Los niños se lo pasan pipa con Cervantes

El Teatro Guimerá celebró el 4º centenario de la muerte del escritor con una representación teatral adaptada a los más pequeños

07.04.2016 | 10:05
Los niños se lo pasan pipa con Cervantes
Los niños se lo pasan pipa con Cervantes
Los actores hicieron las delicias del público asistente, alumnos del Colegio Público Fray Albino.

"En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme". El comienzo más ilustre de la literatura hispánica sonó ayer con fuerza en el Teatro Guimerá. Y es que Miguel de Cervantes volvió, después de 400 años, para encandilar a los cerca de 800 niños que abarrotaron la sala. Su obra no sólo ha maravillado a los más ávidos lectores, sino que también ha logrado traspasar cualquier límite de la imaginación. En esta ocasión, los más pequeños de la Isla pudieron disfrutar del Retablo de las Maravillas, una pieza breve considerada por muchos la mejor del teatro español.

Con motivo del 4º centenario de la muerte del célebre escritor castellano, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife organizó dos sesiones de la representación Las Maravillas de Cervantes, ideada y adaptada a los niños por la compañía canaria Teatro Alegre de Profetas del Mueble Bar. El concejal de Cultura del Consistorio, José Carlos Acha, anunció que habrá más actos con los que se homenajeará a Cervantes, como "una exposición en la Biblioteca Municipal sobre la obra de Cervantes con los textos y libros que tenemos allí, con diferentes ediciones del Quijote y demás obras del autor. Además, a final de año vamos a tener otra actuación en el teatro relacionada con Cervantes".

Si algo llamó la atención ayer en las afueras del Teatro Guimerá fue la presencia de los alumnos del Colegio Público Fray Albino. Jóvenes de entre 6 y 12 años que, con sus cánticos, previos al acto, animaron el paso de los transeúntes.

El Consistorio chicharrero fue el encargado de pasar la información sobre el evento a diferentes colegios de la capital. María Martínez, profesora del Fray Albino, aseguró que el atractivo plan encandiló al centro educativo, que no se lo pensó dos veces a la hora de apuntarse: "Nos pareció muy interesante y como estamos cerquita vinimos caminando". A pesar de la corta edad de muchos de los alumnos, Martínez confesó maravillada que los niños sienten curiosidad por la literatura, pues "antes de entrar en el colegio ya tienen contacto con los libros. Sus familias, incluso, les cuentan historias". El hecho de que los relatos disfrutados por los más pequeños no tengan letras, sino dibujos, no impide el entendimiento del contexto, "todo el sentido de la obra lo perciben y lo sienten", sentenció la maestra. Este acto fue la primera toma de contacto con Cervantes para los más pequeños, ya que los mayores sí conocen algunas de las obras del autor.

En esta línea, Acha reivindicó la necesidad de acercar a los jóvenes, cada vez de forma más temprana, los grandes clásicos de la literatura y el teatro, puesto que "es fundamental que estén en contacto con ellos, es la génesis de nuestro lenguaje, crean formas que luego se han mantenido en la historia universal de manera constante. Don Quijote y Sancho Panza forman un binomio que se repite en muchos más autores y son una fuente de inspiración para ellos". Al mismo tiempo, el edil lamentó que "en España vendemos muy mal la figura de Cervantes", si bien "los ingleses a Shakespeare lo tienen por las nubes y todo el mundo lo conoce. A nosotros nos cuesta más, en España siempre nos cuestan más estos reconocimientos".

Asimismo, el concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz manifestó la apuesta del Consistorio por eventos como este, dedicados a los más jóvenes: "Queremos crear la oportunidad a un público familiar. Por eso, programamos musicales dedicados a ellos". La estrategia, en este sentido, es que "junto con los padres vengan los niños y así se van acostumbrando al teatro".

La obra

La función representada ayer, Las maravillas de Cervantes, recogió diferentes capítulos de la obra más popular del autor, Don Quijote de La Mancha, que arrancó con el popular comienzo de la misma. Tres actores principales y uno secundario acercaron al joven público, con mucho humor y desparpajo, las aventuras más reseñadas de Don Quijote y su compadre Sancho Panza. Uno de los capítulos seleccionados fue el número cuatro, donde el hidalgo riñe a un capataz que no paga a su sirviente. El segundo acto se dedicó al imperecedero y siempre recordado encuentro de Don Quijote con los molinos de viento.

Entre representación y representación, dos de los actores explicaban al auditorio, y a un tercer personaje despistado, la figura de Cervantes y su inmortal obra. Por último, los intérpretes representaron el Retablo de las Maravillas, una pieza inspirada en el popular cuento El Rey desnudo. En esta, una pareja de pillos y tramposos intentan vender el retablo de las maravillas al gobernador, maravillas que sólo pueden ser vistas por las personas generosas, tolerantes, bondadosas y honestas, justo los valores que trató de transmitir el elenco de actores que interpretaron la función. Tal es así que nadie confiesa que no ve nada por vergüenza a no poseer tales bondades.

Lo cierto es que los alumnos del Fray Albino lo pasaron pipa con Cervantes. Mucha culpa de ello la tuvieron los intérpretes. Si por algo se caracterizan los más pequeños de la casa es por perder el interés de forma temprana. Sin embargo, ayer no quitaron la vista del escenario. La clave estuvo en un planteamiento participativo. Los actores animaban a los niños a participar durante el desarrollo de toda la obra: resolviendo multiplicaciones, dando palmas, simulando un redoble de tambores, una marcha militar o haciéndoles cómplices de un juego.
En esta línea, el actor, director y dueño de la compañía Teatro Alegre de Profetas del Mueble Bar, Fernando Navas, indicó que el recurso de la participación es reiterativo. "Lo que buscamos es una sensación de presente continuo, de que todo está sucediendo en este preciso instante y esa es la magia del teatro", ya que "si no estaríamos hablando de un vídeo o grabación que se disfruta en el futuro".

Las carcajadas de los más pequeños fueron, sin duda, la banda sonora de la mañana. Muchas de las intervenciones del público, a su vez, fueron espontáneas. Los aplausos, los vitoreos, las riñas, las acusaciones de "mentiroso" (de acuerdo con el guión de la función) o las expresiones de asombro, como "¡wuala!", se contagiaban de unos alumnos a otros hasta hacer unísono el grito de casi 800 voces. Pero no sólo los niños lo pasaron bien, los adultos también mostraban gran regocijo ante la obra representada.

Compañía local

La pieza estuvo a cargo del Teatro Alegre de Profetas de Mueble Bar. Los actores de esta compañía teatral canaria hicieron las delicias de los pequeños y provocaron el gustoso ruido de sus aplausos. Fernando Navas explicó que "hemos sido muy fieles al espíritu de la época, a la letra original, si bien los temas siguen siendo los mismos". Y es que "estos pícaros tramposos que quieren engañar a un gobernador, que al final es más pícaro y tramposo que ellos, hace que la obra parezca escrita en la absoluta actualidad".

Por otro lado, el director de la obra detalló que "compartimos muchas de las ideas de Lope o Cervantes, es decir, para un buen espectáculo hace falta un buen argumento, unos buenos actores y una manta". Algo que se vio plasmado en la representación de ayer, donde los recursos materiales fueron los mínimos, dejando toda la responsabilidad a la interpretación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine