que se considera verdad", apunta la autora. "Vivimos en un mundo donde es la ciencia la que dicta qué es verdad y qué no, lo cual ha comportado una pérdida de valores muy grande en la que se cometen muchas injusticias a cuenta de lo que es demostrable y lo que no en el campo de las emociones. Y eso es algo que te deja casi indefenso", añade.

Por tanto, "sometí a la física el filtro de los sentimientos y me vi corrigiendo parámetros, invirtiendo leyes y, finalmente, descubriendo una nueva Ley de la Gravedad, en la que planteo que nos atraviesa un universo emocional e inteligente en el que se dan unos patrones a los que nos conectamos a través de vibraciones", revela. Para respaldar esta teoría, Lilith revisa y justifica cada precepto y cada fórmula de la física, desde los agujeros de gusano hasta al entrelazamiento cuántico, para articular un engranaje sólido y compacto que le permite "exponer los valores universales con una justificación científica, porque existen conceptos universales en los comportamientos humanos y eso nos concede una razón científica para recuperar principios".

El discurso de Lilith se enraiza en su historia personal, que relata a lo largo de su novela, que suma 555 páginas. "Todo esto surge porque, de pequeña, tuve problemas para relacionarme e integrarme en la sociedad", revela. "En mi cerebro se daba un tipo de atrofia que no me permitía reaccionar biológicamente al lenguaje, lo que me llevó a investigar sobre el funcionamiento del lenguaje humano para identificar los patrones que mueven la información de un lado a otro en nuestro cerebro". Y así dio con la famosa frase de Thomas Alva Edison: "No he fracasado, sólo he descubierto las 999 formas de no crear una bombilla". "Ahí me di cuenta de que hasta entonces había descubierto qué es lo que no funciona en la comunicación... Hasta que busqué los patrones en la ciencia. Y pasaron cosas extraordinarias".

A partir del estudio exhaustivo de las leyes de la física, Lilith plantea una reinterpretación de la Ley de la Gravedad en un relato emotivo que unifica el resto de leyes de la física, "lo cual corrige una serie de anomalías científicas, que están aceptadas porque matemáticamente son correctas, pero que son anomalías", explica la autora. "En mi teoría de la Gravedad, ese ente emocional inteligente, situado en el campo de Higgs, nos atraviesa todo el rato y nos crea las emociones, las sensaciones o la percepción del tiempo, no de forma mística, sino a partir de una mecánica de fluidos, que aloja una serie de normas o comportamientos establecidos".

Por lo tanto, el juego científico que plantea Lilith "explica las leyes de la física con emociones y explica las emociones con leyes de la física". "A todo le doy un comportamiento cósmico", concluye la artista. "El ser humano no tiene nada que no explique el universo entero, desde la fantasía hasta la mística o la espiritualidad, porque es el cosmos es el que nos alienta esta sensación, no es algo que nazca de la nada, sino que ya existía. Y nosotros somos un reflejo o testigo de ese comportamiento cósmico". Las puertas al universo científico-poético de Lilith ya están abiertas para quien quiera franquearlas, y releer el universo a partir del uno y el verso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Ya tenemos a los ganadores de entradas para el Cine Víctor
Ya tenemos a los ganadores de entradas para el Cine Víctor

Ya tenemos a los ganadores de entradas para el Cine Víctor

laopinion.es sortea cada semana 10 entradas dobles para disfrutar de la sala de cine santacrucera

Arranca la proyección de las cintas que optan a premio en La Orotava

Los ocho primeros se proyectarán hoy en el Auditorio Teobaldo Power

Pablo Alborán vuelve con ´Prometo´, un álbum "sin amarres"

Pablo Alborán vuelve con ´Prometo´, un álbum "sin amarres"

Se atreve con un reggae que "disparó" la situación en Venezuela y que es "un cara a cara con el...

Los Grammy Latinos se rinden al fenómeno de ´Despacito´

Los Grammy Latinos se rinden al fenómeno de ´Despacito´

La canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee acaparó los premios - Alejandro Sanz, Persona del Año

´El pintor de batallas´ enfrenta en el Circo de Marte a Rebellón y Jiménez

´El pintor de batallas´ enfrenta en el Circo de Marte a Rebellón y Jiménez

La obra es una adaptación de la novela homónima de Arturo Pérez-Reverte

Quantum Ensemble y la Rusia de los zares

Quantum Ensemble y la Rusia de los zares

Será a las 19:30 horas, en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife

Enlaces recomendados: Premios Cine