Marcos Martín y Luis Antón: "Cuando vengan las productoras tiene que haber gente preparada en las Islas"

Marcos Martín Muñoz y Luis Antón Canalís, directores ejecutivos (CEO) de las productoras 4D3 y PlayMedusa son los fundadores de SAVE

10.05.2016 | 02:16
Los fundadores de SAVE: Luis Antón Canalís, a la izquierda, y Marcos Martín Muñoz.

"Los grandes estudios de videojuegos, como el de ´Candy Crush´ o ´Angry Birds´, tienen sede en Barcelona y podrían tenerla aquí si creamos el ecosistema necesario", aseguran los fundadores de la Asociación del Sector de la Animación, Videojuegos y Efectos visuales SAVE

Marcos Martín Muñoz y Luis Antón Canalís, directores ejecutivos (CEO) de las productoras 4D3 y PlayMedusa, respectivamente, han fundado la Asociación Canaria de Empresas y Profesionales del sector de la Animación, el Videojuego y los Efectos Visuales, SAVE.

Hablemos de las siglas, SAVE.

Luis Antón: Las siglas corresponden a Sector de la Animación, el Videojuego y los Efectos visuales. Viene a representar algo que es bastante común en los videojuegos, que son esos puntos de salvado que te encontrabas durante unas partida de horas. Nuestro SAVE hace referencia a eso y al Comando o Control + S del teclado del ordenador, con el que se guarda el trabajo que estás haciendo, muy característico en las herramientas que usamos en animación.

¿Por qué asociarse?
Marcos Marín:
Como delegado de Lightbox en Canarias tenía muchas conversaciones con instituciones públicas y me daba cuenta de que por mucho que mi punto de vista fuera en beneficio del sector, podía parecer que lo estaba diciendo por la empresa para la que estaba trabajando. Eso sucedía porque no había nadie que representara al sector y aunase las voces y objetivos a alcanzar dentro de la industria, por muy pequeña que sea. Así que pensé que, como somos pocos, lo mejor era estar organizados. Fue una iniciativa casi particular y le comenté a Luis la idea, le pareció muy bien y es uno de los cofundadores junto conmigo a nivel particular y la empresa de la que soy CEO, 4D3. Poco a poco se han ido sumando otras empresas y profesionales.

¿Objetivos?
M. M.: Interlocutar entre instituciones públicas y privadas para el apoyo al sector desde diferentes enfoques. Por ejemplo, desde la educación estamos trabajando para un apoyo en formación específica: firmar convenios con las universidades y trabajar con Industria para un apoyo sectorial a los asociados y que sean mucho más competitivos de cara al mercado internacional, para que cuando vengan productoras buscando unos perfiles, la gente esté capacitada. También estamos trabajando en el certificado de obra canaria, que no estaba pensado para nada para la animación y eso es un problema porque las productoras que quieren venir no pueden cumplir los requisitos porque está pensado para filmación real. En paralelo, queremos trabajar con inversores y para inversores, es decir, que con apoyo público y privado consigamos explicarles la capacidad de estos sectores y la posibilidad que tiene de retorno, no directamente como una inversión normal sino con los incentivos de Innovación, en el caso de los Videojuegos, que en Canarias llegan hasta el 45%, y en el caso Audiovisual, que llega al 38% en producción nacional y como service al 35. Es importante que conozcan esas herramientas y no solo la RIC, que es la más conocida por los asesores cuando se trata de invertir los beneficios de una empresa.

¿Cuál es la vía para cambiar el certificado de obra canaria?

El certificado habla de pasada de la animación y con porcentajes irrealizables. Si no existe industria ni formación es imposible que con gente de Canarias se acometa un 20% una producción de una película, que sería contratar a 30 personas y no hay de dónde sacarlas. Tenemos acuerdos con Diboos, Federación Española de Empresas de Animación, y DEV, Desarrolladores Españoles de Videojuegos, y hemos hablado con ellos acerca del certificado, pasándoles propuestas, que han validado y que estamos trabajando con Canarias Cultura en Red (empresa pública del Gobierno de Canarias, que es quien da el certificado, requisito para beneficiarse de las ventajas fiscales). Por ejemplo, el certificado pide que la obra tenga o bien un jefe de equipo, actor principal o uno secundario. Esto no tiene cabida en una peli o serie de animación, por eso hemos propuesto que se consideren a los actores de doblaje como actores. A la filmación real se le piden dos semanas de rodaje en Canarias y una producción de animación tiene una media de entre dos y cuatro años. Por tanto, estamos hablando de empleo de larga duración en Canarias.

¿Cuáles son las opciones formativas en Canarias para quien quiera ser animador?
M. M.:
Luis da cursos con la universidad con referencias a videojuegos pero son cortos. Ambos somos profesores de un curso de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, un Experto en Creación de Videojuegos (300 horas), donde también se trata algo de modelado y animación.

¿Hay una formación ideal?
L. A.:
Los videojuegos son un campo multidisciplinar que abarca desde la ingeniería informática e incluso la psicología, por cómo atraer a un jugador, pero incluye la parte de animación con modeladores, riggers, texturizadores, ilustradores, concept up, guionistas, actores de doblaje, músicos, efectos especiales... Es como hacer una película pero añadiendo la parte interactiva.
M. M.: Hasta hace poco no existía una formación reglada que pudiera cubrir tanto. Es verdad que el Experto lo intenta pero se pasa por encima muchos temas porque es poco tiempo. Por ejemplo yo ahora, que he entrado en Junior como animador de Tadeo Jones 2, he hecho un curso en Animum, que es de 15 meses online solo para animador. Cada especialización tiene su formación específica. Lo que se intenta desde SAVE es llegar a unos términos mínimos e incentivar a las academias privadas a que hagan cursos. Estamos intentando traer a Canarias producciones de animación para que se genere una industria y necesitarán gente.

L. A.: Los rumores de grandes productoras de videojuegos interesadas en instalarse o tener filiales en las Islas por las deducciones fiscales existen desde hace años. Cuándo se hará realidad es algo que no sabemos pero está claro que si no hay gente preparada es complicado que vengan porque si encima tienen que traer trabajadores...

M. M.: Es normal que al principio se traigan trabajadores porque es su equipo, en quien confían, y aquí no hay gente preparada. Lo ideal es preparar un caldo de cultivo para que haya gente con un mínimo de formación para que cuando llegue una empresa puedan empezar, aunque sea como Junior o en prácticas, para que luego sean contratados. Esto para la empresa será más cómodo que andar trayendo gente de fuera: La gente vendrá, montará sus equipos y después de tener a gente de fuera un tiempo preferirán contratar a los de aquí que ya están formados y viven aquí.

L. A.: La animación existe desde el principio del cine prácticamente: los videojuegos llevan ahí desde los años 70. Siempre fue una cosa muy artesanal, empezar a formar a la gente es algo que se comenzó hace poco, y más en España.

¿Dónde ven esa potencial industria en Canarias?

L. A.: En videojuegos es algo intangible: Puedes crearlo aquí y venderlo en Australia. Cualquier mercado digital te permite poner un producto y venderlo en todo el mundo con poco esfuerzo. Desde 2009 publicamos juegos y se puede llevar a cualquier sitio. El problema es darlo a conocer. Canarias está en un punto neurálgico, entre América, África y Europa, como para atraer gente de muchos continentes, somos un enlace, un eslabón.

M. M.: Muchos de los grandes estudios, como Rovio, creadores de Angry Birds, o King, los de Candy Crush, tienen sedes en Barcelona o Madrid. Esto ocurre porque allí hay un ecosistema tecnológico y creativo de gente preparada que aquí no existe. Sin embargo, aquí hay unas ventajas fiscales que allí no, es decir, que si aquí consideráramos que una de estas productoras grandes viniera y montara un equipo, con esa gente formada conseguiríamos crear un elemento tractor y las otras se plantearían venir. Y con la animación pasa lo mismo: Canarias es interesante por las desgravaciones fiscales, el clima y por ser un punto estratégico. Además, no se necesitan tantos elementos como cámaras o focoa sino ordenadores y ya hay programas y velocidades de conexión como para que la supervisión no se haga desde aquí, con lo cual se trata de activar esos beneficios fiscales que están latentes y darlos a conocer en diferentes ámbitos, como inversores, empresas de fuera y estudios de aquí, y que al final se forme un ecosistema. Una de las cosas claras que tenemos desde la asociación es que el videojuego, la animación y los efectos visuales son cultura pero también industria. Defendemos que vuelvan las ayudas de Canarias Cultura en Red al desarrollo y producción audiovisual pero sobre todo estamos de acuerdo con las desgravaciones fiscales. Las ayudas sirven pero ninguna de las productoras con las que hemos hablado se vendría por ellas sino por las desgravaciones.

¿Cuestiones como el Superordenador influyen?
M. M.:
La asociación es regional. Evidentemente a Tenerife le ayuda tener un Supercomputador, porque sin él no hubiéramos terminado el render de Atrapa la bandera a tiempo, como es importante la Orquesta Sinfónica de Tenerife, que dirigió Diego Navarro para la banda sonora de esta película pero c ada Isla tendrá sus puntos a favor. Desde la asociación defendemos que cada Isla se enfoque.
L. A.: La Asociación también sirve para asesorarles porque muchas veces están muy perdidos.

¿Quiere SAVE evitar el exilio profesional de canarios?
M. M.:
No me importa que la gente se vaya a trabajar fuera, de hecho, enriquece. El tema es que luego tenemos que tener productos suficientemente interesantes como para conseguir que vuelvan. Allí están en una industria, rodeados de profesionales, con salarios que no son los canarios... Si no vuelven no pasa nada pero tenemos que tener comunicación con ellos para que nos cuenten por dónde cojea la industria, cómo están trabajando sus estudios y qué es lo que pueden necesitar si vienen aquí y así trabajar en paralelo para traer producciones y que el día de mañana puedan trabajar aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine