Exposiciones 'Georges Méliès. La magia del cine'

La triste historia de un visionario

CajaCanarias y La Caixa abren por última vez en España una muestra que ahonda en los orígenes y trayectoria del director francés con objetos originales, facsímiles y reproducciones

06.07.2016 | 13:25
La triste historia de un visionario
La triste historia de un visionario

La del director de cine Georges Méliès (1861-1938) es una historia apasionante pero también muy triste por el final que tuvo su carrera, que acabó como juguetero, y por el de sus películas, reducidas a betún de zapatos. La exposición que inauguró ayer la sede santacrucera de la Fundación CajaCanarias, Georges Méliès. La magia del cine, ahonda en las primeras influencias del gran visionario del siglo XIX y desarrolla su trayectoria hasta el fin de sus días. Facsímiles, reproducciones que el visitante puede tocar y ver a través de ellas, objetos originales que utilizaba Méliès en sus espectáculos y películas, y hasta una de sus criaturas, un selenita, a tamaño real, se pueden disfrutar en esta muestra hasta el 15 de octubre.

Organizada por la Fundación CajaCanarias y la Obra Social la Caixa, con la Cinémathéque Française, la exposición termina su ciclo de vida en Santa Cruz, ya que es el último destino de un recorrido de cuatro años por España, sumando 500.000 visitantes. Además, la muestra comisariada por Laurent Mannoni, contará con actividades paralelas como el ciclo de conferencias Un viaje a la fantasía. Georges Méliès y el cine de su tiempo.

Méliès fue el primero en ver el potencial de espectacularidad en el cine inventado por los hermanos Lumière, que nació con una vertiente documental. De hecho, nada más ver la demostración de los franceses con su cinematógrafo aquel 28 de diciembre de 1895, enseguida el hijo de zapatero pensó en unirlo a la magia. Los Lumière no solo no le vendieron la patente de su invento, sino que le aseguraron que el cine no llegaría lejos.

El autómata de Scorsese

Una de las joyas que exhibe la muestra es el autómata que utilizó Martin Scorsese para su película sobre Méliès, La invención de Hugo (2011). Y es que el director neoyorquino contó con la colaboración y asesoramiento científico de la Cinémathéque Française para su largometraje y, a cambio, le regaló a su director el objeto de coleccionista que desde ayer se puede ver en Santa Cruz.

Para Alberto Delgado, presidente de la Fundación CajaCanarias, esta muestra refleja "la máquina de sueños de Méliès". El director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes, aseguró durante la inauguración que "esta es una de las exposiciones más didácticas y divertidas para entender qué es el cine y además es la última oportunidad para verla en España".

El comisario, Mannoni, hizo un recorrido por las salas, cargadas de la tierna y nostálgica historia del emprendedor francés, quien gastó la herencia de su padre en adquirir un pequeño cine en París para comenzar su carrera como ilusionista.

El arte del engaño

Durante la exposición se entiende al Méliès que empezó como un mago, entusiasmado por los trucos y los engaños visuales. Así, la muestra se explica cómo llevaba a cabo muchas de sus artimañas como la desaparición de personas u objetos, la superposición de imágenes y los juegos de perspectiva.

De las 500 películas que creó Méliès de 1896 a 1912 han desaparecido más de la mitad y solo los años han conseguido que la colección actual crezca. Mannoni contó que justo el año pasado la Cinémathéque recuperó la segunda película filmada por el cineasta. "Los milagros aún ocurren", sentenció el comisario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine