Una ópera en blanco y negro

Auditorio de Tenerife presenta la producción propia ´Werther´, un título del romanticismo francés que muestra como una ´película´

08.03.2016 | 13:41
El elenco de Werther junto a parte del equipo y autoridades en el escenario de esta propuesta operística.

"La primera vez que escuché la música de Werther cerré los ojos y lo que vi fue una película, y pensé: eso es lo que haremos". Dicho y hecho. Giorgia Guerra, la directora de escena de la nueva producción propia de Ópera de Tenerife, aborda su tercera producción en Auditorio de Tenerife, "la más importante", con una innovación rompedora: toda la ópera, una historia de pasiones desbordadas del romanticismo francés del siglo XIX, será en blanco y negro y utilizará el lenguaje audiovisual adaptado a la escena. Para poder admirar esta nueva apuesta, en la que el tenor lagunero Celso Albelo debuta en el papel protagonista, "los espectadores que vengan los días 12, 16 y 19 al Auditorio de Tenerife Adán Martín no entrarán en la Sala Sinfónica, sino en el Cinema Auditorio".

Para Guerra, esta partitura del compositor francés Jules Massenet "es una música que tiene algo que impresiona". En cuanto al libreto, la directora de escena confiesa que "el francés es una lengua difícil de entender y de cantar pero acaba transmitiendo gracias a la música". Además, añade que se trata de "una historia perfecta para hablar de sentimientos humanos". Y una película es la mejor manera para contarla que ha ideado esta italiana licenciada en Filosofía y Letras.

Absolutamente todo lo que se ve en esta ópera se ha teñido de blanco y negro y sus consiguientes tonos de grises, que se acaban tornando en un verde caqui. "Estamos utilizando técnicas cinematográficas del cine de los años 50", cuenta la directora, quien adelanta los efectos de cambio de diafragma y zoom que disfrutará el espectador. Una especie de telón rígido se mueve para cambiar el valor de plano, lo que el público verá, y los objetos en escena (iglesia de gran tamaño incluida) se moverán hacia para crear ilusión de acercamiento o alejamiento. Toda esta innovación técnica es un reto para el equipo de Auditorio, que lo solventa a base de ensayo y error.

El director musical, Evelino Pidò, aseguró en italiano sentirse "muy contento de volver a Tenerife". Explicó que la Orquesta Sinfónica de Tenerife está respondiendo muy bien y destacó la complejidad del rol de Albelo. El tenor de éxito internacional ha llegado a la Isla después de estar en enero en el Metropolitan Opera de Nueva York con María Estuardo, otro sueño cumplido para el lagunero. "Es la primera vez que soy el cantante más viejo del reparto", confesó Albelo, provocando la risa de sus compañeros. "Hasta hace nada yo era el jovencito", continuó el tenor. Volviendo a la seriedad, Albelo aseguró que "Werther es un monstruo de ópera, en el buen sentido de la palabra". En cuanto a su rol, Werther, explica que "el riesgo está entre la delicadeza suprema y una cosa mal hecha". El cantante está encantado con la línea de Auditorio en cuanto a la apuesta de producción propia: "empieza a manejarse como una industria, mueve mucho, y crea muchos puestos de trabajo".

Homenaje a Alfredo Kraus

"Este Werther ha sido muy buscado porque se celebra un momento grande para la Historia de la música en Canarias", explicó el director insular de Cultura, Educación y Unidades Artísticas del Cabildo, José Luis Rivero. Y es que este año se cumple el 50 aniversario del debut de Alfredo Kraus en el papel de Werther, uno de los roles que lo auparon al estrellato mundial. "Y lo hacemos con su sucesor natural, heredero de las dotes y la voz de Kraus: Celso Albelo, quien debutará el papel que hizo legendario el maestro en esta producción propia número 18". "Queríamos que estuvieran otros grandes profesionales para esta ópera compleja en su riqueza de matices musicales y vocales, por eso hemos conseguido contar con este trío de ases", añade Rivero, refiriéndose a Albelo, Pidò y Guerra. "El equipo se completa con grandes voces del panorama nacional vinculadas a Auditorio", afirmó el también director artístico del centro.

Estrenada en Viena en 1892, Werther es una ópera en cuatro actos escrita en base a un libreto de Édouard Blau, Paul Milliet y Georges Hartmann y que a su vez está basada en la novela Los sufrimientos del joven Werther, de Goethe. En esta historia de amor imposible el escritor proyectó las inquietudes de la época: un sentimentalismo exagerado, la comunión con la naturaleza y la angustia vital. Por lo que Werther, que es un canto al amor, a la libertad y a los sentimientos, se contrapone al Clasicismo y abre el camino al Romanticismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine