04 de noviembre de 2017
04.11.2017
Cine 'La batalla de los sexos'

La comedia como drama para reflexionar

04.11.2017 | 01:15
Una imagen de la película.

La pareja de directores formada por Jonathan Dayton y Valerie Faris saltó a la fama en el año 2006 gracias a su debut cinematográfico con Pequeña Miss Sunshine, tras varias décadas dedicados profesionalmente a rodar videoclips musicales. La cinta ganó dos Oscars y optó al premio a la mejor película, lo que, unido a su innegable éxito de taquilla, les supuso el estreno soñado por cualquier cineasta. Ahora, después de rodar en 2012 la más desapercibida Ruby Sparks, presentan su tercer proyecto, La batalla de los sexos. En sus tres películas otorgan un tratamiento a la comedia muy diferente al de la mayoría de producciones norteamericanas. Guiones más elaborados y cuidados, personajes tratados con mimo de verdaderos protagonistas y combinaciones extrañamente agridulces de humor, drama y reflexión que terminan elevando todos sus títulos a un nivel que supera la mera diversión.

En esta ocasión trasladan a imágenes la recreación de unos hechos reales ocurridos en la década de los setenta, con ocasión de la organización de un partido de tenis entre dos aclamadas figuras de dicho deporte. Ella, Billie Jean King (Emma Stone), a sus 29 años, era la número uno del ranking femenino. Él, Bobby Riggs (Steve Carell), de 55, uno de los mejores jugadores de la Historia. Ambos se enfrentaron en un acontecimiento deportivo y televisivo de enorme magnitud que desencadenó numerosos debates sobre la igualdad de género y el movimiento feminista.

Lo más curioso de La batalla de los sexos es su presentación, acompañada de una aureola de entretenimiento insulso y facilón, con apariencia de producción comercial, pero que, enseguida, da paso a mostrar la envergadura del reto que se han marcado sus creadores. Asentada sobre la base de unas interpretaciones notables, una acertada ambientación y una construcción eficaz de los tipos, acaba transitando con sorprendente habilidad a través de la melancolía, el análisis sociológico y el ingenio. Es cierto que a ratos cae en trucos algo manidos y en clichés un tanto forzados, y que también parece haber perdido por el camino la etiqueta de "cine independiente" que hasta ahora había acompañado a Dayton y Faris. Pero, aun así, no cabe duda de que el resultado final es satisfactorio. Como si fueran capas de una cebolla, va desprendiendo secuencias livianas e intrascendentes junto a otras de elevados quilates emocionales. En ese sentido, sí existe una manifiesta descompensación entre el tratamiento otorgado al varón (que se hace cargo de la mayor parte de escenas jocosas) y a la mujer (que cuenta con un amplio espectro de opciones para el lucimiento en varios registros y diversidad de niveles). Ella no sólo gana el partido sino que, además, se lleva el triunfo del filme.

Emma Stone, después de ganar el Oscar a la mejor actriz por su papel en la maravillosa La, La, Land, luce sus capacidades y nos regala esta interpretación de un perfil bastante más complejo de lo que parece a simple vista. Resulta creíble y eficaz, y aprovecha todas las oportunidades que le brinda el guion para encandilar a los espectadores. Sin duda nos deleitará en el futuro con más actuaciones merecedoras de ser aplaudidas con entusiasmo. Destaca asimismo Andrea Riseborough, que ha pasado de contar con pequeños papeles en Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) y Animales nocturnos a engrandecer aquí una participación, en principio, secundaria. El dueto femenino es claramente lo mejor de la cinta. En cuanto a Carell, relegado a su misión de cómico, aporta la dosis necesaria de gracia. Correcto, pero sin apenas posibilidad de exhibir su potencial. Les acompañan Alan Cummings (doblemente nominado al Globo de Oro por la serie The Good Wife), Bill Pullman (al que se recurre tanto para la comedia - Algo para recordar- como para la acción - Independence Day- y Elisabeth Shue (estatuilla dorada de Hollywood por Leaving Las Vegas).

www.cineenpantallagrande.blogspot.com.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine