Exposiciones | ´¿Quién es ese hombre?´

¿Vive adoctrinado?

La muestra que inauguró anoche TEA propone una crítica irónica al prototipo de masculinidad asociado al poder físico y económico

03.06.2016 | 19:43
¿Vive adoctrinado?
¿Vive adoctrinado?
El ¿Quién es quién? de la política y altos cargos o personalidades españoles.

¿Quién es ese hombre? Sí, hay que reconocerlo, muchos han leído el título de la exposición que inauguró anoche TEA Tenerife Espacio de las Artes con la entonación de la musiquilla de la telenovela Pasión de Gavilanes. Y de esta guasa es precisamente de donde quiere partir su comisario, el lanzaroteño Adonay Bermúdez, para llevar al espectador a través de una crítica irónica al actual prototipo de masculinidad asociado al poder físico y económico. La sátira y el humor de las obras de 18 artistas y colectivos españoles de la generación de los 70 a los 80 provocará más de una sonrisa cómplice y, lo más importante, una reflexión sobre el mundo actual. ¿Vive adoctrinado? La respuesta es una de las cuestiones que Bermúdez quiere que el espectador aborde en esta muestra sustentada por otros dos pilares: ironía y carácter popular.

Una de las principales preocupaciones del comisario es cómo discursos flagrantemente machistas se cuelan en nuestras cabezas, como la propia sintonía de la telenovela de 2005. Para dar peso a sus argumentos, en el texto que da la bienvenida a la exposición Bermúdez cita la letra de una canción de la mismísima Britney Spears.

Yolanda Peralta, conservadora de TEA, destaca de la exposición "el concepto de masculinidad, al que se parodia y se deconstruye pasando por propuestas que transitan por las nuevas masculinidades utilizando el binomio del humor y la crítica social y política". Bermúdez se siente muy agradecido hacia Peralta "por defender este proyecto", que produce TEA y que nació a partir de un libro del comisario.
La exposición se completa con actividades paralelas que comenzaron en la inauguración con una performance y que continuarán hasta el final de la exposición. Llenarán la sala conferencias como la del artista que expone en la muestra Eugenio Merino, Mi historia con Franco, en la que cuenta cómo la fundación del dictador lo denunció por una de sus piezas más célebres y cómo el juez le dio la razón. Merino dio en mayo de 2015 en el Teatro Guimerá con motivo de la presentación del catálogo-libro de la exposición Memorias de contrabando una charla anterior, que se verá ampliada con esta cita en TEA. Será el 1 de septiembre y servirá para presentar el catálogo de ¿Quién es ese hombre?
"Todas las obras tienen la silueta o cara de un hombre", asegura Bermúdez, quien espera provocar emociones y no dejar indiferentes a los espectadores que se acerquen a jugar. Y es que ¿Quién es ese hombre? se divide en dos partes bien diferenciadas.

La primera, que incluye la entrada y las demás estancias de la parte izquierda de la Sala A de TEA, exhibe una reivindicación más clara, nunca agresiva pero sí potente, sobre la masculinidad, la esclavitud y el adoctrinamiento. Bermúdez habla en esta parte "del hombre que está esclavizado por un prototipo de hombre".

Impactará al espectador la instalación del colectivo Democracia, que llenó las paredes de una habitación de intimidatorios policías antidisturbios. Os protegemos de vosotros mismos, se lee en una de las paredes. Junto a esta sala, Acaymo S. Cuesta utiliza las escrituras sagradas de las tres grandes religiones monoteístas para crear retratos parciales de sus líderes mediante canutillos tintados de sus usadas hojas. Manuel Antonio Domínguez caricaturiza a líderes políticos como Mariano Rajoy a través del preciosismo de sus acuarelas. Las fotografías de Cyro García lo muestran a él mismo como a un enchaquetado cualquiera "que duerme tranquilo tras especular o aprovecharse de paraísos fiscales".

En cambio, las habitaciones de la derecha adentran al espectador en un juego de constantes dobles sentidos en el que la sala de exposiciones pierde la seriedad y distancias entre obra y espectador habituales para que la participación impere. De hecho, para entrar primero hay que atreverse: una cortina negra divide ambas estancias y un cartel advierte que se ha de pasar "únicamente si es libre y está preparado para la acción". Un folio pasa a describir las instrucciones, incluyendo un crucigrama que el espectador tiene que hacer cuando finalice el recorrido para revelar la dura verdad.

"Parece que si te ríes no eres profesional pero yo creo que es un arma muy potente", defiende Bermúdez. Las relaciones entre dominante y dominado, la aceptación del poder militar, la legitimidad del poder, el rastro actual de las dictaduras, los micromachismos, los prejuicios intelectuales y hasta el abuso de poder se abordan en esta parte de la exposición. El visitante podrá comerse un plátano, hacer de líder de masas, correr por una cinta y pegarle a Franco.

Esta exposición, abierta hasta el 4 de septiembre, supone una muestra de la calidad de los jóvenes artistas españoles, comprometidos con la sociedad en la que viven, la cual denuncian por medio de un dominio de la técnica y una profunda reflexión conceptual bajo los lenguajes del arte contemporáneo.

Los artistas y colectivos que participan son Raisa Maudit, Carlos Aires, Jorge García, Manuel Antonio Domínguez, Cyro García, Oier Gil, Acaymo S. Cuesta, David Trullo, Democracia, María Cañas, Eugenio Merino, David Crespo, Colectivo Daños Colaterales, Daniel Jordán, Nuria Güell, Olalla Gómez, Avelino Sala y Martín y Sicilia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine