Teatro lírico | Producción local

El resurgimiento de un género

La soprano María Orán toma las riendas de un proyecto de revalorización de la zarzuela de pequeño formato en el Auditorio de Tenerife

10.06.2016 | 13:05
El resurgimiento de un género

La prestigiosa soprano María Orán se ha propuesto un reto: el resurgimiento en Tenerife de las zarzuelas en pequeño formato, el conocido como género chico, con un equipo canario y el auspicio de Auditorio de Tenerife. La profesional de la voz inició el año pasado este sendero con la puesta en escena de la zarzuela Una vieja, estrenada en 1860, una producción que retoma este año para su reposición, el próximo martes día 14 a las 20:30 horas en la Sala de Cámara de la infraestructura dependiente del Cabildo. Lideran la divertida y amena función la soprano Candelaria González y el tenor David Barrera.

Orán, miembro del Consejo editorial de la opinión de tenerife, rescata del olvido con este proyecto las joyas que dejó una época de España de gran producción líricoteatral. La directora musical de estas producciones de Auditorio cuenta que "todo surgió a partir de una conversación con José Luis Rivero (director insular de Cultura y Educación del Cabildo y director artístico de Auditorio) hablando sobre el teatro lírico español, comentamos que sería una buena idea introducir zarzuela de pequeño formato en la Sala de Cámara y yo sabía que había un gran repertorio del género chico, que así se le conoce".

Comenzó así la investigación de Orán en busca de títulos que poder llevar al Auditorio con bajo presupuesto y equipo canario. "Encontré verdaderas joyas de mitad del siglo XIX", asegura la tinerfeña.

Y es que en 1856 se inauguró el Teatro de la Zarzuela de Madrid, donde escritores y músicos como Asenjo Barbieri o Gaztambide se unieron para componer decenas de estas zarzuelas de pequeño formato, que eran todo un éxito en la sociedad de la época por unir ambas disciplinas artísticas de un modo sagaz, divertido y de corta duración. "Se hacían miles de representaciones de cada obra pero en el siglo XX esta tendencia se apagó", explica Orán, quien añade que no hay registros de las obras y apenas referencias.

Por eso, uno de los objetivos de este proyecto enmarcado en un Ciclo de Ópera y Lírica Española, es grabar las representaciones para crear un registro audiovisual de estas piezas.

Una vieja se estrenó el año pasado provocando "un gran impacto en el público, salieron todos encantados", según relata la soprano tinerfeña. Pero en esa primera función no se grabó, así que una de las razones de la reposición es abordar este punto pero no durante la actuación del martes sino en una función a puertas cerradas donde las cámaras tengan mayor libertad a la hora de moverse en el escenario y seguir a los cantantes sin interrumpir el disfrute del público. Así, se conseguirán unas grabaciones diferentes de una actuación en directa, más cercana al cine que a un simple registro testimonial.

La reposición de Una vieja ultima esta semana los preparativos con los últimos ensayos. Se incorporaron al equipo de este año el tenor principal, que será David Barrera, –quien comparte protagonismo con la soprano Candelaria González– y el figurinista Alfonso González. El resto de cantantes son los del estreno: Fernando Campero, Salvador Ortega y Alicia Jerez.

El músico Ignacio Clemente es el encargado del piano. La dirección musical y artística corre a cargo de María Orán y la concepción del espacio escénico, así como la dirección de escena, han sido ideadas por Carmina Bencomo. El diseño de la escenografía de esta producción de Auditorio de Tenerife corre a cuenta de Pollito & Cía; el vestuario, de Patricia Bencomo; y la iluminación, de Dani Badal y C. Bencomo.

Humor en guerra

Una vieja, de Francisco Camprodón (libretista) y Joaquín Gaztambide (composiciones), se ambienta durante la guerra de independencia de México en 1826, que entonces era colonia española. Adela (interpretada por González) es una hermosa mexicana que se queda en Texas viuda de un rico patriota durante el inicio de la rebelión. La joven, heredera de su fortuna, quiere regresar a México y para ello se hace pasar por una señora mayor, una vieja, y así atravesar las zonas en guerra, siendo escoltada por un escuadrón español comandado por el capitán Conrado (el tenor Barrera), de quien se enamora. Entonces la pareja vive una serie de aventuras con final feliz en las que se cruzan con un artista llamado León (el barítono Fernando Campero) o el mayordomo de Adela, Pancho (escenificado por el tenor Salvador Ortega).

Para la directora de escena la guerra "es solo una excusa y viene a ser una metáfora de España". En este sentido, Bencomo se queda de la obra con "el sentido de la pérdida, me parece que es el mayor valor que ofrece".

La soprano Candelaria González destaca de la obra su música y recuerda que en el estreno "la respuesta del público fue fantástica y muchos pedían que repitiéramos". El tenor David Barrera, confiesa haber sentido "presión" por estar a la altura en un proyecto que sus compañeros ya habían hecho y por eso se ha esmerado, trayendo "el trabajo hecho de casa". Fernando Campero es optimista y asegura que han conseguido "esa química" con la nueva incorporación protagonista. El barítono reivindica la zarzuela, asegurando que los que la menosprecian "están equivocados".

El elenco principal (González, Barrera, Campero y Ortega) confiesa que, a pesar de saberse la obra perfectamente, hay determinadas escenas en las que siempre acaban riendo.

Por su parte, Salvador Ortega quiere dejar claro que Una vieja "fue la primera zarzuela de Auditorio. "Es un bombón de obra de gran riqueza", afirma el tenor, quien pidió a los políticos y responsables culturales "que ayuden a la recuperación de estas piezas".

La luz que guía

Todos estos artistas destacan la presencia de María Orán en el equipo, que encabeza, por poder compartir tiempo con ella, aprendiendo de sus consejos y sabiduría en este terreno que domina. "Es algo que no se paga con dinero", coincidieron los artistas canarios. La directora de escena va más allá y reconoce que "mi motivación por las mañanas para venir a trabajar es pensar que María está delante de esto".
Además, todos se mostraron muy agradecidos a la veterana soprano por "ponernos esta joya de zarzuela en las manos".

Orán destaca la profesionalidad de todo el equipo, sobre todo de la directora de escena, a quien califica como su "puntal vital".
María Orán, que está encantada con la libertad creativa que le proporciona Auditorio para este proyecto, ya prepara la siguiente zarzuela. Será Casado y soltero, también del compositor navarro Gaztambide pero con un reparto canario totalmente diferente, y llega a la Sala de Cámara el 5 de julio.

La reputada soprano recomienda la asistencia a las funciones de este género porque se trata de un repertorio cómico que muestra al público, en apenas una hora, y de una manera amena y divertida la música clásica, por lo que es una buena manera de introducirse en este estilo. Y es que para Orán "la música clásica no hay que entenderla sino sentirla".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine