19 de enero de 2017
19.01.2017

"Hay actores a los que los académicos van a nominar hagan lo que hagan"

"Me ha venido bien tener una hostia en taquilla como 'El futuro ya no es lo que era' para demostrar que no soy infalible; nadie lo es, no tengo la varita mágica", indica Dani Rovira

19.01.2017 | 04:08
"Hay actores a los que los académicos van a nominar hagan lo que hagan"

Humor, emoción y la música en directo de la Film Symphony Orchestra son los pilares sobre los que pivotará la gala de la 31 edición de los premios Goya, según contó ayer el actor y monologuista Dani Rovira, que la presentará por tercer año consecutivo el próximo 4 de febrero. "Va a ser un duelo desnudo entre el público y yo", dijo Rovira , una gala "austera, sin número de apertura ni bailarines ni magia", pero con un guión que el cómico considera "el más divertido y desenfadado" de los que ha hecho.

El año pasado dijo que no repetiría tras las críticas recibidas en Twitter. ¿Cómo le han convencido?

Me he convencido yo solo. La vida es de los valientes y pensé que sería un error no hacerlo por lo que pudiera pensar gente que ni conozco. Twitter es quedarte con la opinión de la gente de un bar, pero en la ciudad hay muchos más lugares.

¿Qué es lo le engancha de presentar los Goya?

Soy cómico y me he subido a miles de escenarios en contextos más hostiles. Presentar la gala del año, tener de público a gente que admiro, y a la gente desde casa, me pone, es mi naturaleza. Lo que para muchos es una patata caliente para mí es una experiencia adrenalínica, poder ser irreverente ante las autoridades es el sueño de todo cómico.

¿Va a ser muy irreverente con los políticos?

El guión es el más desenfadado y divertido de los que he hecho y habla de cine. Voy a ser yo mismo, y si conoces mi carrera, el humor político nunca ha sido lo mío. Otra cosa es que yo me moje con mis opiniones en otros contextos pero encima del escenario practico un humor blanco roto.

En los últimos años las galas parecen haberse despolitizado. Puede dar la impresión de que se ha acallado al sector con el IVA cultural al 21%.

La gente ya sabe lo que opinamos los artistas sobre el IVA cultural. Además los datos están ahí: el español es el más alto de Europa seguido por Portugal que es del 13%. Saben que están haciendo el ridículo, cuando eso les pese más que el rencor que puedan tener lo cambiarán. Podemos patalear, pero una pataleta no sirve para nada. Mejor recordar el buen cine que se ha hecho.

Este año las principales nominaciones han recaído sobre directores y actores muy consolidados y que ya tienen Goyas o nominaciones.

Los académicos entran en una dinámica en la que hay actores que, hagan lo que hagan, les van a nominar. No digo que hagan mal su trabajo, pero hay otros que hacen el mismo o mejor pero parece que no son nominables, no entran en las quinielas.

¿Echa de menos algún nombre en concreto?

Echo de menos que no se tenga en cuenta el trabajo de actores porque su película no la ha visto nadie. Alexandra Jiménez ha hecho cinco películas este año con papeles maravillosos, se merecía una nominación. Leo Sbaraglia y Clara Lago tienen grandes interpretaciones en Al final del túnel, un peliculón que casi nadie ha visto. Parece que barro para casa, pero hay más ejemplos.

Como actor, la adaptación del cómic de 'Superlópez' parece su gran proyecto para el 2017. ¿Qué otros planes tiene?

Aún no está firmado y no hay fecha de rodaje pero parece que sí será el año de Superlópez. Hay otros dos o tres proyectos para los que estamos buscando financiación y se atisba la posibilidad de volver a trabajar con Emilio Martínez Lázaro en algo distinto. Aparte, Clara (Lago) y yo estamos poniendo en marcha una fundación.

¿En qué consiste?

Se llama Fundación 8 Tumbao. La idea es dar visibilidad a distintas causas relacionadas con animales, personas y medio ambiente. En la primera acción, por el Síndrome de Rett, me montaré en bici con el padre de una afectada de Barcelona a Roma y lo que se recaude se destinará a la investigación. A mí la vida me va bien y siento una responsabilidad hacia los demás, además de la satisfacción que me produce, más que cualquier taquillazo.

Tras su irrupción a lo grande con '8 apellidos vascos', ¿está ahora más tranquilo?

Aquello tuvo muchas cosas positivas pero tenía una presión de que cada película que hiciera tenía que ser un taquillazo. Me ha venido bien tener una hostia en taquilla como El futuro ya no es lo que era para demostrar que no soy infalible; nadie lo es, no tengo la varita mágica. Ahora estoy en la rueda de que puedo hacer una película buena o un truño enorme, como todos, y estoy muy feliz de haber encontrado esa normalidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine