09 de septiembre de 2016
09.09.2016

Mel Gibson quiere "más desafíos"

El actor presenta en Cannes su último trabajo, 'Blood Father', que hoy se estrena en España

08.09.2016 | 22:51
Mel Gibson quiere "más desafíos"

El actor Mel Gibson tiene muchas ganas de trabajar y no para. Acaba de presentar en Venecia la cinta Hacksaw Ridge, de la que es director, y hoy estrena en España Blood Father, y sueña con iniciar un proyecto en Florencia que persigue desde hace años, mientras asegura: "Quiero más desafíos".

Mel Gibson se muestra desbordante de energía en una entrevista en Cannes tras presentar Blood Father, un thriller dirigido por el francés Jean François Richet y en el que también participan Erin Moriarty, Diego Luna o William H. Macy. Una película que es uno de esos grandes desafíos que el actor y director busca y que le atrapó desde que leyó el guion. Por "la estructura de la historia, por la escritura, por los personajes y, por supuesto, por el gran director que había detrás. Y, claro, por divertirme", dice con una gran sonrisa.

Aunque reconoce que lo más importante es la historia. "Una buena historia, una historia bien contada es el objetivo de todos, ya sea un director, un actor o el cámara: lo que cuenta es una historia convincente", y eso es lo que busca tanto para sus papeles como actor como para sus proyectos como realizador.

En Blood Father interpreta a Link, un exconvicto con una hija, Lydia (Moriarty), de la que no sabe nada y que un día le llama para decirle que ha matado a su novio, un criminal, y que los amigos de este la buscan para matarla.

Una historia violenta, muy americana en su contenido pero desde un punto de vista europeo, el del director, como resalta Gibson, para quien ese fue otro de los puntos interesantes del proyecto.

"Hay elementos que no puedes evitar y que son americanos, pero están contados por una sensibilidad diferente, europea", señala el actor, que considera que los europeos "tienen mejor ojo para las peculiaridades". Algo que compara con su propia experiencia vital, ya que nació en Estados Unidos pero se trasladó con su familia a Australia cuando tenía 12 años. "No entendí mi americanismo hasta que estuve en Australia y pude mirarlo desde fuera; es una perspectiva diferente". Y luego regresó a Estados Unidos, en un recorrido interesante que le ha permitido tener una mayor y más objetiva capacidad de observación del comportamiento humano.

Porque puedes analizar las dos culturas a las que perteneces, porque en realidad "no eres ni de una ni de la otra". Para Gibson lo esencial es amar los personajes y amar el país. "Yo amo América y también amo Francia. La diferencia en realidad son los actores, la relación que podemos tener con ellos, no es una cuestión de país. Se trata solo de encontrar la historia adecuada", asegura Richet.

El actor confiesa que tiene muchas ganas de trabajar, y al tiempo que anuncia un próximo proyecto en Florencia, asegura que quiere "más desafíos", y que le apasiona la historia, como ya ha demostrado con sus películas como director, entre las que están Braveheart (1995), The Passion of the Christ (La pasión de Cristo, 2004) o Apocalypto (2006).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine